Derecho a Vivir señala 8 razones por las que una violación no es motivo para abortar a un niño

Derecho a Vivir señala 8 razones por las que una violación no es motivo para abortar a un niño

El PSOE se suma a la campaña chilena del caso Belén
Piden que una niña violada aborte
El hijo de una violación no tiene culpa del crimen de su padre
Existen testimonios de hijos de violaciones no abortados

Testimonios de hijos de violaciones no abortados, AQUÍ

MADRID, 8 DE JULIO DE 2013.- Ante la reclamación del PSOE al Gobierno para que presione al Ejecutivo chileno en el caso de la niña apodada Belén que resultó embarazada a causa de una violación, Derecho a Vivir señala algunas razones por las que ni siquiera en una circunstancia tan terrible como la de una violación debe acabarse de manera arbitraria con la vida de un ser humano.

La doctora Gádor Joya denuncia que “el PSOE vuelve a tomar un caso grave, lo manipula y tergiversa para hacerlo aún más dramático para imponer a todas las madres en situaciones de dificultad ser madres de hijos muertos. El aborto por causa de violación sólo añade un nuevo crimen y no ayuda a la madre ni al hijo”.

La portavoz de Derecho a Vivir recomienda “a quienes quieran conocer de primera mano cómo se sienten los hijos fruto de violaciones que no fueron abortados que estudien sus testimonios. Están en internet, al alcance de todos”.

Derecho a Vivir señala ocho razones por las que una violación no es motivo para abortar a ningún niño.

  1. El aborto, sea cual sea la circunstancia de la madre, supone acabar con la vida de un ser humano.
  2. La violación es una atrocidad y un delito que debe perseguirse. Pero el embrión no es culpable de lo que le sucedió a su madre, ni de que su padre sea un criminal.
  3. El culpable de la violación no es el embrión, pero quieren convertirlo en la principal víctima.
  4. Si no contemplamos la pena de muerte, ni siquiera para el violador, ¿por qué algunos la defienden para el hijo?
  5. La madre no tiene por qué quedarse con el hijo. La adopción es una respuesta más humana.
  6. El aborto no soluciona, ni cura, ni hace desaparecer lo ocurrido. Al trauma de la violación se suma el del aborto.
  7. La historia personal del embrión o sus características familiares no le restan carácter humano.
  8. La cualidad humana del embrión, y por tanto su dignidad y protección, no depende de lo que sucedió entre sus progenitores.