Más de veinte mil cargos públicos franceses se niegan a desnaturalizar el matrimonio

Más de veinte mil cargos públicos franceses se niegan a desnaturalizar el matrimonio

En 2.500 municipios, el alcalde y los tenientes de alcalde han objetado
"¿Cómo va a aplicarse la ley (antimatrimonio)?"
El próximo 21 de abril: nueva y multitudinaria 'Manif pour Tous' en París

A la plataforma 'Alcaldes por la Infancia' ya se han adherido 20.064 cargos municipales, que se niegan a participar u oficiar para desvirtuar la institución matrimonial, de los cuáles casi 15.000 son alcaldes.

REDACCIÓN HO.- El portavoz de la plataforma Alcaldes por la Infancia ('Maires pour l’Enfance'), Franck Meyer, aseguró que al menos 14.900 alcaldes franceses se negarán a "celebrar matrimonios entre dos personas del mismo sexo", ante lo que parece la inminente aprobación de la ley en Francia que ataca a la institución matrimonial, ataca el código civil, y privará a los niños de tener un padre y una madre.

Además, los alcaldes y todos los tenientes de alcalde de 2.500 municipios han indicado que objetaran a la imposición del Gobierno socialista, y se Meyer pregunta: "¿Cómo va a aplicarse la ley?".

La rebelión cívica que se opone a la ley que desvirtúa el matrimonio en Francia es cada día más mayoritaria y desde el principio fue secundada por la proclamación de la objeción de conciencia de numerosos alcaldes y cargos públicos. Ante esta respuesta de la ciudadana, el presidente Hollande, primero anunció que por supuesto respetaría el derecho a la objeción de conciencia de los cargos públicos que se nieguen a participar en la desnaturalización de la institución matrimonial, pero a los pocos días, acatando las consignas del lobby gay, corrigió su posición para expresar todo lo contrario.

Ahora quiere acelerar el proceso y aprobar cuanto antes la Ley Taubira cuya votación final ha sido adelantada al 23 de abril. Y el próximo domingo, 21 de abril, está convocada la enésima 'Manifestación para Todos' en defensa del matrimonio, de la verdad y de los derechos de los niños a un padre y una madre, que cosecha un sorprendente y valeroso apoyo. La última manifestación, la del pasado 24 de marzo en París, convocó a un millón cuatrocientos mil franceses, venidos de todas partes del país. Y los convocantes ya han declarado que la tácticas para tratar de ignorarles, obstaculizarles y acallarles sólo consiguen acrecentar la defensa pública del matrimonio. Además esta rebelión pacífica ciudadana que proclama la verdad matrimonial ya traspasa fronteras.