Dos ginecólogos de Morín niegan haber hecho la mayor parte de los abortos que llevan su firma

Dos ginecólogos de Morín niegan haber hecho la mayor parte de los abortos que llevan su firma

<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/48014-rechazo-video-danes-como-prueba-no-anula-juicio-morin">«El rechazo del vídeo danés como prueba no anula el juicio a Morín»</a>
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/48014-rechazo-video-danes-como-prueba-no-anula-juicio-morin">Declaración de Morín</a>:las trituradoras de sus clínicas era para triturar ""pollos y cerdos": ¿"En centros sanitarios abiertos al público? I Morín: "
«Sigue el caso en la web <a href="http://www.casomorin.tomas-moro.org/">Plataforma Caso Morín</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/48068-7-o-habra-clamor-mundial-aborto-cero">El 7-O habrá un clamor mundial: no más "morines", ¡Aborto Cero!</a>»

REDACCIÓN HO / PLATAFORMA CASO MORÍN.-  En la sesión de hoy han sido interrogados el Dr. Tanda y el Dr. Reñe ambos cirujanos que trabajaban para el entramado llevado a cabo por el Dr. Morin y su esposa Maria Luisa. Los dos  ginecólogos del equipo del doctor Carlos Morín, al que se le juzga junto a su mujer y a sus colaboradores por practicar 115 delitos de abortos ilegales en sus clínicas privadas de Barcelona, han asegurado este miércoles al juez que no han practicado parte de las intervenciones, pese a que su supuesta firma sí aparece en los historiales de las pacientes.

Durante la segunda sesión de interrogatorios, la fiscal ha preguntado a Ramon Tanda, que se enfrenta a 207 años de cárcel, sobre su participación en algunos de la setentena de abortos en los que consta su supuesta firma y sello, de los que ha reconocido que únicamente realizó una treintena de operaciones o de asistencias puntuales a otros médicos.

Tanto Ramon Tanda como Antonio Reñe, acusado de 16 abortos por los que el fiscal pide 50 años de cárcel, han negado que rubricasen el libro de quirófano, y el segundo ha explicado que había dos o tres sellos de goma que no estaban cerrados con llave, con lo que podría haber firmado cualquiera.

Ambos han dicho que era la dirección de los centros la encargada de revisar el historial completo de las mujeres y que el director, el médico peruano Carlos Morín, era "el máximo responsable" de la supervisión de estos libros.

También han alegado que las pacientes llegaban a quirófano con todo el diagnóstico hecho y la documentación necesaria, y que previamente ya habían indicado el supuesto por el que querían abortar, lo que se había comprobado por especialistas.

Ambos dos han continuado con una estrategia parecida a la de los dos acusados principales, la pequeña diferencia se ha producido en que los acusados intervinientes en el día de hoy si han contestado a las preguntas del Ministerio Fiscal y del Colegio de Médicos de Barcelona. Si bien se han negado a contestar a las preguntas de los letrados de las acusaciones particulares de Alternativa Española, Centro Jurídico Tomas Moro, etc. Ambos han defendido que las pacientes a las que atendian les habían sido enviadas desde otras áreas de la clínica de Morín y que sus historiales se ajustaban a los supuestos permitidos por la Ley del Aborto: riesgo para la madre, violación o malformación del feto.

Lo mas curioso de hoy podríamos resumirlo en:

1. Hay abortos que nadie ha cometido y ninguno se hace responsable, si bien los abortos son ciertos y reales como así consta en las diferentes piezas separadas.

2. Las firmas y sellos de los médicos para nada fueron personales e intransferibles, alguien firmaba por ellos o sellaba por ellos.

3.Nos hemos encontrado con que en el 80% de los casos los médicos no han reconocido sus firmas o sellos profesionales y, para ahondar más en la cuestión, jamás rellenaron el libro de quirófano que en la prueba documental y así les ha sido mostrado aparece con sus firmas y sellos.

4. Las IVES o abortos llevados a cabo supuestamente se revisaban y se inspeccionaban con meticulosidad por los médicos, si bien las testigos en sus declaraciones lo niegan y advierten en sus declaraciones todo lo contrario. Los médicos se fiaban de los documentos con los que las pacientes llegaban al quirófano no dando una segunda valoración oportuna.

Tanto el Dr. Reñe como el Dr. Tanda intervinieron (según la documentación de las piezas expuestas en la sesión) en intervenciones conjuntas, ambos dos han negado dicha participación, por lo que queda la cuestión de quién llevo a cabo dichas intervenciones, hasta el día de hoy ningún imputado las ha cometido, igualmente queda la duda de quién firmaba y sellaba si no eran ellos, y quién realizaba el post operatorio que ellos negaban hacer y sus firmas aparecen.

Comprobaciones 

Antonio R. ha explicado que, de todas maneras, "siempre hacían las comprobaciones" de que se incluyeran los informes clínicos o psicológicos, analíticos y policiales, subrayando que cumplían los plazos que entonces establecía la ley para poder abortar de un máximo de 22 semanas de gestación, pese a que ambos ginecólogos han reconocido que el tiempo de gestación que manifestaba la madre, en el 95% de los casos podría no ser exacto al real con una o dos semanas de error, y que "a veces" también realizaban ecografías además de operar.

Recursos informativos: