La Junta de Andalucía, tras 'educar en el porno', ahora centra a los menores en el hedonismo

La Junta de Andalucía, tras 'educar en el porno', ahora centra a los menores en el hedonismo

Tras educar en el porno, la Junta andaluza adoctrina sexualmente a los menores en sexualidad teniendo como referencia el puro placer
Un buen momento para iniciarse en las relaciones sexuales, cuando se puede llegar al orgasmo
Heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad, igualmente válidas y cambiantes según apetencias a lo largo de la vida
Los padres nada tienen que decir: ni una sola referencia a lo que pueden aportar a sus hijos

Al margen de los padres, invita a los menores a la práctica sexual temprana - incluidas masturbación y homosexualidad y bisexualidad cambiantes, según apetencias a lo largo de la vida- y hasta les aconseja posturas, teniendo como mira la capacidad de disfrute "tanto solos como juntos".

REDACCIÓN HO.-  Tras educar en el porno, animar a consumir la PPD ignorando sus graves riesgos, y después del  escándalo de las rebajas en los abortorios a través del Carné Joven, denunciada por HO y DAV entre otros muchos colectivos y profesionales, se une una nueva campaña en la que la Junta andaluza -la misma que luego margina la educación de inciativa social, a través de un folleto dirigido a alumnos de la ESO, adoctrina sexualmente a los menores en sexualidad teniendo como referencia el puro placer y la capacidad de "experimentar cosas nuevas", que le lleva a avalar prácticas como las relaciones homosexuales o la masturbación. Los padres no tienen nada que decir, a raíz de la nula referencia a ellos. 

Firma:  Exige la retirada del Manual del orgasmo a los 12 años

«Un buen momento para tener la primera relación sexual con penetración es cuando los dos miembros de la pareja son capaces de disfrutar y de llegar al orgasmo, tanto solos como juntos». Es una de las afirmaciones que, como informa el diario ABC, se recogen en un folleto editado por la Junta de Andalucía y que se distribuye entre alumnos de la ESO, donde además se afirma con toda rotundidad que «la primera relación sexual con penetración no está en absoluto relacionado con la edad». Aconsejan en esa guía que «una buena postura para la primera penetración es que el chico se tumbe y que la chica se siente sobre él».

La respuesta a «¿para qué tenemos relaciones sexuales?» es en primer lugar: «para sentirnos bien, conocernos y conocer nuestra pareja, experimentar cosas nuevas»; y sólo después aparecen conceptos tales como «expresar sentimientos de amor, tener hijos o cargarnos de energía positiva». Eso sí, se advierte en el folleto que no hay que precipitarse en tener relaciones sexuales porque puede llevar a «frustraciones y malos rollos».

Ideología de género

Sobre la orientación sexual de cada uno o cada una este folleto indica que existen tres formas igualmente válidas: heterosexualidad, homosexualidad y bisexualidad. Eso sí, ese apartado se ilustra con un dibujo de dos lesbianas besándose. También advierte que estas preferencias sexuales pueden cambiar a lo largo de la vida. Como conclusión a las medidas para evitar la violencia sexual se insiste en que «todas somos dueñas de nuestro cuerpo, de nuestras emociones, de nuestros sentimientos y de nuestra sexualidad».

En el mismo material que se entrega a los niños encontramos otros folletos sobre métodos anticonceptivos, prevención de la violencia de género y el Sida. Todos con un marcado carácter sexual donde en pocas ocasiones se insiste en conceptos tales como responsabilidad, madurez afectiva… o amor. Eso parece lo de menos.

Los padres, sin nada que aportar

Por supuesto, no hay ninguna referencia a los padres y a la posibilidad de que sean ellos los encargados de orientar a sus hijos en un aspecto de la vida que, según este material didáctico «forma parte de nuestro desarrollo como personas».