El juicio Gosnell está cambiando la opinión de los periodistas sobre el aborto

El juicio Gosnell está cambiando la opinión de los periodistas sobre el aborto

En el juicio se han escuchado los testimonios de los empleados
Veían la agonía y escuchaban los gritos de los niños asesinados
Niños tan grandes que "podrían haber salido andando"

Kermit Gosnell está siendo juzgado por matar a cientos de niños que consiguieron sobrevivir a sus abortos y nacieron vivos, tras lo cual les clavaba unas tijeras en sus cuellos para matarlos en su abortorio de Filadelfia.

REDACCIÓN HO.- El juicio contra Gosnell está cambiando la opinión de los periodistas y de los que asisten a él, descubriendo la violencia del aborto.

Pese a el escandaloso silencio y miradas hacia otro lado de los grandes medios -No así FoxNews-, los poderes públicos proabortistas no han podido evitar que se siga el juicio contra el doctor Kermit Gosnell, propietario de un abortorio 'legal y seguro', juzgado por asesinar a más de un centenar de bebés nacidos vivos tras el aborto. Su método para abortarles, ya fuera de sus madres, -practicando también el infanticidio-, era clavarles unas tijeras en la parte posterior de sus cuellos, para seccionarles la médula espinal, con agonías que podían durar veinte minutos.

Los niños nacidos vivos eran tan grandes que el mismo Gosnell, según testimonios de sus empleados, bromeaba diciendo sobre ellos que podrían haber "salido andando hasta la parada del autobús".

Pese a la censura informativa, un periodista local, JD Mullane ha sido el informador más tenaz en el caso de asesinato de Kermit Gosnell. Cuando la mayoría de los medios de comunicación (muy ideologizados a favor del aborto) aplicaban la ley del silencio, Mullane, reportero del Bucks County Courier Times, estaba allí haciendo crónicas a diario, observándolo todo y hablando con sus colegas -a medida que algunos medios iban enviando a periodistas, más por la presión e indignación de usuarios de los medios de comunicación-.

"Hay un periodista sentado en la sala del tribunal que escribe para una publicación de local que me ha dicho que es muy liberal, muy pro-elección, pero después de estar en los testimonio del juicio de Gosnell, dice que ha reconsiderado su posición. Ha cambiado de idea ", señaló Mullane en una entrevista.

Y es que el juicio del abortista e infanticida Gosnell "arranca la cortina trasera de la violencia inherente al aborto", subraya Mullane. "No te puedes sentar allí día tras día y semana tras semana, escuchar esas declaraciones y no ser cambiado, no tener un cambio de corazón o al menos reconsiderar tu posición".