Rusia, otrora símbolo del ateísmo, toma partido por la libertad religiosa

Rusia, otrora símbolo del ateísmo, toma partido por la libertad religiosa

El país que exportó ateísmo y laicismo decide empezar a tomarse en serio la protección de la libertad religiosa
Con una gran pluralidad de credos y un historial de cruel persecución antirreligiosa, procede a modificar su Código Penal frente a las ofensas a los sentimientos religiosos
Los ateos quedan igualmente protegidos, pero se castiga la evidente ofensa a la sensibilidad religiosa, especialmente cuando se realiza en lugares de culto
Aunque la población es muy poco practicante, el Estado considera las religiones un factor de cohesión social
La asignatura de religión ha pasado así a ser obligatoria desde el pasado septiembre

El país que exportó ateísmo y el laicismo durante 70 años y que ejecutó al menos a 140.000 ciudadanos por ser cristianos devotos o líderes religiosos en sus primeros 20 años de comunismo decide tomarse en serio las ofensas a los sentimientos religiosos.

REDACCIÓN HO.- Un intersante y completo artículo publicado hoy en Religión en Libertad muestra a la perfección este giro de 180 grados en Rusia, que ha decidido ocuparse realmente de la protección de la libertad religiosa: el país que exportó ateísmo y laicismo durante 70 años y que ejecutó al menos a 140.000 ciudadanos por ser cristianos devotos o líderes religiosos en sus primeros 20 años de comunismo, ha decidido ahora multar en serio a quien cometa ofensas contra la sensibilidad religiosa de las personas, con multas dehasta 15 mil dólares o tres años de cárcel. 

Rusia no es una esquina marginal del mundo: ocupa una sexta parte de la tierra emergida, cuenta con 143 millones de habitantes (aunque, como España, pierde población) y tiene vocación de poder mundial, no sólo regional.  La Federación Rusa es el país con más musulmanes de Europa: unos 14 millones, aunque muy poco devotos. Además, un 70% de habitantes se declaran cristianos ortodoxos (sólo entre 3 y 15 millones serían practicantes). Hay minorías protestantes (1,5 millones), budistas (quizá medio millón, en las regiones cercanas a Mongolia), un millón de católicos (aunque sólo una quinta parte se relaciona con la iglesia) e incluso unos 80.000 veterortodoxos ("viejocreyentes", ortodoxos anteriores a la reforma del zar Pedro el Grande). La mayoría de los judíos han emigrado a Israel, pero sigue considerándose una religión de "arraigo oficial" en el país. 

Modificación legal para proteger la libertad religiosa

Con esa pluralidad y un historial de cruel persecución antirreligiosa, Rusia no quiere agitar sentimientos extremistas y ha decidido desalentar las blasfemias, las groserías y, sobre todo, el ataque a los lugares y ceremonias religiosas con multas contundentes y penas de cárcel.  De acuerdo con las nuevas enmiendas incluidas en el Código Penal de la Federación de Rusia:

  • ‘Las actividades públicas que expresen una falta evidente de respeto hacia la sociedad con la intención de ofender la sensibilidad religiosa de los creyentes’ estarán penalizadas con una multa de hasta 300.000 rublos (9.300 dólares) o con una pena de prisión de hasta un año.
  • Cuando este tipo de actividades se realicen en ‘lugares destinados expresamente al culto’, la multa máxima pasará a ser de hasta medio millón de rublos (15.400 dólares), y la pena de cárcel de hasta tres años.

Hasta la fecha, las ofensas religiosas se consideraban como una alteración al orden y se sancionaban con una multa.  El artículo sobre la ‘ofensa a la sensibilidad religiosa de los ciudadanos’ estaba incluido en el Código Administrativo y preveía multas de hasta 1.000 rublos (30 dólares).

A modo de comparación: en España el Código Penal presenta su artículo 525 sobre ofensas a sentimientos religiosos y "a quienes no profesan religión", que dice: «Incurrirán en la pena de multa de 8 a 12 meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.»

