Indignación por el sacrílego desnudo en la iglesia vizcaína de Munitibar, respaldado por el alcalde

Indignación por el sacrílego desnudo en la iglesia vizcaína de Munitibar, respaldado por el alcalde

Las imágenes difundidas y las acciones tendentes a su consecución son sacrílegas
Presentan a la mujer de modo humillante
Hieren profundamente la conciencia creyente y causan escándalo
El acceso al templo y la toma de imágenes se han llevado a cabo sin conocimiento del párroco
Ni el fotógrafo se arrepiente, ni el alcalde ve motivo para censurarlo

Una mujer posa de modos humillantes, incluso sobre la pila bautismal y el altar; el fotógrafo, un vecino que se apropió de las llaves. Vecinos y Obispado lo denuncian. El alcalde, Javier Artaetxebarria (PNV), lo justifica.

REDACCIÓN HO.- A 39 kilómetros de Bilbao, en las faldas del monte Oiz y formando parte de la comarca vizcaína de Lea-Artibai, se sitúa Munitibar, localidad de 460 habitantes compuesta por los núcleos de Arbatzegi y Gerrikaitz.  Alberga a la Parroquia de San Vicente Mártir de Arbatzegi, que acaba de nutrir el triste listado de los templos españoles objetos de acciones sacrílegas en España.

Y es que acaban de salir a la luz unas fotografías de una mujer, desnuda, encapuchada y atada con cadenas, dentro de la Parroquia, posando sobre la pila bautismal, los bancos e incluso tumbada sobre el altar. El Obispado de Bilbao ha asegurado que fueron tomadas sin el conocimiento del párroco.  Según informa antena3.com, las imágenes se tomaron hace un año en esta iglesia, que solo se abre al culto una vez al mes.

Indignación de los fieles y vecinos

"Es una pasada, un sacrilegio", comentan indignados los vecinos del municipio, también aquellos que no se consideran fieles practicantes. Mientras que otra se tapa la cara y sentencia que "es una profanación en toda regla". "¿Por dónde han entrado?", se pregunta otra.  

El fotógrafo, que se apropió de las llaves, no se arrepiente

El autor de las sacrílegas fotos, atentan contra la libertad religiosa y de culto reconocida en el artículo 16 de la Constitución Española, es José Ángel Uberuaga, fotógrafo y vecino del pueblo, que se apropió de las llaves de su madre, encargada de las labores de la limpieza, para acceder al templo. Una vez realizadas, las difundió a través de su página web.

Uberuaga asegura que en ningún momento quiso herir la sensibilidad de nadie, pero que no se arrepiente de nada. "Es un homenaje a la mujer. Me gusta lo explícito. Ir al grano",  dice,  añadiendo  incluso que "no me gustan las sutilezas ni las ambigüedades en ningún sentido".

El Obispado anuncia posibles acciones legales

Llama la atención la total ausencia de denuncia por parte de colectivos feministas a este respecto, dada la humillante imagen que se da de la mujer.

Por su parte, el  Obispado denuncia los hechos en el siguiente comunicado, que ofrecemos íntegro:

1.-Las imágenes difundidas y las acciones tendentes a su consecución son sacrílegas, presentan a la mujer de modo humillante, hieren profundamente la conciencia creyente y causan escándalo.

2. El acceso al templo y la toma de imágenes se han llevado a cabo sin conocimiento del párroco.

3. Tras la averiguación de los hechos, se demandarán las responsabilidades correspondientes, sin descartar posibles acciones legales.

4. El Obispo [Monseñor Iceta] visitará en breve a la comunidad afectada.

El alcalde, del PNV, dice que el artista “tenee que ser un transgresor”

El alcalde de esta localidad vasca, Javier Artaetxebarria, del PNV, ha sorprendido declarando que las fotos son una “expresión artística“ y que “no tienen la mayor importancia“, ya que “el artista tiene que ser transgresor”. Visto que poco le importa la ofensa a los sentimientos religiosos, ¿tampoco le dice nada a todo un alcalde el allanamiento de la propiedad? ¿Le parecería bien que se transgrediera la propiedad privada de su domicilio, o la pública del Ayuntamiento, para los “fines artísticos” a los que cada cual quisiera aludir?

Con ello, el alcalde critica la  reacción del obispado: “No creo que sea ningún pecado. Para el Obispado algunos artistas tendrían que ir directamente al infierno y tampoco se trata de eso”.  Sus palabras empiezan a entenderse al apuntar diversos medios que la teniente de alcalde del pueblo, también del PNV, es la esposa del asaltante fotógrafo sacrílego.