Cuando la ideología pervierte la docencia hasta convertirla en manipulación

Cuando la ideología pervierte la docencia hasta convertirla en manipulación

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/48919-huelga-politica-estudiantes-se-retrata">«La huelga política de estudiantes se retrata»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/48851-advce-alerta-ente-desproposito-huelgas-convocadas-sindicato-estudiantes">ADVCE alerta ente el "despropósito" de las huelgas convocadas por el Sindicato de Estudiantes apoyadas por CEAPA</a>»

REDACCIÓN HO.- La plataforma de padres en defensa de la libertad educativa Madrid Educa en Libertad comparte con HO y ChequeEscolar.org esta carta, recibida en la plataforma el primer día de las huelgas convocadas para esta semana por el Sindicato de Estudiantes, que por ilustrativa pasamos a publicar íntegra a continuación:

Queridos lectores:

Les voy a pedir, hoy día 16 de Octubre de 2012, un ejercicio de imaginación en absoluto basado en la realidad.

Imaginen que un colectivo de asociaciones de padres y un sindicato de estudiantes, ambos de conocida filiación política, alientan a padres y alumnos a una huelga de tres días por diversas causas “nobles”, (recortes en un país con un pie en la quiebra y otro en la suspensión de pagos, una posible reforma que va a ser mala malísima, la odiada derecha en el poder…) y de fondo, el “run run” de un recorte en las subvenciones a estos estamentos de un 90%.

Imaginen un centro público del sur de Madrid en el que no ha afectado en absoluto la tal huelga y una profesora, de la misma filiación política que los organizadores de la huelga, entrando en su aula.

Figúrense ustedes que, al pasar lista y descubrir que hay un ausente (posiblemente con gripe), la citada profesora explica al resto de la clase que “hoy no se avanza materia porque hay que respetar el derecho a la huelga del alumno ausente” y que, ante las quejas de los alumnos asistentes, habla de forma nada elogiosa de varios ministros, saca el tema del Prestige y arenga a los menores a movilizarse.

Piensen en la hipotética posibilidad de que varios alumnos decidan quejarse de la actitud de esta profesora, probablemente una entre muchos de los manipuladores que en este relato de fantasía van a adoctrinar a sus pupilos entre cuatro paredes que los ocultan y escudados en la corrompida “libertad de cátedra”.

Abusando definitivamente de su bondad y de su capacidad de abstracción les voy a pedir, por último, que se imaginen como receptores de esas quejas, que se figuren que van a ser las primeras de una larga serie con distintos profesores y distintos alumnos y que me aporten las soluciones o las actuaciones que considerarían apropiadas ante tan desagradable fantasía.

Muchas gracias.