El horror infanticida de Gosnell se extiende por los abortorios de EE.UU.

El horror infanticida de Gosnell se extiende por los abortorios de EE.UU.

El asesinato de bebés sobrevivientes a abortos "forman parte del día a día en las oficinas de los abortistas y de su personal"
Enfermeras de la multinacional abortista Planned Parenthood en Delaware dan testimonio
Testimonio del condenado Stephen Massof ante la Justicia: vio alrededor de 100 bebés nacidos vivos a los que luego cortaron la nuca con tijeras para asegurar su muerte.
Frialdad: "al bebé vivo lo pondrían en un frasco lleno de una solución que garantizara su muerte y enviado luego a un laboratorio"
British Journal of Obstetrics and Gynecology (2007): 1 de cada 30 niños sobreviven al intento de aborto

Una serie de vídeos (ver en el interior) que ofrece Live Action confirman que el asesinato de niños sobrevivientes al aborto no sólo se perpetraban a manos de Gosnell en su negocio de Filadelfia, sino que la barbarie se extiende por los abortorios de EE.UU. 

REDACCIÓN HO.- “Con nuestra investigación se puede ver que los horrores revelados durante el juicio Gosnell no son exclusivos de esa clínica (…). Nuestros vídeos muestran prácticas verdaderamente horribles, ilegales e inhumanas que suceden en muchas instalaciones de abortos en Estados Unidos", declara la presidenta del grupo provida Live Action, Lila Rose, a ACI Prensa. Las prácticas del Dr.  Kermit Gosnell, conocido por asesinar a bebés sobrevivientes a abortos, y acusado del asesinato de una madre y sus cuatro hijos que nacieron vivos en un procedimiento de aborto fallido, son prácticas que forman “parte del día a día en las oficinas de los abortistas y de su personal", detalló Rose.


En un informe emitido el 9 de abril en  WPVI, un canal afiliado a la cadena ABC en Filadelfia, se reveló que varias enfermeras de la multinacional abortista Planned Parenthood de la ciudad de Delaware, habían dejado su trabajo en el abortorio por la inseguridad laboral que estaban expuestas por las condiciones insalubres del lugar y "para proteger sus propias licencias médicas”. Una de las trabajadoras Jayne Mitchell-Werbrich, declaró a WPVI que "no podría decir cómo era de ridículamente peligroso”, mientras que Joyce Vasikonis agregaba que "estaban utilizando instrumentos que no eran estériles en los pacientes".


Impactante Audiencia en Florida: " Es realmente difícil para mí preguntárselo, porque no me lo puedo creer  -le preguntaba el Rep. Jim Boyd a Alisa Laport Snow, representante de los afiliados en Florida a Planned Parenthood- "¿Qué creen que tiene que pasar con el bebé que está sobre una mesa, nacido tras un aborto fallido, que lucha por su vida"? "Creemos que cualquier decisión debería estar en manos de la mujer, su familia, y del médico", respondió con total frialdad Laport en nombre de su organización.

Un exempleado de Gosnell, Stephen Massof, encarcelado tras declarársele culpable de asesinato en tercer grado de dos recién nacidos, declaró cuando prestó testimonio ante la Corte a principios de abril que vio alrededor de 100 bebés nacidos vivos y que luego comprobó que les habían cortado en la nuca con tijeras para asegurar su muerte.

Un vídeo realizado por Live Action con cámara oculta el pasado 28 de abril muestra a una mujer con 23 semanas de embarazo preguntándole a un consejero del Centro de Salud de la Dra. Emily qué harían con el niño después del aborto, a lo que el consejero respondió que al bebé vivo lo pondrían en un frasco lleno de una solución que garantizara su muerte y enviado luego a un laboratorio para su análisis. La mujer embarazada preguntó qué pasaba si el bebe con los espasmos infantiles mostraba señales de vida, a lo que el consejero respondió “la solución hará que se detenga. Ese es el propósito de la solución (…), se detendrá automáticamente. No va a ser capaz de respirar más".


 Life Action llevó a cabo esta investigación sobre abortos tardíos a sabiendas de que un estudio de 2007 del British Journal of Obstetrics and Gynecology señalaba que 1 de cada 30 niños sobreviven a los intentos de aborto, y que hasta 1 de cada 10 niños sobreviven los intentos de aborto realizados después de las 23 semanas de gestación. "Nuestros niños que son más débiles sobreviven a estos brutales abortos tardíos porque es un procedimiento que por su estado avanzado implica la inducción al parto. En el aborto, el abortista tiene que matar, ya sea en el proceso o en el útero, pero a veces el bebé sale con vida", expresó Rose.