Padres y trabajadores andaluces de educación diferenciada piden, angustiados, acabar con el capricho ideológico de la Junta

Padres y trabajadores andaluces de educación diferenciada piden, angustiados, acabar con el capricho ideológico de la Junta

Padres y trabajadores de los colegios andaluces de educación diferenciada discriminados por la Junta se manifiestan nuevamente en Sevilla
Defienden la opción legítima, amparada por el Supremo, a optar por un modelo educativo viable, de calidad y con gran demanda social
No a la imposición del pensamiento único: "La Consejería antepone su ideología política y partidista a la estabilidad laboral de los trabajadores y a la libertad de las familias"
Rechazan la "doble moral" de la Junta contra centros ubicados en barriadas obreras o zonas rurales.
Miles de padres y trabajadores, angustiados, denuncian que la medida aumentará el gasto público en 15 millones de euros anuales

Tras manifestarse este mediodía en Sevilla, denuncian la doble moral del Gobierno andaluz en su discriminatoria decisión de retirarles el concierto.

REDACCIÓN HO.- Las organizaciones sindicales USO y FSIE, mayoritarias entre los trabajadores de los centros de educación diferenciada de Andalucía y la Plataforma Mis padres deciden, integrada por todas las familias de los colegios de educación diferenciada a los que la Junta de Andalucía pretende suprimir el concierto educativo, se han manifestado este mediodía en Sevilla, en una convocatoria apoyada por ChequeEscolar.org, frente a la arbitraria y discriminatoria decisión del gobierno de  José Antonio Griñán, que además de poner en peligro muchos puestos de trabajo en los diez centros afectados, supone una clara violación de la libertad educativa. En este sentido, trabajadores y padres han expuesto en un Manifiesto conjunto:

  • Nuestro firme apoyo a los conciertos educativos para los centros que imparten el modelo pedagógico de educación diferenciada, en los que desarrollamos nuestra labor; empresas sólidas y viables que vienen contando con una gran demanda social por parte de las familias, desde hace más de 40 años, por su acreditada calidad.
  •  La constatación de que el Tribunal Supremo ha sentenciado que estos centros imparten un tipo de educación legal y legítima. Y que, por tanto, ni segregan, ni discriminan al alumnado que escolarizan. 
  • Nuestro rechazo a la imposición de un modelo único por parte de la Consejería de Educación que antepone su ideología política y partidista a la estabilidad laboral de los trabajadores y a la libertad de las familias para elegir centro educativo. Un derecho, recordamos, reconocido en nuestra Constitución. Por eso, queremos seguir eligiendo los padres, y no que decida la Administración por nosotros.
  • Nuestro desconcierto al contemplar cómo, en el contexto dramático actual de Andalucía, liderando el desempleo en Europa, con casi millón y medio de parados, la Consejería de Educación ponga en peligro numerosos puestos de trabajo en empresas estables, por una razón estrictamente ideológica y sectaria. 
  • Trasladamos al Parlamento de Andalucía las voces de miles de padres y trabajadores, angustiados por el daño irreparable que nos causará la decisión de eliminar del mapa educativo concertado a los centros de Educación Diferenciada. 
  • Pedimos a todos los Grupos Parlamentarios que excluyan a la educación de la contienda política e ideológica. No estamos ante un problema legal, sino ante un problema político, y así lo ha reconocido el propio Gobierno de Andalucía. 
  • En momentos de una gravísima crisis económica, cuando a la sociedad le salen más económicos estos centros que los Centros Públicos, denunciamos que este capricho de la Administración supondría un aumento del gasto público de 15 millones de euros anuales, que tendríamos que pagar entre todos los andaluces. 
  • de nuestros gobernantes con las familias de estos centros; muchos de ellos en barriadas obreras o zonas rurales. Si se suprime el concierto educativo, abocan a las familias a renunciar al modelo de educación que quieren para sus hijos, o a pagarla doblemente, si se privatizaran los centros. 
  •  Finalmente, pedimos a los Grupos Parlamentarios su apoyo y una posición firme en defensa de la libertad y del respeto a la pluralidad para que el Gobierno de la Junta de Andalucía cese en su imposición ideológica.