Un sacerdote de La Almudena recogió la bolsa-bomba porque pensó que era un olvido

Un sacerdote de La Almudena recogió la bolsa-bomba porque pensó que era un olvido

El sacerdote Jesús Junquera, el primero que se percató de la bolsa-bomba
"Si ves algo tirado en la catedral no lo vas a dejar allí"

Él y un conserje comprobaron que pesaba mucho y se extrañaron. Tras mirar en su interior decidieron llamar a la Policía. Pudieron haber muerto si hubiese explotado en ese momento.

REDACCIÓN HO.- La responsable de comunicación del Arzobispado de Madrid, María Dolores Gamazo, narra a los periodistas cómo fue el hallazgo de la bomba, según el relato del sacerdote Jesús Junquera, que fue el primero que la encontró dentro de la Catedral de Madrid.

Firma: La Almudena es un lugar de paz, no de bombas

Junquera, que administra el sacramento de la confesión de 12.00 a 13.00 en la catedral, se percató de la bolsa al salir de uno de los tres confesionarios que hay en la capilla penitencial, la primera que hay a la izquierda según se entra por la puerta principal del templo, según informaciones recogidas por La Gaceta.

Al principio pensó que se trataba de un olvido, pero después, al cogerla con un conserje se percataron de que pesaba "mucho" y se extrañaron. Entonces fue cuando decidieron mirar en su interior, para averiguar de qué se trataba. Inmediatamente, decidieron llamar a la Policía, que se personó en enseguida.

Eso ocurrió sobre las 13.10, cuando en el interior de la catedral había "gran cantidad" de personas, según explica el P. Junquera. "Si ves algo tirado en la catedral no lo vas a dejar allí", se justificó el sacerdote para explicar por qué había cogido la bolsa. El artefacto "no era de broma", comentaron después los policías al sacerdote. Según el P. Junquera, es la primera vez que se halla un artefacto explosivo en el interior de la catedral.