Santiago Abascal, ante el órdago soberanista en Cataluña: "Es la hora de la sociedad civil"

Santiago Abascal, ante el órdago soberanista en Cataluña: "Es la hora de la sociedad civil"

"La situación es gravísima. Están en el último estadio de su plan e irán a por todas"
"El ordenamiento legal español es meridianamente claro en este sentido: un referendo independentista sería contrario a la Constitución"
"Deben ser los españoles, la sociedad civil, la que tome partido en este problema que a todos afecta"
"La izquierda española ha sido cómplice, cuando no colaboradora, del nacionalismo. El PSOE debería comparecer en Cataluña, sin miedo y sin complejos"
"La derecha se ha mostrado y se muestra timorata, acomplejada. Debería actuar de manera contundente y atajar el problema de raíz"

"La situación es gravísima. Están en el último estadio de su plan [secesionista] e irán a por todas", alerta el presidente de DENAES, entrevistado por HO. Cabe exigir una respuesta política contundente, pero sobre todo "debe ser la sociedad civil quien tome partido en este problema que a todos afecta".

REDACCIÓN HO.-  El nacionalismo catalán, al que se suma el PSC con un envite que provoca un juego de imposibles equilibrios con el PSOE, protagoniza un más que preocupante órdago a la unidad de España con la declaración soberanista. El jueves el Consejo de Estado, consultado por el Gobierno de Mariano Rajoy, amparaba la presentación de un recurso de inconstitucionalidad, como anteriormente lo había hecho la misma Abogacía del Estado. Finalmente ayer la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría anunciaba que el Consejo de Ministros se ha decidido al fin a "autorizar al presidente del gobierno para que recurra la resolución del Parlamento de Cataluña por la que se declara la soberanía del pueblo catalán y se inicia un proceso para hacerla efectiva”. De todo ello hablamos con Santiago Abascal, presidente de la Fundación para la Defensa de la Nación Española (DENAES), que ha recibido el Premio HO este año con su claro liderazgo de la movilización cívica en defensa de la Unidad de España:

¿Debe realmente preocuparnos esta declaración catalana? 

El llamado "derecho a decidir" no es sino un eufemismo de "autodeterminación", figura jurídica que la ONU articuló para el proceso de descolonización que se produjo en la en el siglo XX. El ordenamiento legal español es meridianamente claro en este sentido: un referendo independentista sería contrario a la Constitución. La soberanía nacional reside en todo el pueblo español, no sólo en una parte. Y esto por ceñirnos exclusivamente a los argumentos legales. Existe una historia compartida, unos vínculos emocionales, una cultura y una lengua compartida, unas sinergias económicas, en definitiva toda una tupida red de relaciones entre los catalanes y el resto de españoles que, ni siquiera con 30 años de adoctrinamiento nacionalista se ha podido vencer. Pero la situación es gravísima. Están en el último estadio de su plan e irán a por todas. 

Es la hora de los ciudadanos

¿Qué respuesta cabe esperar, y en concreto por parte de la ciudadanía?

La respuesta debe articularse desde una doble vía: política y social. Desde DENAES llevamos siete años movilizando a la sociedad civil para hacer frente a una deriva separatista que era previsible para todos excepto para aquellos que no quisieron verlo. Deben ser los españoles, la sociedad civil, los medios de comunicación, las empresas, las instituciones, las asociaciones, las que tomen partido en este problema que a todos afecta. Movilizaciones como la que organizó DENAES el pasado 6 de diciembre en Colón, recogidas de firmas, presión a la clase política, artículos de opinión, redes sociales. Desde DENAES trabajamos en esa dirección y daremos la bienvenida a todos aquellos que quieran remar hacia la alegría de la unidad frente al odio rupturista.

Responsabilidad de los grandes partidos constitucionalistas

¿Estamos viendo caer esa "E" de las siglas del Partido Socialista, viendo su imposible juego de equilibrios ante la indisciplina y el envite del PSC?

La izquierda española ha sido cómplice, cuando no colaboradora, del nacionalismo. Hacen política desde el marco mental nacionalista. Desde el minuto uno. Creyó a los partidos secesionistas cuando estos decía que sólo querían más autonomía. EL PSOE siempre albergó en su seno diferentes (cuando no contrapuestas) sensibilidades con respecto al asunto nacional. Ahora, con el órdago encima de la mesa, tienen, por fin, que definirse. Y eso les está trayendo problemas al punto que puede acabar descosiéndose el partido. En DENAES somos de la opinión de Fernández Vara cuando dijo que "El PSOE sin el PSC tiene un problema, el PSOE sin la E de España, un problema mayor". El PSOE debería comparecer en Cataluña, sin miedo y sin complejos. Yo estoy seguro que recogería 3/4 partes del actual voto socialista.

¿Por qué el PP, aún con mayoría absoluta, hace de rogar su actuación?

Si la izquierda ha sido cómplice de la estrategia nacionalista, la derecha se ha mostrado y se muestra timorata, acomplejada a la hora de abordar el problema. El Gobierno parece no reaccionar ante el mayor desafío a la Nación Española que se ha producido desde la Transición. Es inconcebible que una declaración secesionista en un parlamento regional precise de todos los trámites por los que está pasando. El Gobierno, con una mayoría absoluta histórica y procurando atraer al PSOE, debería actuar de manera contundente y atajar el problema de raíz. Como decía antes, contamos con las herramientas legales para ello, pero sobre todo, España cuenta con infinitos argumentos en favor de su varias veces centenaria unidad. De todo tipo. De toda clase. España ha de mostrarse a todos los españoles tal y como es, no tal y como los nacionalistas las han descrito. Una vez solventada la urgencia actual, ésa debería ser la prioridad. En DENAES trabajamos a diario para que así sea.