Nueve imputados por malversación de fondos en el hospital Sant Pau de Barcelona

Nueve imputados por malversación de fondos en el hospital Sant Pau de Barcelona

Hay varios religiosos imputados y un exconsejero catalán ya fallecido
También el director gerente de la Fundación Privada del Hospital, Jordi Bachs
Dos exgerentes, Jordi Colomer y Josep Anton Grau
El expresidente del Instituto Catalán de la Salud, Josep Prat
Y el exteniente de alcalde del Ayto. de Barcelona, Xavier Casas

El hospital que es coadministrado por la Arquidiócesis católica de Barcelona, además, continuamente genera noticias escandalosas por los documentos de los abortos que en él se perpetran.

REDACCIÓN HO.- Un informe de la Sindicatura de Cuentas destapó supuestas irregularidades en la contratación de las obras de reforma del Sant Pau, que se ejecutaron en cuatro fases entre octubre de 2000 y mayo de 2006. El coste final de la facturación de las cuatro fases se elevó a 217 millones de euros, con un desvío de 38,5 millones, ya que el volumen total contratado fue de 178,5 millones, según datos recogidos por los medios. El informe también reveló la adjudicación directa de algunas obras y servicios por importes de 14 millones, 16 millones y 75 millones de euros, respectivamente.

Entre los imputados: varios religiosos y un exconsejero

Por ello, el Juzgado de Instrucción 22 de Barcelona ha citado a declarar en calidad de imputados a nueve personas más en relación a la instrucción por el caso del Hospital de Sant Pau por presunta prevaricación y malversación de caudales públicos, entre las que se encuentran dos fallecidos: el exconsejero catalán Josep Laporte y el religioso Malaquías Zayas.

Los altos cargos imputados en este caso de corrupción

Entre los imputados, que declararán el 3 de julio a petición de la Fiscalía, figuran el expresidente del Instituto Catalán de la Salud (ICS) Josep Prat -ya imputado por el 'caso Innova'- y el exteniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona Xavier Casas.

También han sido imputados el director gerente de la Fundación Privada del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Jordi Bachs; los exgerentes del Hospital de Sant Pau, Jordi Colomer y Josep Anton Grau -actual director de la Autoritat del Transport Metropolità (ATM)-; y los religiosos Joan E. Jarque y Josep Anton Arenas, según publica Europa Press.

La imputación responde a la denuncia que en su día presentaron trabajadores del hospital de Sant Pau por presuntas irregularidades detectadas en las cuentas de la institución. El juez investiga "la contratación sucesiva de las obras del nuevo hospital en un espacio prolongado de tiempo, con intervención de numerosas personas".

Siguen los abortos en este hospital con participación de la Iglesia católica

El Hospital de Sant Pau de Barcelona, que es coadministrado por la Arquidiócesis católica de Barcelona, ha vuelto a ser noticia recientemente por los abortos allí perpetrados. El último conocido, en el mes de mayo, fue noticia hace pocos días en HO:  el aborto se perpetró contra un bebé en gestación a principios del mes de mayo en un aborto programado, basándose en una "sospecha" de malformación que por lo general no implican un peligro médico para la madre, según documentos internos del hospital que obtuvo LifeSiteNews.

Sanidad también reveló los datos de los abortos que este hospital realizó en 2011

También los documentos del ministerio de Sanidad contradicen las vehementes y repetidas negaciones del arzobispo de Barcelona, Cardenal Lluís Martínez Sistach, quien ha desestimado numerosos informes publicados en los medios españoles y del extranjero sobre el homicidio de niños por nacer en ese hospital desde que comenzaron a publicarse en 2010.

Negando la evidencia

El arzobispo de Barcelona, Cardenal Lluís Martínez Sistach, se ha negado a contestar a grupos provida durante años sobre las numerosas denuncias de abortos en el hospital, que comenzaron a aparecer en los medios de comunicación en 2010, cuando los registros del gobierno fueron revelados por el periódico español ABC, indicando que varios hospitales catalanes en cuyo patronato participaba la Iglesia Católica habían realizado abortos durante años. En 2011, el Cardenal comenzó públicamente a negar las denuncias, alegando que no ocurren abortos en Sant Pau, y agregando que se ha dado una orden de no realizar abortos.