Bélgica impone la eutanasia infantil pese al rechazo cívico, médico e internacional

Bélgica impone la eutanasia infantil pese al rechazo cívico, médico e internacional

Aprobada por 86 votos a favor, 44 en contra y 12 abstenciones

Debatió ayer en el Congreso el proyecto que ha aprobado hoy por 86 votos a favor, 44 en contra y 12 abstenciones: por primera vez, en un lugar del mundo es legal la eutanasia infantil sin requisito de edad, pese al rechazo ciudadano y médico, o a alertas como la del Consejo de Europa. 

REDACCIÓN HO.- Bélgica debatía ayer miércoles el proyecto de ley socialista para extender la eutanasia a los menores de edad que, como se temía, se ha aprobado hoy definitivamente en el Congreso por 86 votos a favor, 44 en contra y 12 abstenciones.  Con ello, se hace al país tomador de un perverso y tristísimo liderazgo: ser el primer Estado del mundo que recoge en su legislación la eutanasia a menores sin requisito de edad. La vecina Holanda ya había aprobado esta perversa práctica, pero fijando el límite de edad "para decidir" a partir los 12 años. Bélgica ha ido un paso más allá al optar por evaluar la madurez mental del menor en lugar de establecer una edad de referencia. Todo, a espaldas, en primer lugar, de los ciudadanos, que como comprobamos este pasado domingo en Bruselas, se han seguido manifestando por la vida frente a la inhumana ley.

Y también desoyendo la alarma internacional, como la lanzada por el Consejo de Europa, advirtiendo que los menores, por su inmadurez, no son capaces de comprender lo que se está dilucidando en una decisión de tamaño calibre.  La Cumbre Internacional de Cuidados Paliativos que se está celebrando en Bombay también ha emitido un urgente comunicado para pedir a los diputados que rechacen esta ley.

Urgente: firma por la Vida, vía CitizenGO

La fuerte fragmentación política que existe en Bélgica -donde hay un partido de cada color político en las regiones de Valonia y de Flandes- dificulta los procesos legislativos, especialmente cuando se trata de leyes con una importante carga moral.  Pero la aprobación en el Senado y en la Comisión de Justicia y Libertades del Parlamento, así como la suma mayoritaria de apoyos parlamentarios que ya adelantaban ayer sus portavoces en el debate del proyecto, ha consumado la aprobación de la norma. "Hay una mayoría para aprobar el texto", adelantaba ya ayer al diario 'Le Soir' Daniel Bacquelaine, líder de los liberales valones (MR) y médico de formación.

Con la nueva ley, la eutanasia que Bélgica contempla desde 2002, se extiende ahora a los menores aquejados de una enfermedad considerada "terminal" que les reporte "un sufrimiento imposible de paliar". Deberá solicitarlo por escrito el propio afectado y si tienen capacidad de discernimiento, pero este es un concepto más que controvertido por la dificultad para evaluarlo, como ha explicitado el Consejo de Europa. Pero los socialistas insistían ayer en defender su nocivo proyecto, antes de su aprobación: "Nuestra responsabilidad es permitir a todo el mundo vivir y morir con dignidad”, resumía ayer en la Cámara baja la diputada socialista francófona Karen Lalieux, cuyo partido ha promovido este cambio legal, defendiendo el "falso derecho a morir" bajo la también mentirosa excusa de la piedad.  “Un niño de siete años, ¿es verdaderamente autónomo? ¿Quién es responsable de un menor?”, se preguntaba la diputada Sonja Becg, del grupo cristianodemócrata flamenco, frente a la norma.  Como señala la portavoz de Derecho a Vivir, la doctora pediatra Gádor Joya, "a los profesionales médicos no nos interesa esa falsedad de 'la muerte digna', sino el luchar y procurar que los seres humanos, en este caso los niños, tengan la vida más digna posible, también cuando se aproxima su final". 

Para "resolver" el dilema, el texto final establece simplemente que será el médico encargado del caso quien evalúe si el menor es capaz de adoptar la decisión, y que solamente tendrá que consultar previamente a un psiquiatra infantil. En la actualidad, Bélgica ya prevé el derecho a la eutanasia a partir de los 15 años para jóvenes emancipados. El paso por el Congreso de los Diputados ha supuesto unos cambios mínimos respecto al proyecto que aprobó el Senado, que en Bélgica es la cámara con iniciativa legislativa. El sufrimiento del menor solo podrá ser físico —la eutanasia para adultos contempla también el psíquico— y los médicos deberán acreditar que, en cualquier caso, el enfermo moriría a corto plazo“.

Una Cámara dividida, una ley sin consenso y apresurada

A favor de la ley se han alienado socialistas, liberales y verdes de las regiones flamenca y valona del país, así como los nacionalistas flamencos (conservadores) de la N-VA, el partido más votado en Bélgica. “Esperamos que la ley se aplique poco, pero es nuestro deber votarla”, se excusaba Sarah Smeyers, de la N-VA. Los detractores de la medida, democrata himanistas flamencos  (CdH) y  y valones y la derecha flamenca del Vlaams Belang., indicaban además para rechazar la norma que es prematura y que no goza de suficiente consenso.

Los seis partidos que forman el Gobierno de coalición -liberales, socialistas y democristianos de las dos comunidades lingüísticas- han tratado de ponerse de acuerdo para sacar adelante la ley. aunque no todos han garantizado su voto. Los socialistas y los liberales de Valonia y Flandes son los que más respaldo han mostrado, mientras que los democristianos flamencos (CD&V) habían condicionado el voto a favor a una serie de cláusulas, como fijar la edad mínima en 15 años, que no han sido recogidas en el texto. 

“Lo hemos visto: los médicos nos interpelan. No hay urgencia para aprobar esta ley, solo la electoral”, expuso Christian Brotcorne, cristianodemócrata francófono de la CdH, que ha pedido una nueva redacción del texto. Los trabajos se han acelerado en las últimas semanas porque Bélgica disolverá en breve las Cortes para celebrar elecciones regionales y federales el 25 de mayo.

Expresa oposición de los pediatras

Al hablar de esa interpelación de los médicos, el diputado se refería a una carta abierta que han enviado en los últimos días 39 pediatras belgas para pedir a los diputados que no voten la ley. “No hay una demanda de la población o de la comunidad médica para extender la eutanasia a los menores”, alegaba el martes en conferencia de prensa uno de sus impulsores, el oncólogo infantil Stefaan Van Gool, en un último intento de frenar la ley. Una carta similar a la que se han sumado hasta 160 pediatras se remitió a los grupos políticos en la víspera del voto, para pedirles que cuanto menos aplazaran hasta la próxima legislatura el tema.

Organizaciones como Care Not Killing  aducen que al apuesta hay que hacerla por los cuidados paliativos, señalan que "Nosotros ya expresamos nuestras reservas a la despenalización de la eutanasia en 2002, principalmente porque existen paliativos excelentes en la actualidad". También en este sentido se ha pronunciado la Iglesia CatólicaPor su parte, el I Congreso Internacional de Cuidados paliativos que se está celebrando en Bombay (India) esta semana ha lanzado un urgente comunicado para pedir a los diputados que no aprueben la ley, incluyendo en su declaración final un "llamamiento urgente al Gobierno belga para que reconsidere su decisión". Los expertos reunidos en el congreso internacional han defendido que todos los menores en estado terminal deben tener acceso a los medios adecuados para controlar el dolor y los síntomas, así como a cuidados paliativos de alta calidad. "Creemos que la EUTANASIA no forma parte de la terapia paliativa pediátrica y no constituye una alternativa", dice la declaración recogida por los medios belgas.

En un artículo de opinión publicado ayer en 'La Libre Belgique', el periodista Francis Van de Woestyne también se muestra contrario a esta ley que, según argumenta, no responde a una cuestión médica o psicológica, sino ideológica, y asegura que desde que en Holanda se despenalizó esta práctica hace 12 años sólo se han practicado cinco casos. "Esta ley no está diseñada para aliviar el sufrimiento de los niños, sino como un trofeo político de quienes la promueven", señala.

A espaldas de la ciudadanía: falta control frente a la ilegalidad

La Euthanasia Prevention Coalition – Europe (EPCE)  -presentada en Bruselas el pasado me de noviembre, cuya representación española realiza su miembro fundador Profesionales por la Ética a través de Vida Digna, y a la que se ha adherido HazteOir.org con nuestras plataformas Derecho a Vivir y la científica Hay Alternativas-, informaba de la protesta que este mismo domingo protagonizaban los representantes de los diferentes grupos que están trabajando unidos en oposición a la ley belga de eutanasia,  en el exterior de la sede de la Comisión belga para el Control y la Evaluación de la Eutanasia, en Bruselas. Medio millar de personas, portando chalecos amarillos, se concentraron con el mensaje de que la existente ley de eutanasia no debía extenderse a los niños y para demandar un mejor control y rigor en la vigente legislación de eutanasia de 2002 (Ver también el vídeo de la protesta de los “veilleuurs" (vigilantes) de la eutanasia, el 23 de noviembre de 2013, pinchando aquí).

 

Con ello, los manifestantes denunciaban la falta de control por parte de la comisión, sosteniendo que “de acuerdo con los registros del Presidente del Comité de Control, muchos casos de eutanasia son ilegales en Bélgica y muchos médicos no informan al Comité con los estándares exigidos por la ley… De los 6000 casos de eutanasia registrados desde 2002, ninguno ha sido enviado a los tribunales, lo que es estadísticamente increíble".

También preguntaron por la presencia, en una comisión de dieciséis miembros, de cuatro de ellos pertenecientes a la ADMD (grupo proeutanasia), quienes no ocultan su activismo:Demandamos el cese inmediato de los miembros de ADMD vista su forma de entender la labor de control que les corresponde, incompatible con los términos previstos en la ley”.

Los manifestantes mostraron una tarjeta roja al comité de supervisión. El objetivo es reavivar el debate sobre la eutanasia y alertar a la opinión pública sobre los abusos: “La próxima semana enviaremos una carta a los presidentes de todos los partidos políticos. Les pediremos que respondan de manera concreta a nuestras propuestas y le daremos publicidad.  Solicitaremos que vigilen estas cuestiones como una prioridad y que no permitan la extensión de la falta de control también a los niños. También les pediremos específicamente que aclaren si ellos “amparan” la compatabilidad de la misión de ADMD con la del comité de supervisión. “El grupo no se va a detener y está ya planeando nuevas acciones y eventos”, señalaban los portavoces.

Entre las observaciones relizadas por el EPCE figuran (información procedente del blog de Alex Schandenberg): "La reducción del quorum necesario para que la Comisión de Control envíe un caso al ministerio fiscal, así como una renovación inmediata del Comité de Control para asegurar “un pluralismo real”.

El pueblo belga está despertando a la atrocidad y los abusos relacionados con la eutanasia:

Es evidente que la legislación belga sobre eutanasia se ha ido extendiendo de manera incremental a través del abuso.