La niña chilena quiere ser madre

La niña chilena quiere ser madre

Fracasa la maniobra de agitación abortista en pleno proceso electoral
El PSOE reclamó que se abortara al bebé.
La izquierda chilena quiso utilizar el caso para introducir el aborto en Chile

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, asegura que el Gobierno de su país protegerá a la menor embarazada tras sufrir una violación y cuidará de su salud.

REDACCIÓN HO.-La niña de 11 años violada por su padre no quiere abortar. Belén, seudónimo con el que esta niña es conocida en Chile, ha declarado a una cadena de televisión chilena que desea tener a su hijo a pesar de las circunstancias que rodearon su concepción:

“La voy a querer mucho, aunque sea de ese hombre que me hizo daño".

El Gobierno chileno se vuelca para defender la vida

En Chile el aborto no está permitido y el presidente Sebastián Piñera ha declarado que el Gobierno protegerá a la niña, embarazada de 14 semanas, y cuidará de su salud:

“La vida de la madre está siempre en primer lugar. Le he pedido al ministro de Salud que se preocupe personalmente por cuidar la salud de Belén. Vamos a saber proteger la vida de Belén con todos los instrumentos que nos da la ciencia médica y con todo el cuidado que le está prestando el sistema público de salud".

PSOE y lobby abortista quieren imponer el aborto a la niña

El lobby abortista, la izquierda chilena y la cabeza de lista del Partido Socialista, Michelle Bachelet, intentaron convertir a Belén en instrumento de sus planes para introducir el aborto aprovechando su caso y la próxima convocatoria electoral, prevista para el próximo mes de noviembre. También el PSOE presionó para que la niña abortara. La secretaria de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié, pidió al Gobierno español que reclamara al Ejecutivo chileno el “derecho” al aborto de Belén.