China podría convertirse en el país con más cristianos en 2030

China podría convertirse en el país con más cristianos en 2030

Pese a la falta de libertad religiosa por la férrea política comunista
Testimonio de esta persecución es Mons. Ma Daqin, que sigue apresado desde su detención en 2012
Fue detenido al día siguiente de su ordenación por no someterse a la dictadura y permanecer fiel al Papa

La comunidad cristiana de China pasó de un millón en 1949 a 58 millones en 2010. Las búsquedas sobre Jesús en internet no dejan de aumentar y superan a las referidas al comunismo. La dictadura censura sus actividades cuanto puede y trata de someter a la Iglesia Católica. 

REDACCIÓN HO.- Oficialmente, las autoridades chinas sólo admiten que en el país viven unos 25 millones de cristianos. Sin embargo, la cifra real es mucho más alta: la comunidad cristiana de China pasó de un millón en 1949 a 58 millones en 2010, y actualmente se calcula que son unos 67 millonesDe hecho, cada domingo más gente acude a las iglesias en China que en toda Europa. Para 2030 el gigante asiático puede albergar el mayor número de cristianos en el mundo, por encima de EE.UU. -al  que superaría en 2025, según los analistas-, Brasil, México y Rusia, revela el diario Novie Izvestia. 

“Mis cálculos indican que pronto China se convertirá en el país cristiano más grande del mundo”, señala el sociólogo estadounidense Fenggang Yang, profesor de Sociología en la Universidad de Purdue en EE.UU. y autor del libro 'Religion in China: Survival and Revival under Communist Rule(Religión en China: Supervivencia y Renacimiento bajo el Comunismo).   "Esto será una realidad dentro de menos de una generación", señala Yang, que cree que en 2025 el número de cristianos alcanzará los 160 millones, lo que colocaría a China por delante de EE.UU., cuyos 159 millones de protestantes están disminuyendo.  En 2030 los seguidores de Jesús en el gigante asiático podrían sumar 247 millones, lo que colocaría a China a la cabeza de los países cristianos, calcula Yang.  Los nuevos fieles son, en su mayoría, jóvenes residentes en grandes ciudades.

A pesar de la persecución religiosa

Este crecimiento, que China experimenta desde la muerte de Mao Zedong, que buscaba eliminar la religión, impresiona no solo por su alcance, sino también por las dificultades que afrontan en China quienes desean profesar el cristianismo.

El interés por la religión amenaza la estabilidad del régimen comunista, subraya el diario Novie Izvestia. Las autoridades del país asiático miran con recelo a los cristianos y censuran sus actividades donde es posible. Según un estudio de la popular red social china Weibo, del que se hace eco Tom Philips en el London Sunday Telegraph 'Jesucristo' es una de las palabras más buscadas en internet, por encima, por ejemplo, de 'Xi Jinping' (el actual presidente chino) o de 'Partido Comunista'. Otro indicio de la creciente actividad de los cristianos chinos es la celebración del Domingo de Pascua en el gigante asiático, en la que participan cientos de miles de personas.

La Iglesia Católica, en el punto de mira

La dictadura comunista intenta someter y controlar a los católicos mediante la iglesia oficial, permitida por el Gobierno a condición de someterse y promocionar una fe en sintonía con el comunismo; de hecho, ordena a la Asociación Patriótica que ordene a los nuevos obispos, sin la autorización del Vaticano. Asimismo, cuando la Santa Sede procede a ordenar a un nuevo obispo, trata de interferir al máximo. 

Símbolo de esta persecución religiosa es Monseñor Thaddeus Ma Daqinobispo auxiliar de la diócesis de Shanghai que sigue en prisión incomunicada, y hasta sometido a 'clases de reeducación', desde el 8 de julio de 2012. Por su libertad claman miles de ciudadanos de todo el mundo, también desde España, a través de una alerta de Enraizados. Aún consciente de lo que le podía suponer, Mons. Ma Daqin se mantuvo firme el día de su ordenación, el 7 de julio de 2012: no permitió que el obispo de la Asociación Patriótica enviado por el Gobierno a su ceremonia le impusiera las manos y con sus palabras dejó bien clara su fidelidad al Papa, renunciando a todo cargo en la Asociación Patriótica. Este gesto, largamente aplaudido por los 1.200 fieles presentes en la ceremonia, tuvo una inmediata respuesta represiva por parte del Gobierno chino, que le apresó al día siguiente

El gobierno chino bloqueaba en intenet, en octubre de 2013, el primer documento pastoral de Monseñor Ma Daqin desde su encierro, un breve comentario a la Encíclica Lumen Fidei.  El pasado 22 de marzo se celebró el funeral de monseñor José Fan Zhongliang, obispo emérito de Shanghai, fallecido a los 97 años. Entre los católicos circulaba el deseo de que se permitiera al Mons. Ma Daqin oficiar el funeral, pero las autoridades comunistas se negaron.

Enraizados y el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia promueven un Manifiesto de denuncia (suscrito por destacadas personalidades políticas y sociales, catedráticos, periodistas y presidentes de asociaciones civiles). En su campaña solicitan al Gobierno español y a nuestros representantes diplomáticos que actúen por la liberación de monseñor Ma Daqin. La actuación se completa con intervenciones ante la ONU, conscientes de que la libertad del obispo supondrá un gran paso por la libertad religiosa en China.