República Centroafricana: el obispo español de Bagassou narra la guerra que no cesa ni en Navidad

República Centroafricana: el obispo español de Bagassou narra la guerra que no cesa ni en Navidad

"Ni la misa de Navidad, ni las fiestas de Año nuevo han hecho parar el crepitar de las balas"

Desde su diócesis, Monseñor Juan José Aguirre lamenta la situación que siguen padeciendo: “Nos han robado casi todo menos la Fe”.

REDACCIÓN HO.- Mons. Juan José Aguirre, obispo español de Bangassou en República Centroafricana y misionero comboniano, narra en una carta enviada el pasado 7 de enero a través de la Fundación Bangassou la lamentable situación que está viviendo actualmente el país. "Ni la misa de Navidad, ni las fiestas de Año nuevo han hecho parar el crepitar de las balas", comenta el prelado sobre los sucesos de violencia que se están produciendo en la República Centroafricana en un nuevo repunte de enfrentamientos entre los rebeldes de Seleka que controlan el país y milicias ciudadanas "anti-balaka".

Los refugiados ya son casi un millón, según la ONU

La República Centroafricana fue ocupada hace un año por el grupo rebelde islamista Seleka, que consiguió hacerse con el poder el pasado marzo, derrocando al anterior dirigente François Bozizé. "Han llevado el país a la ruina, han destrozado los edificios gubernativos, han atacado y saqueado sin piedad las misiones", reconoce Mons. Aguirre, quien además afirma que "nos han robado casi todo menos la fe". Según el obispo de Bangassou el pasado mes de diciembre los robos y violaciones han aumentado generando un clima de caos y nuevas oleadas de refugiados que ya son casi 1 millón según la ONU.

Monseñor Aguirre: “Las balas pasaron rozando mi coche”

A principios de diciembre de 2013 comenzaron los enfrentamientos armados entre Seleka y grupos indeterminados de detractores en la capital, que han dejado en apenas un mes más de 1.000 muertos. Mons. Juan José Aguirre vivió de cerca estos hechos, ya que se encontraba entonces en Bangui, "las balas pasaron rozando mi coche". Los soladados franceses y otras tropas afriacanas enviadas para normalizar la situación aún tienen que hacer frente a los brotes repentinos de violencia. El obispo de Bangassou critica que algunos medios de comunicación hayan calificado de "cristianos" a los grupos armados anti-balaka que se enfrentan a Seleka, "es un grupo heteróclito no musulmán, compuesto por jóvenes que demuestran su hartazgo por los abusos".

“Seguimos aquí con la gente sencilla”

Mons. Aguirre ha sido instado en varias ocasiones por el consulado español a abandonar el país pero se ha negado, "yo les digo amablemente que aquí está nuestra casa. Seguimos aquí con la gente sencilla, sentados junto a ellos para escucharlos y animarlos". El prelado cuenta que ha pasado las Navidades con un grupo desplazados que vieron arder sus 400 casas a manos de islamistas de Seleka. "Les he dicho que se levanten, que pasen página, que la vida sigue", afirma Mons. Aguirre, que reconoce que "sin la fe en el Resucitado es difícil aguantar el tirón".

Ayuda a la Iglesia Necesitada

La fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada ha enviado en varias ocasiones ayuda para la Iglesia en República Centroafricana. En mayo de 2013 se llevó a cabo una campaña de urgencia destinada a la subsistencia de la presencia de la Iglesia en las diócesis de Alindao, Bambari, Kaga-Bandoro y Bangassou por un importe de 160.000 euros. En todo el año pasado AIN envió más de 300.000 euros en ayuda de emergencia para la Iglesia de la República Centroafricana.