Mayor Zaragoza alimenta el acoso laicista sobre la Catedral de Córdoba

Mayor Zaragoza alimenta el acoso laicista sobre la Catedral de Córdoba

Desde su posición como exdirector general de la UNESCO, no repara ni en la amenaza que supondría un mal para España
Tampoco repara en que la negativa descripción que hace a la gestión católica del templo la desmientan los expertos
Las actuaciones de la Junta, IU y el PSOE en Andalucía evidencian la fiebre laicista
Por ello, actúa: defiende la catedral y con ello tu fe
Suscribe la alerta de MasLibres.org en HO y reúne más firmas con las hojas que te ofrecemos

El exdirigente de la UNESCO, bastión del zapaterismo y de los presos de ETA, amenaza aludiendo a una "probable" retirada del título de Patrimonio de la Humanidad por las "malas prácticas" de gestión. Aun evidienciando los expertos la mentira, no cejan en la amenaza. Actúa: firma en HO.

REDACCIÓN HO.- Federico Mayor Zaragoza, exdirector general de la UNESCO ligado al zapaterismo y a la Alianza de Civilizaciones, y que ya provocara en 2013 una gran campaña cívica y política de indignación por su apoyo a los presos de la banda terrorista ETAlanza otra descarga en la guerra del laicismo contra los templos y declara que la Catedral de Córdoba "se podría declarar un monumento en riesgo" y dejar de ser "un ejemplo a escala mundial de conciliación, de convergencia y de convivencia" a consecuencia de las "malas prácticas" en la gestión. Incluso amenaza con que "si no se corrigen, es probable que la Unesco le retire el título de Patrimonio de la Humanidad".

Evidenciando los expertos la mentira, no cejan en la amenaza

Las palabras de Mayor Zaragoza son de una falsedad que evidencian los mismos expertos arquitectos que se encargan de la conservación de la Catedral; pero aún así, desde su posición como exdirigente de la UNESCO, el también miembro del círculo del exjuez Baltasar Garzón desliza sus amenazas, en un nuevo intento de animar a la Junta de Andalucía a que expropie el significativo templo a la Iglesia Católica. 

Se evidencia también que esta fiebre laicista no se detiene ni ante el hecho de que perder el título de Patrimonio de la Humanidad supondría una importante merma para España, para nuestro prestigio y sobre nuestro propio patrimonio, además de un insulto y una agresión frontal a los creyentes. 

Viendo las actuaciones de quienes codician la Catedral de Córdoba, también se comprende bien por qué el templo se ha convertido ya en todo un símbolo de la defensa de la libertad religiosa:

  • Están buscando más templos para expropiar: Izquierda Unida, que ocupa la vicepresidencia de la Junta, ya ha planteado que se publique una relación de aquellos bienes ubicados en Córdoba que hayan sido objeto de inmatriculación a favor de la Iglesia Católica para pasarlos a titularidad pública.
  • La Junta mantiene el dictamen encargado a su gabinete jurídico para buscar las vías legales a la expropiación, con lo que la intentona sigue en trámite.
  • Otro intento de extorsionar a la Iglesia, en Granada, donde el PSOE intenta obligar al Arzobispado a destinar sus recursos para algo que debería estar haciendo el Ayuntamiento: rehabilitar un barrio de la ciudad. 
  • Las 184.000 firmas recogidas por la plataforma que busca la expropiación de la Catedral de Córdoba son el pretexto con el que la Junta pretende envolver su expropiación de legitimidad "democrática”. Pero hacen oídos sordos a las 100.000 firmas que le están exigiendo, desde MasLibres.org, que deje a la Iglesia y a los creyentes en paz.

¡Actúa!

Como expresa Miguel Vidal, portavoz de MasLibres.org, "con las miles y miles de firmas que conseguiremos en defensa de nuestra libertad religiosa, de nuestras creencias y de nuestros templos, podemos parar ese ataque. No hay otro camino que la movilización total y permanente. Tu ayuda es vital: todas las firmas que proporciones, unidas a las que nos están llegando desde toda España gracias a los 100 mil ciudadanos comprometidos que ya se han involucrado en esta campaña, salvarán la Catedral de Córdoba y el respeto a nuestras creenciasNo nos vamos a rendir. Por eso animamos a todos los ciudadanos de bien a involucrarse en nuestra campaña en defensa de la Catedral, diciéndoles: ¡defiéndela y defiéndete!".