Caso Beatriz: "No hay que hablar de aborto sino de parto prematuro"

Caso Beatriz: "No hay que hablar de aborto sino de parto prematuro"

"Superando las 24 semanas de gestación en ningún caso deberíamos hablar de aborto, si no de parto prematuro"
"En este caso no tiene sentido plantear un aborto porque existe una alternativa factible, la inducción del parto si Beatriz empeora"
"La opción del aborto es más peligrosa para la mujer"
"Además supondría la muerte del hijo de una manera mucho más traumática"

Desde la Ciencia es un falso debate: "Superando las 24 semanas de gestación, no tiene sentido un aborto al existir una alternativa factible, la inducción del parto si Beatriz empeora. El aborto es más peligroso para la mujer, y además supondría la muerte del hijo de una manera mucho más traumática". 

REDACCIÓN HO.- Derecho a Vivir entrevista para HO al Doctor José Ignacio Sánchez, reputado ginecólogo: 

¿En qué consiste el Lupus?

El Lupus Sistémico es una enfermedad que afecta a múltiples órganos y que habitualmente mejora durante el embarazo, al igual que la mayoría de enfermedades autoinmunes.

Parece que el tipo de lupus que padece Beatriz, es el lupus discoide. ¿Es esta enfermedad tan grave que obligue a practicar un aborto a la mujer para salvar su vida?

El Lupus Discoide es una enfermedad de la piel, localizada en una parte de la misma y que no tiene repercusión en el resto de los órganos. 

Se estima que Beatriz supera las de 24semanas de gestación [el informe de la CIDH indica acreditado en su petición a El Salvador que está de 26 semanas, páginas 6-7, punto 8]. A esta edad, ¿podría inducirse el parto en caso de empeoramiento grave de la mujer?

A esta edad gestacional, en un centro con una unidad de cuidados intensivos neonatales como las que por ejemplo existen en todos los grandes Hospitales de España, sin duda alguna que si el estado de salud de la madre lo hiciera necesario se induciría el parto, o más probablemente se realizaría una cesárea para ofrecer la adecuada atención médica, tanto a la madre como a su hijo.

El hijo de Beatriz padece una malformación llamada anencefalia. ¿Esta malformación supone algún riesgo por sí misma para la madre?

No, en absoluto. El que el hijo tenga una anencefalia no supone riesgo alguno para su madre.

¿Tienen relación la malformación del hijo de Beatriz con la enfermedad de esta, o deben tratarse y valorarse como temas independientes?

La anencefalia es una enfermedad de origen multifactorial, que se ha relacionado entre otras causas con un déficit de vitaminas del grupo B (ácido fólico especialmente), lo que produciría en la semana 6 de embarazo una alteración en el cierre del tubo neural. No tiene nada que ver con el Lupus.

El Instituto de Medicina Legal de El Salvador ha estudiado el caso de Beatriz, y afirma que está estable y que la enfermedad no supone un riesgo inminente para la mujer. En su opinión, y con la información que tenemos en este momento, ¿cómo cree que debería tratarse este caso, desde el punto de vista médico?

En mi opinión se debería seguir (atender, revisar...) el embarazo en una unidad especializada en el manejo de estos casos. Es fundamental que sea orientada por especialistas con experiencia en enfermedades autoinmunes y embarazo en el caso de que tuviera un lupus sistémico, o en nefropatías y embarazo si el problema fuera tan sólo renal. 

En el caso de que el problema médico fuera rebelde a los tratamientos, y antes de que se afectara a la salud de la madre se adelantaría el parto. 

En estas semanas de gestación (más allá de la semana 20) en ningún caso deberíamos hablar de aborto, si no de parto prematuro.

En este caso no tiene sentido plantear un aborto porque existe una alternativa factible, como es la inducción del parto si Beatriz empeora. La opción del aborto es más peligrosa para la mujer, y además supondría la muerte del hijo de una manera mucho más traumática.

En el siglo XXI, ¿existe alguna enfermedad en la mujer que no pueda ser tratada durante e embarazo o que obligue a una terminación de este a través de un aborto provocado?

Nunca la Medicina ha estado tan avanzada como en la actualidad, lo que nos permite ofrecer consejo preconcepcional, para encontrar el mejor momento para buscar un embarazo, así como cuidados adecuados a las mujeres que padezcan una enfermedad y se planteen ser madres. Por ello ante una situación de enfermedad materna y embarazo resulta fundamental buscar un centro especializado, que cuente con un equipo multidisciplinar acostumbrado al manejo de las mismas. El aborto provocado nunca es la solución. Además, en casos de enfermedades extremadamente graves, la naturaleza es sabia, y es difícil que haya un embarazo, al menos espontáneo.