#BorraElAborto desata el nerviosismo del PSOE, que sigue rehusando el debate científico

#BorraElAborto desata el nerviosismo del PSOE, que sigue rehusando el debate científico

La irritabilidad y nerviosismo con el que el PSOE responde a #BorraElAborto evidencia que seguimos por excelente camino
Sin dejar la demagogia, seguirán rechazando debates con criterios científicos como el propuesto por la Dra. Joya

Los ciudadanos comprometidos con la vida vamos por muy buen camino. El nerviosismo socialista tras la presentación de la nueva campaña de Derecho a Vivir, manifestado ante los medios por Elena Valenciano, lo demuestra.

REDACCIÓN HO.- "La sociedad española no traga una ley del aborto como la de Gallardón". Elena Valenciano no iba desencaminada ayer: la realidad muestra -en las calles, en las encuestas, en las redes sociales, en los medios...- que la sociedad española simplemente,  no "traga" con el aborto. Pero la dirigente socialista si no se pasa, se queda corta: su gesto mismo mientras sujetaba una imagen de una de las cientos de vallas publicitarias que recuerdan por toda España la tragedia del aborto cada día que pasa, demostraba la irritabilidad y nerviosismo con el que el partido respondía a la campaña #BorraElAborto que se presentaba unas horas antes, con la que los ciudadanos, a través de Derecho a Vivir, volvemos a evidenciar esa falta de trágalas y nos sumamos a la gran iniciativa para abolir la ley más inhumana de Europa.

La vicesecretaria general del PSOE montaba ayer con urgencia una rueda de prensa con la que tratar de responder a nuestra campaña, que si algo muestra claro es el sustentarse en la verdad científica sobre la vida humana.  Presa de nervios incontrolados (ver minuto dos del vídeo), Valenciano salía por peteneras al plantear si estábamos legitimados a usar la imagen del ministro. Así desbarraba: "¿qué hace un ministro de España en una valla publicitaria, por cierto carísima, haciendo apología contra los derechos de las mujeres? Ya sé que las organizaciones privadas, no gubernamentales, son libres de hacer las campañas que quieran. Mi pregunta es a él, al ministro de Justicia del Gobierno de España: ¿Tiene permiso esta organización para usar la imagen de un ministro del Gobierno de España en una campaña como esta? Esta es la pregunta que le hago directamente al señor Gallardón", a quien aconsejaba "que se ocupe más de los ya nacidos que de este... nasciturus, o al menos en la misma medida". Bueno, pues en eso estamos, señora Valenciano, en que se ocupen del derecho a vivir del no nacido al menos en igual medida que del nacido.


Quizá, en todo caso algunos en su propio partido le puedan sacar de dudas, ante ejemplos gráficos como estos:

Rajoy en una vagina, atribuyan mal gusto a las Juventudes Socialistas de Galicia (X-PSdG) 

PSV-PSOE de Godella

Juventudes Socialistas de La Granja y Valsaín

Juventudes Socialistas de España

Cartel de las JJSS

Cartel de las Juventudes Socialistas de Castilla-La Mancha

Respondía nuevamente Valenciano con la demagogia propia de quienes no tienen más argumentos que la ideología. Es lo que le llevaba a decir que la reforma restrictiva al aborto anunciada por Gallardón "nos ponía en el mismo lugar que Malta entre los países europeos", cuando "nuestros vecinos son Portugal y Francia", una reforma emprendida, achacaba al Gobierno, con la idea de "reconciliarse con la derecha más ortodoxa del PP". ¿Será que al final Paco Vázquez o Tabaré Vázquez, por citar aquí y allá, son redomados derechones? Y es que, según Valenciano "las políticas de la derecha han sido y serán siempre una losa, una valla [en alusión a BorraElAborto] o llámenlo ustedes como quieran, para las mujeres"... Será que no hay mujeres entre quienes han propiciado la mayoría absoluta de la que goza el PP, o simplemente es que entrarían a formar parte de ese despreciable grupo de "tontos de los cojones", como en su día denominó Pedro Castro a los votantes del Partido Popular.

Obviando el radicalismo mismo de la ley que defiende, que nos aleja de los valores europeos convirtiendo la tragedia del aborto en un derecho y estableciendo una vía libre para acabar con la vida que el Constitucional ha recordado que es un bien jurídico que el Estado debe proteger, ciertamente Valenciano no dejaba de evidenciar un hecho con el que nos vuelve a dar la razón  -de ahí quizá el nerviosismo-: los españoles tenemos en nuestras manos la oportunidad de ser ejemplo de iniciativa y hacer retroceder, por primera vez en la historia, la ley del aborto, defendiendo el primer derecho humano y a la mujer, como en su día se comprometieron con la libertad aquellos que, decididos, se levantaron para erradicar la esclavitud. 

Ante este clamor ciudadano por la vida que se palpa ya en todos los rincones de España, Valenciano aún trataba de tranquilizar los ánimos de los colectivos feministas "muy valiosos", comprometiéndose, decía, a seguir con su tarea de intentar "parar la malísima idea del Gobierno de tocar la ley del aborto", tanto en el Parlamento como en la calle, "tratando de trenzar una alianza sólida y sostenible" (es decir, reconoce la debilidad que la sustenta) con la que decirle al Ejecutivo "hasta aquí hemos llegado". Que se vea. Y mientras, seguirán rechazando los retos como el propuesto por la Dra. Joya públicamente el pasado sábado en La Sexta TV, para abordar esta reforma sinpataletas, sino con los criterios de los que no hacen uso: los sólidos y científicos.