Éxito cívico: el Constitucional croata elimina el adoctrinamiento sexual de los niños en la escuela

Éxito cívico: el Constitucional croata elimina el adoctrinamiento sexual de los niños en la escuela

Se impartía desde este semestre a los alumnos de Primaria. El alto tribunal estima que vulnera el derecho a la libertad educativa, al dictar clases sobre masturbación, anticoncepción e ideología de género.

REDACCIÓN HO.-  Este semestre se había introducido en la asignatura Educación para la Salud -para niños a partir de nueve años- tres clases dedicadas a temas sobre sexualidad, como la masturbación, la anticoncepción y la diferencia entre “sexo” y “género”. El controvertido programa desató en Croacia, enfrentamientos entre muchos asociaciones de padres, que se vieron apoyados por la Iglesia Católica, religión mayoritaria en el país, y el Gobierno de centroizquierda.

A finales del pasado mayo, ya informábamos en Noticias HO de los importantes éxitos educativos que la rebelión cívica de los padres, defendiendo su derecho como primeros educadores, habían conseguido en el país: El ejemplar activismo de la plataforma de padres GROZD suma dos grandes victorias y gracias a su iniciativa, el Constitucional tumbaba el nocivo programa de salud educativa impuesto por el Gobierno socialista en las escuelas y, por otra parte, se lograban las firmas necesarias para el referéndum que llevará a modificar la Constitución y blindar la auténtica naturaleza del matrimonio. 

El Estado no cumplió su deber constitucional de ajustar de forma equilibrada el programa de Educación para la Salud en las escuelas públicas con el derecho y la libertad constitucionales de los padres a la educación de sus hijos”, argumentó Mato Arlovic, uno de los magistrados del alto tribunal, según la agencia Hina. El magistrado indicó que en la adopción del programa educativo sobre sexualidad no se respetó la obligación constitucional de posibilitar la participación de los padres. “La Constitución destaca en especial esa obligación en el procedimiento de adopción de programas relacionados con convicciones o creencias”, dijo Arlovic.

Dos asociaciones de padres católicos y un partido nacionalista recurrieron al Tribunal Constitucional para impugnar el contenido, pues se estaba violando el derecho de los padres a decidir la educación de sus hijos, pues los contenidos promovían la homosexualidad y el libertinaje sexual.