La represión en Francia contra el movimiento promatrimonio, "inaceptable para un estado miembro"

La represión en Francia contra el movimiento promatrimonio, "inaceptable para un estado miembro"

El movimiento profamilia, objeto de una represión creciente y preocupante
"Inaceptable" para un estado miembro del Consejo de Europa como es Francia
Comparable a las violaciones de derechos humanos de Ucrania y Bielorrusia

La brutal carga de la Policía contra los pacíficos manifestantes en París ya ha sido denunciada en Europa. El Comité de ministros del Consejo de Europa ha sido interpelado al respecto: “¿Qué medidas se van a tomar contra el Gobierno francés?”

REDACCIÓN HO.- La ley que desnaturaliza el matrimonio fue aprobada el 23 de abril. La respuesta pacífica a favor del matrimonio entre un hombre y una mujer sigue en aumento, junto con el nerviosismo del Gobierno de Hollande, ante la abrumadora respuesta de la sociedad civil que sale a la calle a defender la verdadera naturaleza del matrimonio y de la familia.

La dura represión, "inaceptable para un estado miembro del Consejo de Europa"

La Policía francesa ha cargado y lanzado dañinos gases lacrimógenos contra niños, ancianos y familias completas durante las manifestaciones y concentraciones, pero esta brutal y desmedida represión ha sido denunciada este sábado ante el Comité de Ministros del Consejo de Europa.

La denuncia no ha partido de ningún francés sino de un italiano: Luca Volontè, presidente del Grupo PPE en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, quien no oculta su indignación y espanto ante el hecho de que estas acciones contra los Derechos Humanos estén ocurriendo en Francia.

"¿Qué medidas se van a tomar contra el Gobierno francés?"

"El movimiento social en defensa de la familia que en la actualidad alberga Francia es objeto de una represión creciente y preocupante, inaceptable para un el estado miembro del Consejo de Europa", ha dicho Volonté quien también ha preguntado por escrito cuáles serán las medias que se van a tomar contra el Gobierno francés por ordenar estos lamentables hechos policiales.

Las quejas de Volonté se centran especialmente en la manifestación del 24 de marzo en París, donde muchos manifestantes pacíficos, entre ellos muchos niños fueron víctimas del maltrato policial. El presidente del Grupo PPE no ha dudado en comparar esta represión con “las violaciones de los derechos humanos como los que vemos en Ucrania y Bielorrusia”, y ya ha anunciado que “si la respuesta de los ministros no es satisfactoria”, no se quedará parado.