Triunfo provida: la Justicia de El Salvador no se deja engañar por el falso "conflicto de derechos"

Triunfo provida: la Justicia de El Salvador no se deja engañar por el falso "conflicto de derechos"

"Los derechos de la madre no pueden privilegiarse sobre los del nasciturus"
"Autorizar la práctica de un aborto contraría la protección constitucional" al no nacido
Se evidencia ante el alto tribunal salvadoreño la manipulación del 'Caso Beatriz'
El informe pericial del equipo médico multidicispilinar concluyó ante la CS que la vida de la joven no peligra y que debía seguir el embarazo e inducirle el partp

"Los derechos de la madre no pueden privilegiarse sobre los del nasciturus": la Corte Suprema no se amilana ante el lobby abortista, que con campañas como la desatada por Amnistía Internacional y el IPPF manipulan el caso Beatriz para promover el aborto en el país.

REDACCIÓN HO.-  "Este tribunal sostiene que los derechos de la madre no pueden privilegiarse sobre los del nasciturus (el que ha de nacer) ni viceversa; asimismo, que existe un impedimento absoluto para autorizar la práctica de un aborto por contrariar la protección constitucional que se otorga a la persona humana 'desde el momento de la concepción'", destaca la sentencia, dictada ayer. Con estas palabras en su sentencia, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador rechaza la solicitud de aborto para Beatriz (o B.C.), nombre supuesto para salvaguardar la identidad de una joven de 22 años que, como venimos informando en HO, padece lupus e insuficiencia renal. Madre de un niño de un año y habiendo superado las 24 semanas de embarazo [el informe de la CIDH indica acreditado en su petición a El Salvador que está de 26 semanas, páginas 6-7, punto 8] de un bebé al que le han diagnosticado anencefalia, su caso ha sido manipulado por el lobby abortista internacional con objeto de promover el aborto, inhumana práctica contra la que se blindó legalmente el país en 1998.  

La sentencia

El fallo de la Sala de lo Constitucional, adoptado por los votos de tres magistrados, uno en contra y una abstención, se ha hecho público hoy jueves, en la cuenta de esta institución en la red social TwitterLa Sala ordena que se siga atendiendo el embarazo  también insta a los médicos a "continuar monitoreando el estado de salud de la peticionaria y (...) brindarle el tratamiento que en cada momento le resulte idóneo para su condición médica, así como implementar los procedimientos que, según la ciencia médica, se estime indispensables para atender las futuras complicaciones que se presenten".

El Constitucional dictaminó también que los exámenes periciales a los que se ha sometido a Beatriz han mostrado que la mujer está recibiendo el tratamiento adecuado y que está “estable”. Consideran, por tanto, que con los cuidados adecuados que deber seguir recibiendo, la continuidad con el embarazo no pone en riesgo la vida de la mujer. “Los médicos deben asumir los riesgos que conlleva el ejercicio de su profesión; de allí que a ellos les corresponde estrictamente decidir los procedimientos y el momento de actuar, tomando en cuenta el referido mandato constitucional que garantiza la vida de la madre y del producto de la concepción”, añade la sentencia.

Tras la notificación del fallo, las organizaciones proabortistas han volcado su presión sobre el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, para que permita el aborto aún a  costa del pronunciamiento de la Justicia. La ministra de Salud, María Isabel Rodríguez, les brindó su apoyo: hizo un llamamiento hace semanas para que se le concediese un "permiso especial" y que los médicos que intervinieran mantuvieran la impunidad.  Otro gran aliado de esta presión abortista están siendo los medios de comunicación; también la ONU uso su dosis de presión: el coordinador de la ONU en El Salvador, Roberto Valent, declaraba el pasado 28 de abril a la prensa que el “Sistema de las Naciones Unidas (...) hace un llamado a las autoridades competentes a tomar las medidas necesarias a la mayor brevedad posible para proteger el derecho a la vida”  de la joven. Frente a lo evidenciado ante y por la Justicia, hoy son muchos los medios que reciben la sentencia empecinándose en arrastrar la mentira en sus titulares, indicando que "el Supremo de El Salvador niega el aborto a una mujer en peligro de muerte". 

Patinazo abortista en España al usar el caso

Aunque la mentira tiene las patas muy cortas, que dice la sabiduría popular... Sin ir más lejos, el pasado lunes 27 de mayo, en un debate sobre la reforma de la ley del aborto en España en el programa El gato al agua de Intereconomía TV, que enfrentaba a la Dra. Gádor Joya con la coordinadora de mujeres de IU-Madrid, Sara Porras -tratando de dar lecciones de "derechos humanos" al presumir de "experta" ante la portavoz de Derecho a Vivir-, patinaba de lleno cuando iniciaba su intervención aludiendo a este caso, como si estuviera muy solidarizada con Beatriz, pero partía ubicándola en Guatemala (con desprecio incluido a los obispos guatemaltecos). Comenzando en el minuto 6:20 del vídeo, no tiene desperdicio la manipulada alusión. La mención al Caso Savita en Irlanda, más de lo mismo.


Manipulación abortista orquestada en una campaña internacional

Manipulando, con apoyos mediáticos internacionales, el caso de esta joven,  la multinacional abortista Planned Parenthood (IPPF), Amnistía Internacional y Women's Link Worldwide encabezaron una falaz campaña para presionar al Gobierno salvadoreño y convencer a la opinión pública de la supuesta necesidad del mal llamado aborto terapéutico y el riesgo de salud materna , exigiendo que se introduzcan modificaciones legales que permitieran el aborto El Salvador.

El informe médico ante la Corte, sin vuelta de hoja 

Como ya informara HO, el Instituto de Medicina Legal (IML) concluyó en su informe presentado a la Sala de lo Constitucional de la CSJ que Beatriz podía continuar el embarazo sin que ello le supusiera un riesgo para su vida.:

  • El peritaje fue ordenado por la Sala del alto tribunal el pasado 26 de abril, con  el fin de verificar el estado de salud de la joven, tanto físico como mental, y ver si proseguía con el proceso de amparo. El peritaje de IML se realizó el pasado 3 de mayo por diversos especialistas del Colegio Médico, la Asociación de Bioética de El Salvador, la Asociación de Nefrología e Hipertensión Arterial y la Asociación de Reumatología de El Salvador.
  • El informe de IML determinó que Beatriz no tiene insuficiencia renal, - diagnóstico dicho por la ministra de Salud, María Isabel Rodríguez – por lo tanto no peligra la vida de Beatriz. También que la joven presentaba  "un estado de ansiedad reactiva", es decir, una alteración que surge al verse expuesta a situaciones estresantes.
  •  “La señora [B.] obstétricamente se encuentra en el segundo trimestre de su segundo embarazo, por lo que medicamente ya no se puede hablar de aborto”; 
  •  “La señora [B.] está clínicamente estable, lo que significa que hoy no existe un riesgo inminente de muerte”;
  •  “No hay al momento justificación médica para suspender el embarazo y hacerlo no revertirá las patologías crónicas que padece”; 
  •  "El tratamiento médico a seguir debe tener en cuenta, entre otras opciones, que “si hubiera evidencia de preeclampsia grave, se indicará sulfato de magnesio y se valorará la finalización del embarazo, por la vía pertinente en ese momento”.
  • “Mantener el tratamiento médico conservador, esto es, continuar con el embarazo y si hubiese complicación o reactivación de las enfermedades crónicas ya descritas, proceder a su finalización por la vía que corresponda, por lo que se requiere que se mantenga ingresada en un centro hospitalario de tercer nivel”.

El lobby abortista, en su línea de contradecir a la Ciencia, intentó entonces desacreditar a los profesionales de tan variado y completo equipo médico que participó en el dictamen.  Incluso la ministra de Salud, Isabel Rodríguez, dijo que el informe fue emitido por personas "que yo no considero que tengan la capacidad, que no es el organismo indicado para hacerlo". Frente a ello se defendieron los propios sanitarios:

