El Gobierno prohíbe experimentar con simios mientras mantiene la experimentación con embriones humanos

El Gobierno prohíbe experimentar con simios mientras mantiene la experimentación con embriones humanos

En la corrupción de valores, el ser humano queda en última posición
España se esfuerza en adecuar su ordenamiento jurídico al bienestar de los animales
Mientras se olvida de la defensa del ser humano, objeto de manipulación y lucro

Después de su preocupación por los cefalópodos y ahora por los simios, ¿para cuándo este Gobierno tiene prevista la defensa del ser humano?

REDACCIÓN HO.- En medio de los escándalos de corrupción que afectan a distintos partidos políticos y a diferentes instancias del Estado español; después de conocer que la Justicia en Barcelona ha absuelto al Dr. Morín y a su equipo por los abortos ilegales y muy tardíos, sólo porque dice que las mujeres así lo querían, en procedimientos fuera de la ley y en abortorios con grandes trituradoras en zonas de esterilización, que según el Dr. Morín servían para triturar "pollos y cerdos"; tras más de un año sin hacer nada para acabar con el aborto; el Gobierno de Rajoy vuelve a demostrar que la defensa de la vida del ser humano queda en la última posición, fuera de todo interés.

Firma: Primero los seres humanos, luego los cefalópodos

Tras su gran preocupación por los cefalópodos y fetos de mamíferos no humanos, este viernes ha prohibido expresamente la experimentación con grandes simios (gorilas, chimpancés, orangutanes y bonobos). El Real Decreto aprobado este viernes se ha redactado en función del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, que establece la obligación de que la Unión y sus Estados Miembros tengan plenamente en cuenta el bienestar de los animales como seres sensibles, según explica Europa Press.

En este sentido, el Parlamento Europeo y el Consejo adoptaron en 2010 una directiva relativa a la protección de los animales utilizados para fines científicos, que debía ser incorporada al ordenamiento jurídico español. Sin embargo, el ordenamiento jurídico español todavía no se ha acomodado a la Jurisprudencia Europea que sentenció que los seres humanos tienen dignidad en todas las etapas de su desarrollo. La sentencia europea prohíbe hacer patentes que contengan partes de embriones o fetos humanos. El ordenamiento jurídico español sigue sin acomodarse a la jurisprudencia europea y la experimentación con embriones continua en nuestro país. España mantiene proyectos de investigación con células madre embrionarias que no podrán patentarse en Europa.

La pasada primavera se publicó un manifiesto firmado por 2.700 científicos y profesionales que reclaman “una investigación biomédica eficiente, respetuosa con el ser humano y adecuada a la legislación europea”. Los firmantes recuerdan que la legislación europea “prohíbe patentar descubrimientos que requieran la manipulación, destrucción o experimentación con embriones humanos". Por tanto, las leyes españolas, que permiten la utilización de embriones en investigación, deben ser modificadas.