Bofetón al clamor ciudadano de la #MarchaVida: Rajoy confirma su traición sobre el aborto

Bofetón al clamor ciudadano de la #MarchaVida: Rajoy confirma su traición sobre el aborto

Dice que abandona el proyecto "por sensatez": ¿Era pues "insensato" el programa que le dio el poder?
Rajoy abofetea a la ciudadanía, que este fin de semana se pronunciaba clamorosamente por toda España en la Marcha por la Vida
El presidente y líder del PP se confirma como fiel discípulo de Zapatero
Tanta indiferencia la producen los 300 exterminados cada día en España por el aborto, que realiza el anuncio a preguntas de los periodistas en un foro sobre relaciones públicas
Sus nuevas promesas descafeinadas ya no engañan a los ciudadanos: con aborto, no hay voto

Dice que toma la decisión en orden a la "sensatez" y al "consenso". Sólo se compromete a cambiar lo referente a las menores, para que el consentimiento de los padres sea un requisito obligatorio para el aborto, y a aprobar "antes de fin de año" el Plan de Apoyo a la Familia.

REDACCIÓN HO.- Con estas palabras acaba de confirmar Mariano Rajoy el carpetazo de abandono definitivo del  Anteproyecto de Ley Orgánica para la protección de la vida del concebido y de los derechos de la mujer embarazada: "Se puede modificar la ley para que aquellas jóvenes de 16 ó 17 años cuando aborten tengan que hacerlo con el conocimiento y el consentimiento de sus padres. Lo vamos a hacer. Y vamos a presentar también antes de fin de año un Plan de Apoyo a la Familia. Y luego seguiremos estudiando fórmulas para conseguir una mayor aceptación en la reforma, pero en este momento, yo como presidente del Gobierno, creo que he tomado una decisión que es la más sensata. Vamos a seguir trabajando por la cohesión, y lo que no podemos tener es una ley que cuando llegue otro gobierno la cambie al medio minuto". 

Rajoy, hoy

Rajoy  el 27/12/2013 (hace nueve meses, el tiempo de un embarazo), cuando defendía el mandato ciudadano (que ahora aborta) por encima de presiones ideológicas

El jefe del Ejecutivo ha hecho este anuncio en declaraciones a los medios, tras participar en el Congreso Mundial de Relaciones Públicas que se celebra en Madrid.  Curioso 'razonamiento' este último que hacía, cuando se ha aprobado una ley, la de Educación, que ha contado con el rechazo de todo el resto dee grupos y que el principal partido de la oposición ya ha anunciado que derogará si llega al poder. A Mariano Rajoy, le parece "lo más sensato" seguir tragando con el exterminio de 300 seres humanos cada día en España, y con el drama de tantas mujeres...

¿Era "insensato" entonces el programa con el que el PP llegó al poder, para el presidente del Gobierno?

En  todo caso, un bofetón en toda regla a la ciudadanía, que clamorosamente se ha manifestado este fin de semana en las calles de toda España para urgir al Gobierno que cumpla sin demora su promesa de legislar por la vida y derogar la ley Aído, advirtiéndole además sobre una posible traición -ahora confirmada por Rajoy- a sus compromisos electorales y al mandato ciudadano expresado en las urnas por una mayoría absoluta: con aborto, no hay voto.

Rajoy se confirma como fiel discípulo de Zapatero, y no escucha.

No escucha ni a su ministro de Justicia: hoy mismo Gallardón señalaba que el sitio para analizar este tema era el Parlamento. Pero ni eso ha permitido: Mariano Rajoy ha querido ser él mismo quien anunciara el carpetazo, y tanto desprecio le merece el tema que el anuncio lo realiza en declaraciones a los medios, en un foro de relaciones públicas... Y apenas unas horas antes de emprender viaje a China, donde permanecerá hasta el próximo sabado.

No ha esperado tampoco a la izquierda radical y minoritaria proabortista, que se manifestará el próximo domingo, quizá para no hacer más evidente su incomprensible sometimiento a un lobby extremista que nunca le favorecerá con su voto, a costa de traicionar a sus propias bases y a un grueso social que este mismo fin de semana le ha vuelto a urgir a una ley provida, a un compromiso con el que once millones de españoles le legitimaron en las urnas. Ahora Rajoy, tras prometer y prometer, echa el cerrojo al mandato ciudadano, con desprecio, para abandonarlo en un cajón. Rajoy, ni de fondo, ni de formas. Los ciudadanos no olvidamos.