Profanan el sagrario y roban en un asalto a la parroquia toledana de Villamuelas

Profanan el sagrario y roban en un asalto a la parroquia toledana de Villamuelas

El próximo sábado,a las 18:00 h, se celebrará una Eucaristía de Reparación oficiada por el Arzobispo de Toledo
La Guardia civil encontró el sagrario arrojado en un descampado, con las formas del Cuerpo de Cristo a su alrededor
Los asaltantes se llevaron importantes elementos litúrgicos: el valor económico podría superar los 30 mil euros
En todo caso, eclesiásticos, vecinos y alcalde subrayan que el mayor dolor es el de la ofensa religiosa

El sagrario se encontró abierto, arrojado en un descampado a las afueras de la localidad, rodeado de formas consagradas. El arzobispo, que el próximo sábado oficiará una Eucaristía de reparación en la parroquia, condena el grave atentado a la libertad religiosa y alerta de la reiteración de estos ataques.

REDACCIÓN HO.- La Guardia Civil ha abierto investigaciones para localizar y detener a los autores de un robo cometido en la parroquia de Santa María Magdalena de Villamuelas, que forzaron la entrada al templo para lograr acceder a su sacristía, donde saquearon la mayor parte de objetos religiosos de valor que allí se guardaban. Y lo más grave: se llevaron el Sagrario con al Santísimo, que acabó apareciendo arrojado en un descampado, rodeado con las formas consagradas.

Profanación del Santísimo

Según explicaba el alcalde, Julián Pérez, el robo debió cometerse en la noche del pasado lunes al martes, sin que sus responsables hicieran algún movimiento que pudiera ser detectado por los vecinos de esta pequeña población de unos 700 habitantes situada al Oeste de la Mesa de Ocaña. El primer indicio del robo fue hallado por una patrulla del Instituto Armado sobre las 7,30 de la mañana de ayer martes, que encontró un sagrario abierto en un campo a las afueras de la localidad, rodeado por hostias para comulgar.

Con este detalle, los agentes dieron aviso al regidor y al párroco, Jesús Montero. Una vez llegados al templo, sus portones aparentaban estar cerrados. Sin embargo, una de sus hojas de entrada sí presentaba sus cerrojos forzados por el uso de una palanca. Ya dentro de la iglesia, se comprobó que los asaltantes también habían roto los cierres de la puerta de sacristía, para sustraer los objetos litúrgicos que se guardan en esta dependencia.

Investigación abierta

La Guardia Civil ha iniciado sus  pesquisas rastreando el escenario del robo, aunque por lo que ha trascendido no se ha encontrado ninguna huella dactilar de los autores. 

El alcalde expresó su disgusto por algo que va más allá de la «simple ratería» y turba la tranquilidad en el pueblo.  «Todo el mundo se ha preocupado por lo que ha pasado, y la gente tiene su devoción», comentaba Pérez, señalando la especial sensibilidad de los vecinos de Villamuelas sienten hacia su parroquia. El regidor señala que se ha perdido una custodia de especial valor, usada en la celebración de un Corpus, junto a cálices, copones y otros elementos empleados para oficios religiosos como bandejas o vinajeras. Según Pérez, el valor económico de lo sustraído se situaría provisionalmente en unos 30.000 euros, aunque el padre Montero matiza que se está aún realizando un inventario de lo robado y no se aventura a dar una cifra definitiva.

Firme condena del Arzobispado por la grave ofensa religiosa

El párroco de Villamuelas ha incidido en el daño a las creencias religiosas que supone este robo con la sustracción del sagrario con el cuerpo de Cristo. El padre Montero ha anunciado que se oficiará el próximo sábado 15, a las18:00 horas, una misa de reparación del agravio que presidirá el arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez Plaza. 

Monseñor Rodríguez se puso en contacto con el párroco nada más conocer el suceso. Representantes del Arzobispado, como el vicario episcopal de La Mancha Emilio Palomo, han visitado la parroquia para expresar el respaldo eclesiástico. «Ha sido un duro golpe tanto por el robo como por la profanación», comentaba Montero para destacar, pese al trance, la asistencia a una misa oficiada ayer en el templo como una muestra de fortaleza de la comunidad parroquial.

No es un suceso aislado

El Arzobispado de Toledo ha manifestado su "más enérgica condena" ante estos "dolorosos" hechos, que según expresa en un comunicado "constituyen un atentado contra la fe de la citada comunidad parroquial, contra los fieles de esta Archidiócesis Primada y contra todos los católicos"Del mismo modo,  el Arzobispado expresa su preocupación por unos hechos "que desde hace algún tiempo lamentablemente se vienen reiterando", y han instado a las autoridades "a que pongan todos los medios posibles para que puedan ser esclarecidos",  e invita a todos los fieles a participar en la Misa de desagravio del sábado.