Condenada a trabajos forzosos en China por cuestionar la política del hijo único

Condenada a trabajos forzosos en China por cuestionar la política del hijo único

La objetora <a href="http://www.hazteoir.org/search/node/Mao%20Hengfeng">Mao Hengfeng,</a> detenida por tercera vez por criticar <a href="http://www.hazteoir.org/search/node/china%20y%20pol%C3%ADtica%20del%20hijo%20%C3%BAnico">esta imposición de la dictad

REDACCIÓN HO. Mao, de 50 años, fue arrestada en Pekín el 20 de septiembre cuando presentaba una denuncia contra las autoridades chinas por abusar de sus derechos durante su estancia anterior en un campo de trabajo, ha declarado su marido a Reuters. Mao, que tiene tres hijas, ha estado demandando al Gobierno desde que fue despedida en 1988 de la fábrica de jabón en la que trabajaba después de quedarse embarazada por segunda vez, transgrediendo así la política del hijo único.

La escalofriante política china del hijo único, al descubierto

Wu ha explicado que, en la tarde del lunes, recibió una carta de las autoridades del país que le comunicaba que su mujer había sido condenada a año y medio en un campo de trabajo por "perturbar el orden social", acusación que no tiene ningún tipo de fundamento según el esposo de Mao.  "Ella no es culpable y no ha violado ninguna ley", ha manifestado Wu. "Están fabricando delitos que presentan como evidencias para encerrar a personas que no han cometido ningún crimen en las cárceles y los campos de trabajo", se ha lamentado.

En paradero desconocido y con delicada salud

Lo último que supo de su esposa es que estaba retenida en el centro de detención policial de Yangpu, en Shangai. Las llamadas que ha hecho al centro para preguntar por su mujer no han sido atendidas.  

No es la primera vez

Mao  ya fue condenada en febrero de 2011 a un campo de trabajo por el desempeño de "actividades ilegales". En 2010 fue condenada a año y medio de "reeducación por el trabajo" por "perturbar el orden público" tras acudir a una protesta por el juicio contra el premio Nobel de la Paz, Liu Xiabao. Fue liberada seis meses antes de cumplir condena por su delicado estado de salud, ha señalado Wu, que ha expresado su preocupación por Mao ya que ésta tiene la presión arterial alta.  Las voces que apuestan por abandonar la política del hijo único aumentan entre una población que envejece.