En Rusia, los asesores presidenciales se muestran satisfechos con la nueva norma:

  • “La redacción de este artículo ha sido bastante acertada”, comenta Mijaíl Fedótov, jefe del Consejo presidencial de los Derechos Humanos de la Federación de Rusia. El enunciado ‘ofensa a la sensibilidad y a las convicciones religiosas’ ha sido sustituido por ‘actividades públicas... con intención expresa de ofender la sensibilidad religiosa de los creyentes’.“La intencionalidad de ofender la sensibilidad religiosa se debe demostrar, pues existe lo que se conoce como presunción de inocencia”, afirma Fedótov.
  • Atajar el asalto a templos. Por ejemplo, afirmar públicamente ‘Dios no existe’, en sí, no sería objeto de multa alguna. Pero “si una persona entra en una iglesia con un cartel en el que ponga ‘Dios no existe’ o empieza a gritarlo dentro de la iglesia, sobre todo si esto ocurre durante la celebración de la misa, sería una violación clara de la ley”.
  • Los ateos, protegidos. Fedótov también señala que la nueva ley tiene por objeto proteger no solo la sensibilidad de los miembros de las distintas confesiones religiosas, sino proteger también la sensibilidad religiosa de los ateos. “Creyentes son todos: unos creen en Dios y los otros creen que Dios no existe”, explica Fedótov

También satisfacción desde las confesiones religiosas:

  • Contra insultos y exaltados. “Espero que esto evite futuros agravios a los símbolos religiosos y elimine por completo los insultos a la sensibilidad de los creyentes”, cita la agencia RIA Novosti las palabras de Vsévolod Chaplin, presidente del departamento de relaciones sociales de la Iglesia Ortodoxa.
  • También Rushán Abbiasov, vicepresidente del Consejo de muftíes de Rusia, ha acogido satisfactoriamente la aprobación de la ley: “Esta ley puede apaciguar a muchos exaltados y prevenir muchas acciones destinadas a incitar el odio entre culturas y religiones”.

Asignatura de Religión obligatoria, como factor de cohesión social

Aunque la población es muy poco practicante, el Estado considera las religiones un factor de cohesión social, y tiene una asignatura obligatoria de ética y religión en todas las escuelas desde septiembre de 2012: las familias pueden elegir entre 6 opciones: Ortodoxia, Judaísmo, Budismo, Islam, "Fundamentos de la Cultura Religiosa" y "Fundamentos de la Ética Pública" (una alternativa no-religiosa a la asignatura).

Las familias católicas suelen escoger la asignatura de Ortodoxia, a menos que el profesor sea muy anticatólico, en cuyo caso estudian "Ética pública". En realidad la asignatura solo dura un trimestre, muy poco para compensar el enorme analfabetismo religioso de los rusos de cualquier religión. La Iglesia Ortodoxa ya ha pedido que se imparta al menos un año entero. 

Prohibida la publicidad esotérica

Otro rasgo del país es que desde 2010 el Estado ha prohibido la publicidad de chamanes, curanderos, futurólogos y videntes, entre otros practicantes del ocultismo. Es un negocio que movía 2.000 millones de dólares anuales.  «En Rusia hay 800.000 curanderos, pero sólo 620.000 médicos. Es ridículo tratar un dolor de muelas restregando la mejilla con el rabo de una rata», afirmaba la diputada Tatiana Yákovleva, miembro del comité de Sanidad de la Duma rusa. 

Esos “charlatanes atraen a muchos clientes sin dar ninguna garantía y muchas veces están implicados en fraude (...). Causan un perjuicio moral y físico a la gente y un perjuicio económico al país”, denunciaron los diputados al presentar la iniciativa parlamentaria. Una encuesta del centro Levada cifró en un 20 por ciento el número de rusos que ha visitado curanderos para encontrar una solución para sus afecciones.

El artículo de REL se cierra con un interesantísimo repaso sobre 'Las blasfemias en la historia del siglo XX', en torno a la cuestión: "¿Es bueno que un país sea estricto contra los insultos y el ataque a los sentimientos de colectivos y comunidades?"