  • El dictamen del Instituto de Medicina Legal que recomienda que continúe el embarazo de Beatriz fue hecho por "un equipo multidisciplinario sin sesgo político, ni religioso", respondía el director de Medicina Legal, José Miguel Fortín, "Se ha vendido a la población algo que no es verdad",añadía, enfatizando que el informe de IML determina que "no hay una razón médica para suspender el embarazo". 
  • En una entrevista matutina en Canal 12, el pasado 10 de mayo, Fortín explicaba que además de los médicos ginecólogos, psicólogos y psiquiatras de IML, para emitir el dictamen se pidió la colaboración del Colegio Médico, el cual es una institución reconocida a nivel internacional. Además se invitó al presidente y un experto de las asociaciones de Reumatología, Bioética, Nefrología y la de Dermatología, pero en este último caso decidieron no asistir. Al mismo tiempo, revisaron expedientes médicos de la paciente del Rosales y Maternidad, así como literatura internacional.  El director de IML añadió que la conclusión a la que llegó la mesa médica fue "unánime", incluso pese a que entre los participantes estaba un profesional que también había firmado en el documento del hospital de Maternidad en que se recomendaba el aborto.
  • Cuando el caso de Beatriz salió a luz públicamente, la Asociación de Bioética recomendó un parto inducido y no un aborto. En la solicitud que abogados presentaron en nombre de Beatriz, se exponía que ella estaba en un riesgo inminente de muerte; pero de acuerdo con la conclusión a la que llegó la mesa médica que organizó el IML se determinó que el lupus que padece ella no está activo, "lo cual no significa que no se va a activar", advirtió Fortín. También expuso que el problema de hipertensión arterial que padece a partir de su primer embarazo se encuentra clínicamente controlado y estableció que hasta ahora "no existe evidencia clínica de una insuficiencia renal" que ponga en peligro la vida de la paciente. Incluso, Fortín señaló que el Ministerio de Salud no se auxilió de perinatólogos para emitir sus informes.
  • Ante las declaraciones que buscan desestimar el informe del IML, Fortín responde: "Medicina Legal no es un ente político. Nos somos políticos, sino técnicos. Cuando esto no le gusta a alguien, inmediatamente somos los malos". El funcionario, quien es psiquiatra de profesión, también reveló en la entrevista televisiva que la paciente está sometida a una presión, ya que se le ha dicho que "está sometida al riesgo de morir si no se decide ha sacar el niño, (pero) no se le ha informado respecto a alternativas a este procedimiento". Añadió que "esto es sumamente peligroso porque se ha estado manipulando a la muchacha desde el principio y se están diciendo cosas que no son verdad y que Medicina Legal no puede acompañar".

Ciudadanos comprometidos

Más de 50 organizaciones cívicas, integradas en Red Familia, denunciaron la estrategia de presión abortista y ofrecieron alternativas.

  • "No existe razón alguna por la cual Beatriz deba someterse a un aborto". Georgina de Rivas, de la asociación Abogados por Derechos Humanos, denunció las presiones abortistas a las que se ve sometida la joven, que está estabilizada, y que pueden empeorar su enfermedad.
  • También la Fundación Sí a la Vida asegura que el tema se ha polemizado con la intención de promover la legalización del aborto, que además de permitir el asesinato de un bebé también daña la integridad física y emocional de la madre. “Lo cual está fuera de sentido, me parece que es incorrecto utilizar el dolor, la ansiedad que debe de estar pasando esta muchacha para promover la legalización de un delito, de un crimen”, denunció la presidenta de la Fundación, Julia Regina de Cardenal. "El bebé probablemente va a morir cuando nazca, pues no tiene posibilidades de vida. Entonces, ¿cuál es la prisa en tratar de provocarle un aborto?" se preguntaba.
  • La Fundación ofreció atención a la joven, que sin embargo la rechazó indicando que la ministra de Salud le ofreció darle albergue y cuidados en la llamada “Casa de Todas”. “No sé por qué razón se está escondiendo, o la esconden, no sabemos. Le ofrecemos todo”, señalaba entonces De Cardenal. "Nos llama la atención, pues si se considera que el caso es tan grave, ¿porqué no se traslada a un hospital en lugar de a una casa?".
  • El ginecólogo Carlos Mayora Escobar, representante de la Asociación de Bioética de El Salvador, recomendaba asimismo que Beatriz dejara continuar el embarazo para que, cuando los médicos lo estimen conveniente, le induzcan el parto por medio de cesárea o vía vaginal. La joven tiene el lupus en etapa inactiva, lo que significa que puede medicarse sin inconvenientes.  “Esta paciente está siendo muy bien tratada, la están vigilando cuidadosamente”, destacó Mayora. La situación, afirmaron, queda en evidencia, porque la paciente está en su casa y no hospitalizada. “La realidad es que Beatriz no morirá si recibe la atención médica adecuada, que incluye su observación y cuido dentro de un centro hospitalario”, detalla un comunicado de prensa distribuido por la fundación.
  • También la Iglesia Católica denunció la intentona abortista. La  Conferencia Episcopal salvadoreña emitió un comunicado difundido el 27 de abril, en el que los obispos aseguraban que, contrariamente a lo dicho por el lobby abortista en el país, "denegar el procedimiento solicitado por ‘Beatriz’, en función de la protección del que ha de nacer, no constituye violación de derechos constitucionales". Los Obispos salvadoreños recordaban que los médicos "deben salvaguardar la vida de la madre y la de su hijo, realizando los procedimientos éticos y médicos adecuados". "Este caso no debe ser utilizado para legislar en contra de la vida humana, especialmente en contra del no nacido", señalaban.

El Salvador es uno de los cinco países de Iberoamérica, junto a Chile, Nicaragua, Honduras, y República Dominicana, que más claramente y sin excepciones protegen en sus leyes el derecho a la vida desde la concepción.