El Gobierno balear dice que solucionará la demanda de los gemelos de estudiar en castellano

El Gobierno balear dice que solucionará la demanda de los gemelos de estudiar en castellano

La madre de los menores de cinco años, para los que también el terapeuta recomienda estuidar en castellano por su retraso en el lenguaje, no se fía de estas buenas palabras, que llegan tras saltar la denuncia a los medios: cree que su pelea "va para largo".

REDACCIÓN HO.-  Con el inicio del curso surge de nuevo la batalla titánica de los padres por la libertad ante la imposición lingüística en las aulas; ahora se trata de la demanda de una madre Inca (Mallorca), Sonia Palma, para que sus hijos gemelos de cinco años, con retraso en el lenguaje, estudien en castellano -la lengua común de todos los españoles y por ende en la que les recomienda el logopeda en la escuela-, porque el centro escolar les obliga a hacerlo en catalán.

El consejero de Educación de Baleares, Rafael Bosch, ha asegurado hoy que su departamento estudia en estos momentos esta denuncia que se registró en el mes de junio y que "dará una solución" a la denuncia de la madre, si bien ha añadido que no debe "meterse en el mismo saco" este asunto con la política del Gobierno balear de elección por parte de los padres de la lengua vehicular de enseñanza, como ya se puede hacer en algunos cursos.

 "No tenemos que confundir los términos de un determinado caso por un diagnóstico con lo que dicen las leyes de poder elegir primera lengua. No lo podemos meter todo en el mismo saco, y este caso, como cualquier otro que llegue a la Consejería, se estudiará y se le dará una solución sin ningún tipo de problema".

Bosch ha reconocido que en la enseñanza de tres a siete años se puede elegir entre el catalán y el castellano, y con más razón si los alumnos tienen problemas en el lenguaje.  Ha explicado que, de ser necesario, se derivará a los niños a programas de apoyo a alumnos con dificultades lectoescritoras.

En declaraciones a la cadena COPE la madre, Sonia Palma, manifestaba este mediodía que no se acaba de creer que el gobierno balear se vaya a tomar el tema en serio: "Yo creo que no, porque ahora el conseller está diciendo que estudian mi caso, cuando tengo una carta del propio conseller, escrita y con registro de entrada, donde dice que se aplica una Ley de septiembre de 2004 y que a lo sumo les darán a mis niños seis horas de lengua española a la semana".

Palma señalaba que nadie de la consejería ha contactado hoy con ella y cree que su pelea "va para muy largo"