HO defiende la libertad religiosa en Europa, ante el inquietante laicismo anticristiano

HO defiende la libertad religiosa en Europa, ante el inquietante laicismo anticristiano

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/48347-ho-alza-su-voz-en-europa-en-defensa-libertad">HO alza su voz en Europa en defensa de la libertad</a> I<a href="http://www.hazteoir.org/files/HDIM%202012%20HazteOir.org%20statement%20-%20WS%2010.pdf"> Interve
«Más en Twitter: <a href="https://twitter.com/hazteoir">@hazteoir </a>y en <a href="http://twitter.com/albertczyk" target="_blank">@albertczyk</a> I Facebook: <a href="http://www.facebook.com/HazteOir.org">HO</a> y <a href="http://www.facebook.com/albert

REDACCIÓN HO.-  En esta primera intervención (ver la ponencia íntegra, en inglés, en documento adjunto), el representante de HO, Alberto López Navarro, ha incidido en que "mientras ahora mismo en la mayor parte de estados OSCE participantes no hay ningunas restricciones excesivas a la actividad de confesiones religiosas, y la libertad religiosa, por lo general, es respetada, percibimos una tendencia inquietante en ciertas grandes corporaciones de medios de comunicación por lanzar acusaciones falsas contra grupos religiosos, contra los cristianos en en particular. No sólo la burla hacia las creencias cristianas son tema recurrente para algunos grupos de medios, también una opinión negativa contra los creyentes cristianos, y en concreto contra la Iglesia Católica, se está propagando con insistencia, especialmente en España".

Como añadía López Navarro, esto genera que se extiendan ampliamente estereotipos negativos "que repercuten en cómo la sociedad en  su conjunto percibe a una comunidad religiosa, y que finalmente se traducen en ataques - verbales y aún físicos – hacia los cristianos".

"En algunos casos podría creerse que se trata de un aparente conficto entre la libertad de expresión y la libertad religiosa. En todo caso, nosotros creemos que existe una línea de separción clara entre lo que es una crítica legítima y lo que es un acto de ofensa a las creencias religiosas, conforme a la ley de la mayor parte los países OSCE", enfatizaba el representante de HO.

Por ello, continuaba, "no abogamos por una restricción de la libertad de expresión, ni por una mayor regulación de las empresas de medios de comunicación; solamente que que la autoridad de la ley se aplique en el caso de ofensas contra creencias cristianas como cuando el ofendido es cualquier otro grupo social, y que las autoridades públicas no permanezcan pasivas  ante estos ataques". 

En este sentido, desde HO se han relaizado las siguientes recomendaciones:

  • Apelar desde la OSCE a los grupos de medios de comunicación para que moestren el respeto debido a las creencias religiosas (cristianos en particular, al ser ellos el objetivo preferido de los contenidos ofensivos) y a adoptar una actitud comprometida con el mantemimiento de una sociedad abierta, tolerante y libre.
  • Tomar conciencia de que el aumento de las burlas hacia los cristianos y hacia el Cristianismo, y la creación de los estereotipos negativos hacia ellos por parte de los medios de comunicación, así como la ridiculización de las posiciones cristianas podrían conducir posiblemente al odio y a crímenes.
  • Usar todas las capacidades de las que dispone la OSCE quiere decir trabajar contra la intolerancia hacia los cristianos, entre otras cosas animando a los medios de comunicación a no extender prejuicios contra ellos, y por ende trabajando más estrechamente con los representantes de las iglesias cristianas.

Esta primera jornada está ofreciendo valiosas ponencias y propuestas. En primer lugar, las ONGs participantes han expuesto las amenazas existentes a la libertad religiosa, y luego los representantes de los estados miembros han efectuado su turno de réplica. Estos han sido otros de los temas expuestos durante la jornada:

  • Desde la Santa Sede se ha recordado que la libertad religiosa no se limita a la libertad de culto, en público y en privado, sino que también debe incluir la posibilidad de tener voz en los asuntos públicos. Este último punto se está poniendo en entredicho en muchos países.
  • Otra buena parte del discurso se ha centrado en el conflicto entre libertad de expresión y libertad religiosa, a raíz del tema de las caricaturas y videos de Mahoma. Se pone de moda el término 'islamofobia'. Por otra parte, asociaciones de musulmanes en Europa dicen que son pacíficos y nunca impondrán la 'sharia'. Cosa que otras ONGs discuten, indicando que la sharia es incompatible con los DDHH. En el foro se ha reclamado que se garantice el derecho de los musulmanes a cambiar de religión. 
  • Varias ONGs  han reclamado dentro del marco de la libertad de conciencia que se deje de etiquetar a personas por sus tendencias homosexuales -como 'LGBT', gay, o similar-, ya queno se trata de una condición ontológica de la persona, sino que se pueden cambiar. Etiquetando se perjudica a aquellos que quieren hacerlo, han afirmado, reclamando respeto hacia quienes desean buscar ayuda profesional para cambiar estas orientaciones no deseadas (p.ej., denuncian que en California es ilegal la psicoterapia en ese sentido).