Denuncian a abortistas por incitar al odio y a la violencia contra la Iglesia Católica

Denuncian a abortistas por incitar al odio y a la violencia contra la Iglesia Católica

Plataformas proaborto profirieron amenazas de "quemar la Conferencia Episcopal"
Cinco días después, una bomba en la Basílica del Pilar de Zaragoza
Las entidades promuerte han sido denunciadas por incitación al odio y a la violencia

La Asociación Española de Abogados Cristianos (AEAC) ha denunciado las recientes manifestaciones abortistas por proferir amenazas de "quemar la Conferencia Episcopal por machista y patriarcal”. Cinco días después de incitar a la violencia, se puso una bomba en la Basílica del Pilar.

REDACCIÓN HO.- El pasado 27 de septiembre, mientras tenía lugar en Valladolid una conferencia impartida por AEAC sobre la persecución de cristianos en el mundo, la coordinadora de mujeres de Valladolid profería gritos amenazantes bajo el lema de “Hay que quemar la Conferencia Episcopal” y otros cánticos incitando a la violencia contra la Iglesia Católica a las puertas de la sala de la ponencia durante el trascurso de una manifestación proabortista.

El día 28 de septiembre en Santiago de Compostela se repitieron los mismos hechos presuntamente delictivos en la manifestación proaborto convocada por la Plataforma Galega polo Dereito ó Aborto en la que el PSOE, el BNG y los sindicatos UGT y CCOO participan y están aliados con otros grupos violentos de la extrema izquierda independentista. Lo más sorprendente es que esta plataforma que está a favor de la muerte de los más inocentes en el seno materno cuenta con el apoyo de la Diputación de Lugo, una institución pagada por todos.

También en la manifestación abortista del pasado fin de semana en Madrid (se puede ver un vídeo aquí) una de las oradoras gritó “la Iglesia y sus obispos callarán la boca o les colgaremos de un risco” (minuto 7:22 en el vídeo).

La Asociación de Abogados Cristianos ha interpuesto una denuncia contra los organizadores y asociaciones convocantes por incitación al odio y a la violencia entre otros delitos. Polonia Castellanos, portavoz de la asociación, manifiesta que “si no ponemos freno a este tipo de actuaciones volveremos otra vez a 1936 o a las matanzas indiscriminadas contra cristianos que ahora mismo tienen lugar en muchas partes del mundo. Las bombas puestas en febrero en la catedral de la Almudena o la de ayer en la basílica del Pilar de Zaragoza son un aviso de lo que puede ser una auténtica persecución religiosa en nuestro país”.