Abigail Rose: nuevo 'milagro de vida' de un bebé que desmonta el aborto eugenésico

Abigail Rose: nuevo 'milagro de vida' de un bebé que desmonta el aborto eugenésico

Abigail Rose, padecía el Síndrome de Potter, una enfermedad que afecta al desarrollo renal y pulmonar
“No hay solución médica disponible para nosotros”, escribieron los Beutler en Facebook
Pero apostaron por la vida, y su fe, junto a la amnioinfusión, un tratamiento experimental, ha hecho posible el 'milagro'
Los médicos creen que es la primera paciente con este problema en sobrevivir
La pequeña espera ahora un trasplante de riñón, detenida la secuencia de Potter

La congresista de EEUU Jaime Herrera y su marido dan testimonio: durante el embarazo, diagnosticaron a su bebé el Síndrome de Potter, enfermedad fatal para la que no le ofrecían solución. Rechazaron el aborto: la lucha les llevó a un tratamiento experimental. Abigail vive, y cumple tres semanas.

REDACCIÓN HO.-  Jaime Herrera Beutler de testimonio en su página de Facebook: a esta congresista republicana de EEUU de 34 años y a su esposo les dijeron durante el embarazo que su hija, Abigail Rose, padecía el Síndrome de Potter, una enfermedad que afecta al desarrollo renal y pulmonar; asimismo, la presión resultante sobre el bebé de las paredes del útero por lo general causa importantes deformidades físicas. Hasta ahora, la enfermedad se consideraba 100% fatal. A los Beutler les dijeron que esperaran que su bebé naciera muerta o muriera por asfixia a los minutos de nacer, o que se  decidieran a abortar, que es algo que la pareja, provida, no haría.

“No hay solución médica disponible para nosotros”, escribieron los Beutler en Facebook después del diagnóstico. “Estamos rezando para que ocurra un milagro”. ¿Es un milagro, o la ciencia moderna, o tal vez un poco de las dos cosas? La congresista republicana atribuye a ambos a la supervivencia de su bebé, de tres semanas de vida, algo que antes se creía imposible. Pero no dispuestos a abandonar a su hija sin luchar, los Beutler viajaron a Johns Hopkins University para realizarse un tratamiento experimental llamado amnioinfusión. Cada semana, los médicos inyectaban en el vientre de la congresista una solución salina, lo cual le daba a la pequeña Abigail más lugar para crecer y desarrollar sus pulmones.

Con cada infusión, mirábamos a través del ultrasonido mientras Abigail respondía al fluido moviéndose, tragando y practicando respiración”, escribieron los Beutler en la página de Facebook de Jaime el pasado 29 de julio, al cumplir la pequeña dos semanas desde su nacimiento. “La falta inicial de fluido en el vientre ocasionó presión en su cabeza y su pecho, pero durante el transcurso del tratamiento pudimos verlos modificarse a su tamaño y forma apropiados. Los pies, que estaban retorcidos en los primeros ultrasonidos, se enderezaron. No había forma de saber si este tratamiento sería efectivo ni de seguir el desarrollo de los pulmones, pero con nuestro corazón lleno de esperanza, pusimos nuestra confianza en el Señor y continuamos rezando para que ocurriera un milagro”.

Luego, después de la quinta inyección, Herrera Beutler entró en trabajo de parto prematuro, apenas en la semana 28 de embarazoDurante cuatro días, los médicos trataron de detener el trabajo de parto y darle a la bebé Abigail más tiempo para crecer (un embarazo normal dura 40 semanas). Pero el 15 de julio, a pesar de sus mayores esfuerzos, la pequeñita llegó al mundo, con un peso de dos libras y dos onzas (0,91 kilos y 56,668gr.). Al nacer, respiró profundamente y lloró. “Los médicos y las enfermeras estaban preparadas para lo peor, pero inmediatamente después de nacer, respiró y lloró”, dijo Herrera Beutler. “Después de algunos minutos, estaba claro que sus pulmones estaban muy bien desarrollados para una bebé que nació tan prematuramente. Las infusiones habían detenido la secuencia de Potter”.

Debido a que Abigail nació sin riñones, una dolencia llamada agenesia renal bilateral, se le realiza diálisis y seguirá así hasta que pueda recibir un trasplante de riñón. Pero ella es, según palabras de Beutler, “activa, está estable y respira por sí sola”. Los médicos creen que es la primera paciente con este problema en sobrevivir.

Los Beutler anunciaron el nacimiento por Facebook: “Estamos agradecidos a los médicos y enfermeros… quienes, como nosotros, no estaban dispuestos a aceptar el fatal diagnóstico, pero estaban dispuestos a luchar por lo imposible”, escribió la pareja. “Estamos agradecidos a los miles que se unieron a nosotros para rezar por un milagro. Pero principalmente, estamos agradecidos a Dios por responder a esas oraciones”.

“Abigail está haciendo nuevos amigos en la Unidad de cuidados intensivos neonatales de todas las clases sociales que reciben una atención excepcional”, escribieron los Beutler. “Aunque Abigail necesitará atención continua después que venga al hogar, tenemos todas las expectativas de que llevará una vida plena y sana”. Los Beutler dijeron de su hija recién nacida: “Es todo un milagro”.