La histórica resistencia pacífica de los jóvenes profamilia sigue aumentando en Francia

La histórica resistencia pacífica de los jóvenes profamilia sigue aumentando en Francia

"Cada día hay más jóvenes. Perseveran los que empezaron y se unen nuevos"
"Hay gente que sale del trabajo y se va directa a velar"
La Policía "recibe órdenes de disolvernos y tiran de nosotros"
"Resistimos y seguimos murmurando el himno de la esperanza"

Pese a la brutal violencia de las cargas policiales y los gases lacrimógenes, los jóvenes siguen reuniéndose pacíficamente, en silencio y oración en distintas ciudades de Francia para testimoniar que la verdad del matrimonio es entre un hombre y una mujer.

REDACCIÓN HO.- Las masivas manifestaciones han dado paso a las masivas reuniones de oración silencio. Ni las cargas policiales, ni los gases lacrimógenos consiguen parar el fuerte movimiento en defensa del matrimonio y de la familia. Las veladas de oración comenzaron en París y no paran de multiplicarse por toda Francia y de hacerse cada vez más numerosas.

"Sólo nuestro silencio puede tocar y traspasar los corazones"

Religión en Libertad ha conseguido el testimonio de una joven española, estudiante de Erasmus en París: “desde el 16 de abril los jóvenes de París nos reunimos por las noches frente a los Inválidos. La idea es resistir de forma pacífica a esta ley. No queremos gritar, no queremos fuerza, ni violencia”. Así recuerda las palabras de un joven que sintetizan lo que suponen estas reuniones: “Nuestras palabras son manipuladas y diabolizadas. Sólo nuestro silencio puede tocar y traspasar los corazones. Esto no es un happening, no es una manifestación, es un testimonio. Estamos aquí para dar testimonio de la Verdad. Sólo la Verdad engendra libertad”.

Cantan canciones, himnos y hacen oración

Desde el inicio de esta resistencia el grupo ha ido creciendo considerablemente y la iniciativa se ha trasladado a decenas de ciudades francesas. Se hacen llamar “les veilleurs”. En París, cuenta María, “nos sentamos en la explanada, y entonamos bajito canciones que hablan de esperanza. Unos rezamos y otros hacen silencio”. “Cada día hay más jóvenes. Perseveran los que empezaron y se unen los nuevos. Al principio sólo había jóvenes, ahora también hay familias y personas mayores. Musulmanes, judíos, cristianos y ateos. Hay gente que sale del trabajo y va directa a velar. Se sienten comprometidos con la defensa de la Verdad. No se dan por vencidos”.

Cadenas con los brazos: chico-chica

Cientos de policías controlan la zona y no permiten salir del Metro en París cerca de los Inválidos. “Reciben órdenes de disolvernos y tiran de nosotros. Nosotros no nos movemos. Resistimos y seguimos murmurando el himno de la esperanza. Nos agarramos fuerte y hacemos cadenas con los brazos chico/chica mezclados para recalcar que sólo de esta unión nace la verdadera vida”. 

"Quieren acabar con el movimiento pero no lo consiguen"

“La Policía nos trata como a delincuentes pero no nos violentamos pues si gritamos entramos en un juego de fuerzas y no se trata de eso. Hay grupos que provocan y se dice que hay gente infiltrada para acabar con el movimiento. Pero no lo consiguen”, cuenta emocionada. De hecho, recuerda esta estudiante , “el otro día nos lanzaron bombas lacrimógenas y algunos policías estaban fuera de si”. Jóvenes agredidos y heridos, aunque no todos los agentes han actuado igual. “Había policías que con discreción nos hablaban con verdadero cariño”.

  • Para leer el testimonio completo de esta joven estudiante, publicado en REL, pulse aquí.
  • ¡La próxima gran manifestación en París: el 26 de mayo!