Sawan Masih, nuevo cristiano condenado a muerte en Pakistán por supuesta blasfemia

Sawan Masih, nuevo cristiano condenado a muerte en Pakistán por supuesta blasfemia

El joven cristiano, nueva víctima de la ley antiblasfemia en Pakistán
Ha sido condenado a muerte por "blasfemar contra el profeta Mahoma" en una discusión
La propia Policía reconoció la falsedad de la denuncia
Una turba de fundamentalistas arrasó hace un año el barrio cristiano de Sawan, en Lahore
El violento ataque sigue impune, mientras Sawan dispone de un mes para apelar por su vida

Como ocurrió con Asia Bibi, la arbitraria ley antiblasfemia ampara la condena, pese a que la propia Policía reconoció la falsedad de la denuncia. El joven dispone de 30 días para apelar. Su colonia cristiana fue arrasada por una turba musulmana. Firma libertad.

REDACCIÓN HO.- Sawan Masih, un joven cristiano de Pakistán de ahora 29 años, ha sido condenado a muerte acusado de blasfemar contra el profeta Mahoma. El caso recuerda al de Asia Bibi, la madre de familia católica que en estos días afronta su proceso de apelación tras ser condenada también en aplicación de la severa ley antiblasfemiaSawan Masih tendrá 30 días para presentar su apelación.

Falsedad de la denuncia

Según la acusación, Sawan hizo comentarios despectivos contra el profeta Mahoma, fundador del Islam, en una discusión con un amigo musulmán. Pero el responsable policial del barrio, Hafiz Abdul Majid, reconoció hace un año al diario local Pakistan Today que las pesquisas indicaban que la acusación era falsa, pero que se vio "forzado" a aceptarla para evitar disturbios.

El abogado del joven, Naím Shakir, ha anunciado que recurrirán la sentencia ante el Tribunal Superior de Lahore; según ha declarado al diario local Express Tribune,  el juez rechazó los argumentos de la defensa que demostraban además que se tardó día y medio en presentar una denuncia contra Masih y que los insultos se plasmaron en otra denuncia una semana después. 

El padre de Sawan, Chapman Masih, defiende la inocencia de su hijo. En declaraciones a la BBC denunciaba el trato injusto que están recibiendo.

Su colonia cristiana, quemada y saqueada

Tras la acusación a Sawan, la colonia cristiana en la que vive junto a su familia, Joseph Colony, en la provincia oriental de Lahore de la que también es oriunda Asia Bibi, fue incendiada en marzo de 2012 por una turba de alrededor de 7000 musulmanes, ataque al que corresponden las imágenes de esta noticia. 

Esta multitud enfurecida quemó unas 200 viviendas cristianas, tres iglesias y una veintena de comercios y destruyó docenas de Biblias. Los ataques se extendieron a otros puntos de Pakistán y provocaron decenas de heridos, así como numerosos destrozos. La quema de un lugar de culto constituye un delito en Pakistán, pero las autoridades no tramitaron ninguna acusación en este sentido contra los autores musulmanes.

En Pakistán, el 97 por ciento de la población es musulmana, y existe una severa Ley de Blasfemia, que contempla la pena de muerte, y que ampara el azote a la minoría cristiana -unos 4 millones de fieles, en su mayoría católicos, lo que apenas supera el 2% de la población paquistaní-, con acusaciones infundadas que alimentan los fundamentalistas islámicos. 

A pesar de que diversos críticos han denunciado el uso injusto con que se aplica la norma, la realidad es que quienes han intentado abolirla o reformarla han sufrido la violencia del extremismo musulmán. Así ocurrió en  2011 con el ministro federal para las minorías religiosas en Pakistán, el católico Shahbaz Bhatti, Premio HO 2011 a título póstumo (el reconocimiento lo recogió y agradeció en su nombre su hermano Paul), quien fue asesinado a tiros por extremistas talibanes, como un claro mensaje de intimidación para quienes osen criticar esta arbitraria e inhumana ley.