El Vaticano lamenta el intento de interferir en la libertad religiosa a cuenta de la pederastia

El Vaticano lamenta el intento de interferir en la libertad religiosa a cuenta de la pederastia

La Santa Sede "toma nota" de las observaciones que le realiza el informe de la ONU
Pero lamenta el "intento de interferir en lo que enseña la Iglesia Católica sobre la dignidad de la persona humana y en el ejercicio de la libertad religiosa"

La Santa Sede responde a las advertencias del Comité sobre los Derechos del Niño de la ONU en relación a estos abusos: "toma nota" y estudiará minuciosamente sus observaciones, pero lamenta ver en las conclusiones un intento de interferir en las enseñanzas de la doctrina católica. 

REDACCIÓN HO.- El informe de la ONU señala que la  Santa Sede debe "inmediatamente" retirar del sacerdocio a todos aquellos curas que han cometido abusos sexuales contra menores o que se sospecha que puedan haberlos cometido y denunciarlos ante las autoridades civiles, porque hasta ahora "ha adoptado políticas y prácticas" que han hecho que continuasen esos abusos. Edurísimo informe del Comité sobre los Derechos del Niño (que adjuntamos), que veremos si se aplica en igual medida a todos Estados que padecen esta lacra social, que no se circunscribe ni encuentra su mayor gravedad en el seno de la Iglesia Católica. El documento de la ONU denuncia que no se han adoptado las necesarias medidas de protección para con los menores y sentencia con ello que la Sana Sede incumple los derechos fundamentales del menor.

Respuesta de la Santa Sede

La respuesta vaticana no se ha hecho esperar. En un comunicado expresa:

“El Comité para los Derechos de los Niños, al final de su LXV sesión, ha publicado sus Observaciones Conclusivas después de haber examinado los Informes de la Santa Sede y de cinco Estados Parte de la Convención sobre los Derechos de los Niños (Congo, Alemania, Portugal, Federación Rusa y Yemen).
 
Según los procedimientos particulares previstos para las Partes de la Convención, la Santa Sede toma nota de las Observaciones Conclusivas sobre los Informes propios, que serán sometidas a detallados estudios y exámenes con pleno respeto de la Convención en los diferentes ámbitos presentados por el Comité según el derecho y la praxis internacional así como teniendo en cuenta el debate público interactivo con el Comité que tuvo lugar el pasado 16 de enero de 2014.
 
La Santa Sede, lamenta, sin embargo, ver en algunos puntos de las Observaciones Conclusivas un intento de interferir en la enseñanza de la Iglesia Católica sobre la dignidad de la persona humana y en el ejercicio de la libertad religiosa.
 
La Santa Sede reitera su compromiso en la defensa y la protección de los derechos de los niños, en línea con los principios promovidos por la Convención sobre los Derechos de los Niños y según los valores morales y religiosos que ofrece la doctrina católica”.

Próxima presentación del Plan de protección de menores

Por su parte el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi, ha asegurado que "han trabajado y están trabajando mucho" sobre la cuestión de los abusos sexuales y ha destacado que "en los próximos días o semanas" se explicará la constitución, la composición y las funciones de la Comisión creada por el Papa Francisco y el grupo de ocho cardenales conocido como 'G8 vaticano' para proteger a los niños frente a los abusos.

Preguntado por el informe sobre el cumplimiento de la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño presentado este miércoles por la ONU, Lombardi ha indicado que prepararon un documento, después anotaron las observaciones, tuvieron un día de discusión en el Comité y "ahora serán publicadas las recomendaciones". "Tenemos que responder a preguntas o ataques, muchas veces son presentaciones muy ideológicas o parciales de las cuestiones y tenemos que explicar nuestra posición. De nuestra parte puede ser una contestación de estas recomendaciones porque es un largo proceso el de la convención y el de la relación entre el comité y las respuestas de los Estados", ha precisado.

Ante la ONU

El pasado 17 de enero  precisamente ante el Comité de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, el Observador Permanente de la Santa Sede ante la oficina de Naciones Unidas en Ginebra, el arzobispo Silvano Tomasi, volvía a lamentar los casos de sacerdotes que cometen abusos sexuales contra menores, pero recordaba que también hay pederastas en otras profesiones. Tomasi recalcaba que el Vaticano sólo tiene potestad para perseguir esos delitos en su minúsculo territorio, señalando que compete a las iglesias locales la tarea de denunciar a la Justicia a los curas que abusen de menores y a las autoridades civiles de cada país la responsabilidad de que esos "crímenes atroces" sean "juzgados y castigados como es debido""La protección de los niños sigue siendo una gran preocupación de la sociedad contemporánea y de la Santa Sede", señalaba  el prelado en su intervención. "Los abusadores se encuentran lamentablemente entre los miembros de las profesiones más respetadas del mundo", recordaba.

Tomasi destacaba cómo en los últimos años la Santa Sede ha puesto en marcha políticas y procedimientos diseñados especialmente para tratar de eliminar esos abusos y para colaborar con las autoridades estatales en la lucha contra la pederastia. "No hay excusa para cualquier forma de violencia o explotación de los niños. Estos crímenes no pueden justificarse nunca, ya sean cometidos en el hogar, en las escuelas, en la comunidad, en el ambiente de los deportes, o en las organizaciones y estructuras religiosas. Esta es desde hace tiempo la política de la Santa Sede. Por este motivo, la Santa Sede y las estructuras locales de la Iglesia en todas las partes del mundo están comprometidas en la defensa de la inviolable dignidad de la persona entera de cada niño: cuerpo, mente y espíritu", ha aseguraba el arzobispo.

Benedicto XVI dio contundentes pasos  que evidencian la "tolerancia cero" contra estos abusos sexuales contra menores cometidos por sacerdotes, en los que sigue profundizando el Papa Francisco. El actual pontífice no sólo ha expresado en varias ocasiones su absoluta determinación a luchar contra la pederastia dentro de la Iglesia sino que  ha decidido crear una comisión específica para proteger a los niños. El representante de la Santa Sede ante la sede en Ginebra de la ONU señalaba en ese sentido como la Santa Sede también se ha comprometido a escuchar con atención a las víctimas de abusos y a abordar el impacto que la pederastia ha tenido en ellas.