Actuemos contra el genocidio religioso: un sacerdote católico pide unidad desde Irak

Actuemos contra el genocidio religioso: un sacerdote católico pide unidad desde Irak

"La defensa es algo legítimo y lo que se está cometiendo aquí va a llegar a ser genocidio"
"Por tanto hay que detenerlos [al EI], pero lo que tendría que haber es unidad"
"Prácticamente no conozco a ningún cristiano en Irak que no se quiera ir del país"

"La defensa es algo legítimo y lo que se está cometiendo aquí va a llegar a ser un genocidio, por tanto hay que detenerlos, pero lo que tendría que haber es unidad".  Cortar la ayuda al EI y coordinar una ayuda humanitaria "masiva y urgente", prioridades.

REDACCIÓN HO.-  A través de Infobae nos llega desde Irak el testimonio del P. Luis Montes, sacerdote católico argentino del Instituto del Verbo Encarnado, que lanza un llamamiento a la comunidad internacional para que adopte las medidas necesarias para evitar que el Estado Islámico cometa un genocidio religioso en Irak, en su afán por perseguir y asesinar a los cristianos y otras minorías.

Firma en HO: frena el genocidio religioso en Oriente Próximo

Medidas y unidad frente al genocidio

"Una medida necesaria es cortar con la ayuda que llega a este grupo terrorista. Eso es fundamental. En segundo lugar haría falta urgentemente una coordinación para una ayuda humanitaria masiva y urgente. En tercer lugar, el modo concreto en el cual se puede detener a este grupo, hay dos variantes: una es una fuerte presión sobre el gobierno de Bagdad para que se produzca un gobierno de unidad, se incluya a las tribus sunitas”, apunta el sacedorte.

“El punto de una fuerza internacional armada, yo no lo tengo claro, pero ciertamente apoyar a un grupo solamente, por ejemplo los kurdos, tiene sus contras porque qué van a hacer los kurdos en el futuro con esas armas. Ellos buscan la independencia, se puede estar fundando las bases para un problema mucho más grande en el futuro”, advierte.

El sacerdote recordó que “ciertamente que la defensa es algo legítimo y lo que se está cometiendo aquí va a llegar a ser genocidio, por tanto hay que detenerlos, pero lo que tendría que haber es unidad en la comunidad para tomar las medidas apropiadas, más convenientes en este caso en concreto”.

Mientras la organización terrorista EIIL continúa su expansión por el territorio iraquí, representantes de la Iglesia Católica alrededor del mundo insisten en que los cristianos que viven en territorio iraquí viven una persecución imparable. El sacerdote Luis Montes vive en Bagdad y es miembro del Instituto del Verbo Encarnado. Desde internet pide asistencia a la comunidad internacional para frenar a la organización terrorista, ya que los cristianos que viven en Irak son sistemáticamente perseguidos por el Estado Islámico, que los obliga a convertirse al islamismo o morir.

"Hasta ahora es muy poco lo que se ha conseguido", admite Montes. "Los obispos lo vienen pidiendo desde el principio, así como el representante de la Santa Sede ante la ONU. Pero ni siquiera se ha logrado coordinar la ayuda humanitaria que llega", comenta mientras explica que son "cientos de miles de vidas" las que están necesitadas de lo más básico.

Si bien no hay cifras oficiales, se estima que desde que EIIL avanzó sobre la ciudad de Mosul y la región norte de Irak, ya hay más de 100.000 cristianos desplazados, aunque Montes asegura que podrían ser más de 200.000.

Este sacerdote argentino no cree que EIIL llegue a dominar todo Irak, ya que hay "decenas de miles de voluntarios chiítas" que se han unido a las milicias iraquíes que intentan contrarrestar el poder del Estado Islámico. Sin embargo, señala que "es difícil de saber". "Sigue habiendo batallas al sur de Bagdad, están tratando de tomar la ruta que va al sur" en un intento de cercar la ciudad, advierte, y critica que los líderes locales no condenen la situación con la firmeza necesaria.

"El gobierno iraquí está fallando muy seriamente a su pueblo", explica.  “La gente tiene esperanzas, porque después del desastre que ha significado el avance del Estado Islámico, esperan que las partes dejen de lado sus diferencias y formen un gobierno de inclusión”, comentó el sacerdote, que se niega a salir del país y aseguró en otras ocasiones que permanecerá con los cristianos “hasta el final”.

Asegura que para contraatacar es necesario que las autoridades de Irak integren a los sunitas y creen un gobierno de unidad para conformar un frente común contra EIIL. "Prácticamente no conozco a ningún cristiano en Irak que no se quiera ir del país", afirma.

Firma en HO: frena el genocidio religioso en Oriente Próximo