CrossRoads en Cádiz: huracán ProLife

CrossRoads en Cádiz: huracán ProLife

"Contemplar en estado puro como actúa la juventud provida: ¡qué espectáculo!"
Impresiona la responsabilidad y el compromiso de unos chicos tan jóvenes, pero tan llenos, tan felices, tan seguros de lo que hacen
Jóvenes cristianos luchadores por el Reino de los Cielos. Por abolir el aborto. Por construir la Cultura de la vida

La  magnífica crónica de nuestro delegado DAV en San Fernando, que ha acompañado a los jóvenes apóstoles de la vida a su paso por El Puerto de Santa María, testimonio de una juventud comprometida con el fin del aborto y con construir la Cultura de la Vida.

REDACCIÓN HO.- La crónica nos la remite desde la bella localidad gaditana de El Puerto de Santa María Pedro A. Mejías, delegado HO-Derecho a Vivir en San Fernando:

Ayer fue un huracán de aire fresco en solo una tarde-noche, con los jóvenes de CrossRoads Querían pasar por El Puerto de Santa María y pedían apoyo. No había tiempo. Providencialmente todo se solucionó y vinieron. Quince jóvenes. Algunos habían quedado en Sevilla.

Furgoneta. Autocaravana. Camiseta PRO LIFEFolletos, pegatinas, globos, carteles… Hojas de firmas… Y alegría,  mucha alegría, junto con el cansancio ya acumulado de cientos de kilómetros desde Barcelona… Solo pudimos acudir a dos parroquias, pero estupendamente. En una de ella había… ¡unos mil fieles! asistiendo a la Misa al aire libre, en la urbanización de Vista Hermosa. Y pude contemplar en estado puro como actúa la juventud provida. ¡Y qué espectáculo!

Mi primera impresión de ellos fue la responsabilidad y el compromiso de unos chicos tan jóvenes, pero tan llenos, tan felices, tan seguros de lo que hacen. ¡Nada menos que recorrer España andando! 

Podría contar bastantes cosas de las horas que estuve con ellos: la “perfecta” organización, haciéndolo todo ellos mismos, viviendo de la caridad por los pueblos que pasan, de la acogida de las parroquias, etcétera. Podría hablar del entusiasmo de Jaime, de la apertura de David, de la servicialidad de Toni, de la simpatía de todos

Pero me quedo con un detalle. Pregunté a Cristina que si ella era una de las que habían salido desde Barcelona, andando todos los días. Me dijo que si, y me enseñó como prueba sus ampollas y rozaduras en los pies. Me quedé impresionado, pues era unas heridas importantes. Le comenté que deducía entonces que a partir de ahora iría en el coche-escoba, como era lógico. Me dijo que no, que le dejaban seguir con unos tenis abiertos en el talón… Pero bueno, ¿porqué?, le dije, pensando que era una cabezonería de adolescente. “Porque lo ofrezco por un amigo que tenía cáncer, y  ahora mucho más, pues murió hace dos días”.

Se me pusieron los pelos de punta. Pero no del hecho en sí, de lo romántico, lo emotivo, el heroísmo. Sino de la fe cierta con la que esa chica joven me estaba hablando y era capaz de discernir su vida, de leer los acontecimientos según Dios, la muerte de su amigo. De creer en el amor del Padre.

Son geniales. Y son de los nuestros. Jóvenes cristianos luchadores por el Reino de los Cielos. Por abolir el aborto. Por construir la Cultura de la vida, como indicó Juan Pablo II.

Me han prometido que si Dios quiere, el año próximo los tendremos más tiempo por Cádiz. Tendremos que organizarlo. Será otro huacán PRO LIFE. Seguro.