El jefe de Ginecología del Sant Pau de Barcelona también reta a la reforma ley del aborto

El jefe de Ginecología del Sant Pau de Barcelona también reta a la reforma ley del aborto

“Volveremos a las prácticas que, como mínimo, serán oscuras”,
"Se descubrirán vías para dar salida a esta demanda”
"La nueva ley es un retroceso en los derechos de las mujeres"
La Ley Aído “no ha sido conflictiva ni para los usuarios ni para los profesionales”

Negando que la Ley Aído creara conflicto, descalifica la reforma como "retroceso" al negar un "derecho" al aborto. Sin abandonar el lenguaje mercantil, más llamativo en un médico de un hospital participado por la Iglesia, desafía: "se descubrirán vías para dar salida a esta demanda”. 

REDACCIÓN HO.-  Joaquin Calaf,  jefe de Ginecología y Obstetricia del Hospital San Pau de Barcelona, en cuyo Patronato participa el Arzobispado de Barcelona y respecto al que Sanidad ha certificado que se perpetran abortos, se explaya a gusto desde las páginas del Diario ARA contra el Anteproyecto de la Ley Orgánica para la Protección de la Vida del Concebido y de los Derechos de la Mujer Embarazada, presentado por el ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón el pasado viernes, tras el consejo de Ministros, y  de forma más pormenorizada en otra rueda de prensa posterior en su Ministerio. Lo hace en declaraciones publicadas por el citado diario catalán en un reportaje el pasado 22 diciembre (paginas 6-7), junto al presidente de la patronal abortista, Santiago Barambio, y otros representantes del feminismo radical que definden el inxistente "derecho al aborto" con el que acaba la nueva ley. 

Estas son las declaraciones de Calaf frente al Anteproyecto presentado por Ruiz Gallardón:

(Página 6, 2º Párrafo):  

«Con la nueva ley española  del aborto “volveremos a las prácticas que, como mínimo, serán oscuras”, apunta Joaquim Calaf, jefe de ginecología y obstetricia del Hospital de San Pablo. "La ley actual permite saber dónde, cuándo y cómo, ya que las interrupciones voluntarias del embarazo están reguladas y ahora dejaremos de saberlo”. 

“¿Quién puede pensar que la Ley eliminará automáticamente los 20.000 abortos anuales  en Cataluña? Se descubrirán vías para dar salida a esta demanda”, dice Calaf, que explica que un elevado porcentaje de los profesionales que trabajan en salud de la mujer están a favor de no cambiar la ley.

“Nos colocan  en una situación tercermundista en el ámbito de la salud de la mujer”, destaca Calaf. Y añade que la nueva ley es un retroceso en los derechos de las mujeres, ya que con la ley en la mano la mujer que quiera interrumpir un embarazo no deseado sin ninguna otra circunstancia adicional no podrá».

 (Página 7). 

«El 90% de las mujeres quedarán fuera de la ley.

(2º párrafo) Los médicos consideran que la ley sólo puede atribuirse a criterios ideológicos, ya que no hay ninguna razón clínica para cambiar una ley que “no ha sido conflictiva ni para los usuarios ni para los profesionales”, dice el jefe de ginecología y obstetricia del Hospital de San Pablo, Joaquim Calaf.

“La ley actual no obliga a nadie a hacer nada y respeta a todos, mientras que la nueva impondrá cosas en contra de la voluntad de la paciente”, indica Calaf». 

Este es el médico que el Cardenal de Barcelona no se atreve a sustituir por otro que defienda la vida, aunque podría hacerlo…