Nuevo aborto en Sant Pau: ¡El feto es perfecto! “¡Somos un campo de exterminio!”

Nuevo aborto en Sant Pau: ¡El feto es perfecto! “¡Somos un campo de exterminio!”

El aborto se realizó contra un feto de 17 semanas, por medio de Misoprostol, aduciendo malformación fetal
Nada lo avalaba, y de hecho las pruebas realizadas a la niña confirmaban que estaba sana
"El feto era perfecto!¡Somos un campo de exterminio!", exclama un testigo horrorizado
Mientras, desde el Arzobispado de Barcelona se sigue guardando silencio sobre los abortos perpetrados en hospitales en los que participa, excepto para negarlos

LifeSiteNews comparte con HO los documentos que prueban el aborto provocado en este hospital de participación católica de Barcelona al 'sospecharse ' malformación fetal. No era así, como avalan los informes y un testigo horrorizado.

REDACCIÓN HO.- La prestigiosa web provida LifeSiteNews se ha dirigido a HO para compartir esta información, fruto del trabajo de investigación de Matthew Cullinan Hoffman, y que por su interés reproducimos íntegra a continuación:

El Hospital de Sant Pau de Barcelona, que es coadministrado por la Arquidiócesis católica de Barcelona, mató a un bebé en gestación a principios de este mes en un aborto programado, basándose en una “sospecha” de malformación que por lo general no implican un peligro médico para la madre, según documentos internos del hospital que obtuvo LifeSiteNews.

Los documentos contradicen las vehementes y repetidas negaciones del arzobispo de Barcelona, Cardenal Lluís Martínez Sistach, quien ha desestimado numerosos informes publicados en los medios españoles y del extranjero sobre el homicidio de niños por nacer en ese hospital desde que comenzaron a publicarse en 2010.

Los documentos, escritos en catalán y español, incluyen texto copiado en formato Word que supuestamente se tomó de registros informáticos del hospital, como así también dos capturas de pantalla de computadoras del hospital. Indican que una mujer ingresó al hospital el 13 de mayo a las 10 a.m. “para interrupción médica de la gestación por sospecha de osteocondrodisplasia fetal con hipoplasia torácica”.

De acuerdo con referencias médicas convencionales, la osteocondrodisplasia es un trastorno que causa retraso en el crecimiento de los huesos, y por lo general se asocia con el enanismo. La hipoplasia torácica es una falta de crecimiento completo en el área del pecho. Ninguna condición necesariamente pone en riesgo la vida, y ninguna se asocia necesariamente con un mayor riesgo médico para la madre durante el embarazo.

Aborto mediante Misoprostol

El instrumento de muerte para el niño por nacer fue la droga abortiva misoprostol, que es sumamente efectiva para hacer que el cuerpo de la mujer aborte en forma espontánea y expulse prematuramente el feto, una niña que estaba en su semana decimoctava de gestación.

“El proceso de evacuación uterina con misoprostol se inició a las 10:30 a.m. Se administró vía vaginal 800mcg de misoprostrol y luego 400mcg/3h en forma oral”, indica el registro, agregando que la mujer tuvo “fiebre materna durante el procedimiento, por lo cual se le administró 1g de paracetamol”. Para su dolor durante las contracciones, la mujer también recibió anestesia epidural.

La paciente finalmente “expulsó el feto, que era una niña, en un estado de paro cardiorrespiratorio”, conforme a la cronología, y “expulsó la placenta a las 10 p.m.”. Un ultrasonido indica que la paciente retuvo “restos ovulares”, y se la llevó a un sector de partos del hospital para realizarle otro tratamiento.

“¡El feto era perfecto!”

La cronología médica muestra los resultados de una serie de pruebas realizadas en el cuerpo de la niña, supuestamente en un intento de verificar defectos congénitos, pero todas las pruebas son negativas o “normales”.

Aunque un médico responsable en la cronología del hospital asegura que el tipo o “fenotipo” del cuerpo del niño era “altamente compatible con la orientación de diagnóstico”, implicando que el cuerpo estaba deformado, al menos una testigo cuyo testimonio obtuvoLifeSiteNews afirma lo contrario, diciendo: “¡El feto era perfecto!”.

¡Somos un campo de exterminio! exclama un testigo horrorizado

“¡¡¡Era un feto de 17 semanas y 3 días!!! ¡Un aborto programado! No tengo palabras”, escribe la testigo en un correo electrónico que obtuvo Notifam. “Se consideraba una gestación de riesgo. Los análisis salieron negativos, el cariotipo [una prueba para el Síndrome de Down y otros defectos genéticos] era negativo, la amniocentesis también, pero por algún motivo se sospechaba de un “enanismo” congénito, […]”.

Con consternación, la testigo escribe: “¡Somos un campo de exterminio!”. También afirma que las radiografías realizadas al feto inexplicablemente ya no se pueden encontrar en el hospital, lo que lleva a la testigo a preguntarse si no han sido quitadas para esconder pruebas del error en el diagnóstico del hospital.

El Arzobispo de Barcelona continúa negando los abortos

El arzobispo de Barcelona, Cardenal Lluís Martínez Sistach, se ha negado a contestar a grupos pro vida durante años sobre las numerosas denuncias de abortos en el hospital, que comenzaron a aparecer en los medios de comunicación en 2010, cuando los registros del gobierno fueron revelados por el periódico español ABC, indicando que varios hospitales catalanes en cuyo patronato participaba la Iglesia Católica  habían realizado abortos durante años. En 2011, el Cardenal comenzó públicamente a negar las denuncias, alegando que no ocurren abortos en Sant Pau, y agregando que se ha dado una orden de no realizar abortos.

Sin embargo, las pruebas del homicidio de niños por nacer en Sant Pau han seguido acumulándose. Revelaciones recientes [que hemos ido recogiendo en HO], incluyen un informe de abril de 2012 realizado por ACI Prensa y otros medios de difusión españoles de una mujer a la cual el hospital le ofreció un aborto dos veces, un artículo en la revista médica española Rol en septiembre del año pasado, que documentaba un aborto eugenésico en el hospital, y un vídeo con cámara oculta tomado en una discusión entre el personal sobre la política del hospital de realizar pruebas de amniocentesis peligrosas con el propósito de matar a niños por nacer, también en septiembre de 2012. Otros informes han documentado pruebas de abortos en el hospital, y otros hospitales asociados con la Iglesia Católica en la región de Cataluña, que datan al menos de una década.

En una entrevista en junio de 2012 con Vatican Insider de La Stampa, el Cardenal Martínez Sistach restó importancia a los informes del momento sobre abortos en el hospital, afirmando que la institución “actúa de acuerdo con las normas de la moral cristiana ”, y quejándose de que la cobertura de prensa estaba dañando la “buena fama” del Sant Pau.

“El Hospital nunca ha pedido acreditación para realizar abortos a tenor de la legislación civil, atendido su ideario que está a favor de la vida y contra el aborto”, Martínez Sistach contó a La Stampa. “Los responsables administrativos me han dicho que no se hacen abortos”.

Documentos relacionados: