Bolivia, activa en defensa de la dignidad humana desde la concepción

Bolivia, activa en defensa de la dignidad humana desde la concepción

Grupos proabortistas presionan al Constitucional, que dilucida sobre la reforma penal del aborto
El Manifiesto cívico promovido por el Comité pro Familia de Bolivia insisten en la defensa de la vida frente a las falacias ideológicas del aborto
Apoyados en organizaciones extranjeros como el IPPAS, el recurso de la diputada Mancilla busca imponer la cultura de la muerte
Con ello violan derechos fundamentales, comenzando por el derecho a la vida del concebido, a la salud integral de las mujeres, a la maternidad y a la familia
La Ciencia misma desmiente sus mitos: no existe el aborto seguro, que pro el contraro resulta un depredador para la mujer

Los ciudadanos, unidos en el Comité pro Familia de Bolivia, elevan un Manifiesto ante el Tribunal Constitucional Plurinacional frente a las presiones de grupos minoritarios para imponer una reforma penal que liberalice "el abominable crimen del aborto".

REDACCIÓN HO.- Por su interés, publicamos íntegro a continuación el Manifiesto del Comité pro Familia de Bolivia, constituido por cristianos tanto católicos como evangélicos, de dirigido especialmente al Tribunal Constitucional -que como hemos informado en Noticias HO prepara un fallo para los próximos meses- para evidenciar el rechazo cívico a los intentos de grupos interesados en imponer el abominable crimen del aborto mediante una reforma del Código Penal

Desde hace más de un año, los miembros del Tribunal Constitucional Plurinacional están siendo confrontados con su propia conciencia y la coherencia que deben tener como defensores natos de los derechos humanos fundamentales, al poner en su conocimiento un Recurso directo o abstracto de inconstitucionalidad planteado por la Diputada Patricia Mancilla con el malintencionado fin de que declaren la inconstitucionalidad de algunos artículos del código penal que califican el aborto como delito, cuyo recurso lamentablemente, está basado en argumentos con una clara manipulación de la Constitución Política del Estado, tratando de concatenar con argumentos ideológicos de un feminismo ultra radical de grupos que dicen “defender los derechos de la mujer” que respaldan a la Diputada Mancilla, particularmente el IPPAS, ONG extranjera cuyo objetivo principal es lograr la promoción internacional de la esterilización, del aborto clandestino y del aborto químico a toda costa en Latinoamérica, sin importarle la estructura pluricultural, el respeto a valores y principios fundamentales, y menos la soberanía de nuestro país, de una forma muy evidente, contradiciendo además derechos fundamentales como el derecho a la vida del niño concebido, derecho a la salud integral de las mujeres, a la maternidad y a la familia; fundando la pretensión de dicho recurso en el Art. 66 de la Constitución Política del Estado, que reconoce en una cláusula cerrada “los derechos sexuales y derechos reproductivos”, sin que éste artículo haya establecido sus límites y a qué derechos expresamente se refiere, debido a que en nuestro país, se encuentra en debate y TOTAL RECHAZO a la agenda pro abortista de los grupos feministas radicales organizadas en Observatorios y asociaciones de la mujer desde el 2004, cuyas organizaciones de ninguna forma nos representan a todas las mujeres bolivianas, debido a que desde aquella fecha la sociedad boliviana RECHAZO la Ley 810, cuya norma encubría toda la plataforma de las libertades sexuales sin límite alguno de edad y de moral alguna.

Sin embargo de dicho antecedente, sorprendiendo al Tribunal Constitucional a través de dicho recurso abstracto de insconstitucionalidad, se pretende dar por hecho de que los “derechos sexuales y reproductivos, que se introdujo en la Constitución sorprendiendo la buena fe de los constituyentes, se estaría aprobando implícitamente “la interrupción del embarazo hasta las doce semanas de gestación” argumento totalmente falaz, ya que lo que se pretende es ahora sorprender a los Magistrados del TC, con esta posición que de ninguna forma Bolivia ha aprobado, pretende más bien relativizar los Derechos Fundamentales, como el derecho a la vida y la dignidad humana desde la concepción, utilizando ésta vez al Tribunal Constitucional Plurinacional para fines particulares y fines oscuros, de supuestos “derechos de la mujer a decidir la interrupción voluntaria del embarazo en condiciones de seguridad y antes de las doce semanas de embarazo.; ésta pretensión, no es nada más que una manipulación constitucional para permitir la matanza de niños concebidos indefensos, pero de ninguna forma es la posición de la generalidad  de las mujeres bolivianas.

Resulta entonces necesario, hacer conocer a la opinión pública que el mito del aborto “legal y seguro” es parte de una estrategia abortista que se llama “salud reproductiva”, que no es nada  más que un conjunto de estrategias en torno a una tergiversación de la promoción de la "salud". La expresión “salud reproductiva” y sus derivados como “derechos sexuales y reproductivos”, es también uno de los muchos slogans eufemísticos que utiliza la “cultura de la muerte” para ocultar la realidad del aborto que está tratando de promover. Viéndose en muchos países que han aprobado éstas políticas sexistas, más libertinaje sexual en los adolescentes, infanticidios por causa del aborto supuestamente seguro, incremento de la infertilidad y más suicidios de mujeres.

Actualmente tenemos miles de conclusiones científicas que acreditan que el “aborto seguro” no existe, por el contrario resulta depredador en la mujer, así se la practique en un quirófano de la Nasa. Como antecedente reciente, tenemos la conclusión del titular del científico Dr. Elard Koch, Director del Instituto de Epidemiologia Molecular (MELISA) en la Universidad Católica de la Santísima Concepción (Chile). Investigador, conferencista y columnista destacado, expone sus sólidos argumentos concluyendo “que el aborto no es una opción saludable, para menores de edad que resultan embarazadas producto de la violencia sexual. Desde el punto de vista de la evidencia científica cuantitativa, vale decir, estudios que han evaluado y comparado el aborto electivo con mujeres que llevan el embarazo a término, en general lo que se observa es que el aborto provoca consecuencias deletéreas -negativas- tanto para la salud mental de esa mujer que aborta electivamente, como para su salud reproductiva futura.”

Estas razones nos tienen que motivar a las bolivianas y bolivianos a no dejarnos engañar con tales eufemismos ultra feministas, que lo único que consiguen con éstas campañas de “salud sexual y reproductiva” no es nada más que el deterioro de la salud de la mujer, así como la relativización de los valores y derechos humanos fundamentales. Motivos suficientes que han motivado a un centenar de organizaciones pro vida y pro familia organizados en todo nuestro país, a apersonarnos al TC y presentar nuestra IMPUGNACION al recurso abstracto de inconstitucionalidad de la Diputada Mancilla, quién, no puede permitir que empresas transnacionales utilicen su mandato para ir en contra de la salud de la mujer boliviana, engañadas por grupos ajenos a nuestra cultura.

Esperemos que los magistrados del Tribunal Constitucional Plurinacional, se declaren incompetentes para decidir tal demanda, por cuanto nunca ha sido la voluntad de los constituyentes que nos han representado en la Asamblea Constituyente, legalizar el aborto, acción fútil de organismos transnacionales para el control de la natalidad en países menos desarrollados, que en último caso, salga en defensa y protección de la dignidad humana desde la concepción, como derecho fundamental de la vida de todo ser humano.