El lobby gay reprende, Hollande acata: no a la objeción de conciencia

El lobby gay reprende, Hollande acata: no a la objeción de conciencia

El presidente que impulsó la ley contra el matrimonio, la familia y el menor se desdice en menos de 24 horas: quien se niegue a oficiar "bodas" gays, que dimita

REDACCIÓN HO.- No sorprende tanto la autocensura -él mismo impulsa esta proyecto injusto y nocivo- como la celeridad de François Hollande:  Dijo que respetaría la objeción de conciencia de los alcaldes que se negaran a oficiar como matrimonios las uniones entre homosexuales, amenaza el lobby gay, indignado con el reconocimiento de este derecho fundamental, y no pasan ni 24 horas para que el presidente de Francia se arrugue a las presiones, y declare públicamente que en la llamada "ley de matrimonio para todos" no se incluirá que los alcaldes puedan excusarse de realizar matrimonios homosexuales por motivos "de conciencia". En plata: Quien se niegue, que dimita.

Quince mil cargos públicos franceses defienden el matrimonio y la objeción

Francia, un clamor por el matrimonio y la infanciaHollande realizó estas declaraciones tras reunirse en el Elíseo con representantes del lobby gay. De hecho, sus palabras ya fueron adelantadas a la prensa por Nicolas Gougain, portavoz de Inter-LGBT -¿nuevo portavoz de la Presidencia de Francia?-, al comentar lo que les había asegurado el presidente. 

El lobby gay amenaza a Hollande por respetar la libertad de conciencia

Gougain escribía en Tetu.com: "Lamentó las declaraciones. Él quería hablar de lo dispuesto en la legislación vigente para los matrimonios de parejas heterosexuales, según la cual el alcalde puede delegar a otro funcionario si él mismo no puede o no quiere realizar la ceremonia. Aseguró que no se trata de una nueva disposición en la ley que introduciría algo así como una "clausula de conciencia" respecto a los matrimonios homosexuales. Incluso aceptó que se usará todos los recursos del Estado y que se aplicaría las sanciones adecuadas para hacer cumplir el matrimonio de parejas del mismo sexo en todo el país ".

Los franceses se echan a la calle en defensa del matrimonio

Lo que hizo pues Hollande ante el reciente Congreso de alcaldes en París fue pues sólo un engaño, un espejismo de compromiso, forzado seguramente por la necesidad de acallar la marea cívica que recorre toda Francia en defensa del matrimonio, de la que son partícipes miles de cargos públicos en todo el país.

Defiende la familia y la infancia: "Yo NO lo llamaré matrimonio"