Derecho a Vivir: La Junta se empeña en manipular embriones mientras los Nobel apuestan por las células madre adultas

Derecho a Vivir: La Junta se empeña en manipular embriones mientras los Nobel apuestan por las células madre adultas

Andalucía da la espalda a la ciencia más puntera
Las células madre adultas y de cordón umbilical han demostrado su eficacia

La Junta de Andalucía proyecta una ley que agilice los trámites para la investigación embrionaria, para seguir alimentando el negocio de manipular seres humanos.

MADRID, 15 DE ABRIL DE 2014.- El anteproyecto de ley que tiene previsto aprobar hoy el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía, sobre investigación embrionaria y clonación terapéutica “es un nuevo paso en la dirección errónea, contraria a la ciencia”, según denuncia la plataforma Derecho a Vivir.  

Su portavoz, Gádor Joya, sostiene que este nuevo esfuerzo de la Junta de Andalucía para potenciar la investigación con embriones humanos, “está absolutamente alejado de la evidencia científica. Desde hace años, las líneas de investigación que implican la destrucción de embriones para obtener células madre se han mostrado incapaces de obtener resultados satisfactorios. Por el contrario, las células madre adultas y de cordón umbilical, han demostrado ser la alternativa útil y éticamente aceptable ya que para su obtención no es obligatorio que el donante, en este caso, el embrión humano tenga que morir”.

Por este motivo, añade Joya, “la insistencia en potenciar líneas de investigación que implican la destrucción de embriones humanos sólo se explica por un afán de seguir alimentando un negocio consistente en destruir y manipular los embriones sobrantes de los procesos de fertilidad artificial”.

No en vano, los premios Nobel de Medicina de 2012, Shinya Yamanaka y John Gurdon han apostado por el estudio con células madre adultas y han sido reconocidos por su eficacia científica, además de su inocuidad ética, de forma contraria a la experimentación con embriones humanos.

Gádor Joya ha recordado que “mientras que en Europa se presenta la iniciativa ‘One of Us’, con dos millones de firmas a favor de proteger la vida del embrión, el Gobierno andaluz siguen queriendo contaminar la investigación científica con ideología, despilfarrando en proyectos científicos que sean demostrado fracasados el dinero de los contribuyentes”.