El arzobispo de Nueva York denuncia que la "cultura de descarte" trata a la vida como "basura"

El arzobispo de Nueva York denuncia que la "cultura de descarte" trata a la vida como "basura"

La cultura de la muerte machaca con la "cultura del descarte"
Los niños no nacidos, ancianos, enfermos, pobres y desempleados son descartables
Enfrente, el Magisterio de la Iglesia enseña que toda vida humana es sagrada

Principalmente la de los no nacidos, ancianos, enfermos e inmigrantes. El Cardenal Dolan lamenta que la "globalización de la indiferencia" denigra "la vida como si fuera basura", por ello se debe defender que la vida humana es siempre sagrada y la persona es íntegra y digna.

REDACCIÓN HO.- Así lo indicó en la reciente convención de los Caballeros de Colón, la organización laical más grande del mundo, que hace unos días estuvo reunida en la ciudad de San Antonio en el estado de Texas (EEUU).

El cardenal y arzobispo de Nueva York y presidente de la Conferencia Espiscopal de Estados Unidos, Timothy Dolan, se refirió a la noción de la "globalización de la indiferencia" de la que habló el Papa Francisco el pasado 7 de julio en la localidad italiana de Lampedusa, adonde llegan muchos africanos en balsas y en donde muchos de ellos han fallecido.

"Descartamos cosas, desde el bebé en el seno materno hasta nuestros ancianos, los inmigrantes, los enfermos, los pobres y los desempleados. Estamos inmersos en una cultura del descarte y así vemos que muchos tratan la vida humana como si fuera basura", denunció Dolan.

El Cardenal explicó que ante el problema de la indiferencia se debe recordar uno de los principios más importantes de la doctrina católica: la vida humana es sagrada y la persona humana es íntegra y digna.