"La cultura de la muerte no se conforma nunca, y nosotros no podemos permanecer inactivos"

"La cultura de la muerte no se conforma nunca, y nosotros no podemos permanecer inactivos"

No es cierto que con menos población se logre más calidad de vida
La cultura de la muerte no para, no se conforma nunca

En el marco del Encuentro Internacional por la Vida que se celebra este fin de semana en Madrid, se desgranan las estrategias, los peligros y las falacias de la cultura de la muerte.

REDACCIÓN HO.- En uno de los talleres y mesas redondas programados dentro del Encuentro Internacional por la Vida que tiene lugar este fin de semana en la Universidad San Pablo CEU de Madrid, Mario Rojas de Vida Humana Internacional señaló que los grupos de poder de la cultura de la muerte llevan años promocionando el divorcio, los 'derechos' sexuales y reproductivos, el aborto, la eutanasia, etcétera, con el resultado de menos vida y menos futuro.

No es cierto que con menos población se logre más calidad de vida

Rojas subrayó, por ejemplo, que no es cierto que con menos población, como promueven estos grupos, se logre más calidad de vida. Es más bien la contrario: la calidad de vida, la prosperidad de los pueblos retrocede cuando retrocede la vida.

Los grupos provida ayudan y sanan

Y para luchar en el bando de la vida en esta batalla es necesario estar pertrechados de “servicios de formación e información”, promover “encuentros y congresos”, ofrecer “servicios de prevención del aborto” (asistencia a la mujer embarazada) y “de sanación del trauma del aborto” (Proyecto Raquel), y para todo ello es necesario “organizar grupos provida”.

La cultura de la muerte no se queda quieta: siempre quiere más

Por su parte, Adriana González, fundadora de Catholics Called to Witness, indicó que cuando un grupo humano pierde el derecho a la vida, cada individuo en particular corre el riesgo de perder su vida. En este sentido, puso el ejemplo del Estado de Florida, donde se empezó con la ley del aborto a las 12 semanas y ahora se discute en el Legislativo una ley que considera la legalización de la muerte de niños que han nacido vivos tras un intento de aborto. Es decir, los niños que a pesar de haber sido abortados logran sobrevivir, podrían ser ejecutados legalmente una vez nacidos si se llega a aprobar esta ley. Esto desembocaría en el infanticidio legal. “La cultura de la muerte no se queda quieta, no para, no se conforma nunca. En consecuencia nosotros no podemos permanecer inactivos”, subrayó.