Más abortistas son denunciados por perpetrar infanticidios en abortorios de Estados Unidos

Más abortistas son denunciados por perpetrar infanticidios en abortorios de Estados Unidos

Una larga lista: Kermit Gosnell, Douglas Karpen, Tommy Tucker, Shelley Sella...
Horrores perpetrados contra niños que consiguieron sobrevivir al aborto

Tras los crímenes de Gosnell y las acusaciones contra Douglas Karpen, menos conocidos son los infanticidios de Tommy Tucker al que se le ha retirado la licencia. Ahora, también, han salido a la luz nuevos infanticidios que habrían sido perpetrados por Shelley Sella, tras fallidos abortos de tercer trimestre gestacional.

REDACCIÓN HO.- Hace algún tiempo, Live Action publicó informaciones sobre una serie de bebés que milagrosamente nacieron vivos después de abortos. Pero los abortistas no les permitieron sobrevivir. Un artículo recoge las acusaciones hechas por un trabajador del abortorio contra el Dr. Tommy Tucker, que ha perdido ya su licencia después de ser implicado en la muerte de una mujer en su centro.

Centros de los "horrores" que se suman a los ya condenados de Gosnell y a los denunciados de Douglas Karpen.

Menos conocidas son las acusaciones contra la Dra. Shelley Sella. Según las denuncias, las mujeres venían de todas partes del país para abortar a sus bebés en el tercer trimestre del embarazo en la clínica del Dr. Tiller donde ella trabajaba, lo que se conoce como 'abortos tardíos'. Algunos de los niños habían sido delatados por las pruebas prenatales con algún tipo de discapacidad, muchos de ellos con síndrome de Down, otros, sin embargo, estaban perfectamente sanos. Un ex trabajador de dicho abortorio, Luhra Tivis, que dejó su trabajo y se convirtió en provida, ha declarado que la mayoría de los bebés muertos por el Dr. Tiller y por sus compañeros estaban sanos.

Según un artículo publicado en LifeNews, el sitio web de dicho abortorio, decía a los padres que venían a abortar a sus hijos con discapacidad: "Si desea ver al bebé, llamamos a esto una identificación y un encuentro-separación... durante este encuentro vamos a describirles lo que está bien con su bebé, vamos a identificar lo que está mal con su bebé, podrán sostener al bebé... la identificación y el encuentro-separación pueden incluir dos o tres horas con el bebé... la parte difícil de este proceso es decir adiós a la relación que tienen con su hijo, decir adiós a las esperanzas y sueños que tenían...".

En el año 2008, otra trabajadora, Tina David, una enfermera licenciada (aquí puede escuchar su testimonio) declaró que Shellye Sella había apuñalado a un bebé superviviente al aborto:

"Bueno, mi trabajo, como he dicho, mi trabajo consistía en mantener la pierna y contar las partes, si estaba en pedazos. Y esto era ... tal vez 35 semanas. Eso es bastante grande .... Era un bebé grande .... [el] bebé salió, y se estaba moviendo. No sé si estaba vivo o si eran nervios, no tengo ni idea. Pero la Dra. Sella me miró de inmediato, tomó un utensilio y se lo clavó, aquí, y lo retorció. Y entonces no se movió más. "

La enfermera llegó a decir que el nacimiento vivo de ese bebé había sido "inusual" debido a la manera de perpetrar los abortos en el centro de Tiller: una inyección en el corazón del bebé lo mataba antes de extraerlo del vientre de su madre. Sin embargo, en ese caso, parecía que la inyección no había funcionado. Iguales procedimientos de abortos fallidos, que los promuerte llaman "excepciones", y posteriores infanticidios,  han quedado demostrados que se perpetraban en el abortorio del condenado Gosnell, donde existen numerosas pruebas en los cuerpos de los pequeños, además de las fotografías tomadas por los trabajadores del abortorio, y así también lo relatan los testigos del abortorio de Douglas Karpen.

Sin embargo, la acusación contra Sella, no pudo ser probada porque el cuerpo del bebé fue quemado en el crematorio del abortorio junto con las demás partes de otros bebés que fueron abortados ese día, y por ello no pudo practicársele la autopsia.