Las evidencias claman por la libertad de Rimsha Masih

Las evidencias claman por la libertad de Rimsha Masih

«<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/47590-rimsha-masih-asia-bibi-victimas-persecucion-religiosa-exigen-tu-compromiso">Firma: Las víctimas de la persecución religiosa exigen tu compromiso</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47707-pakistan-detenido-iman-falsear-pruebas-que-culpasen-rimsha-masih">Detenido un imán por falsear pruebas que culpasen a Rimsha Masih</a>»

REDACCIÓN HO / .- El abogado de Rimsha Masih, la niña cristiana acusada de blasfemia en Pakistán, confía en que esta semana el tribunal que ve el caso otorgue la libertad bajo fianza a la menor, dijo hoy a Efe una fuente cercana al caso. "Ya hay suficientes evidencias para liberar a la niña, por lo que es muy probable que el tribunal dicte la libertad condicional", afirmó el presidente de la Liga Interconfesional de Pakistán, Sajid Ishaq, tras reunirse con el letrado de Rimsha, Tahir Navid.

El tribunal de Islamabad que ve el caso tenía previsto decidir ayer lunes sobre la petición de fianza de la menor, pero ahora ha sido una protesta de los funcionarios del juzgado por temas laborales obligó a suspender la vista y aplazarla al próximo viernes.

Rimsha, de 12 años y que padece una discapacidad psíquica, fue encarcelada hace dos semanas tras ser acusada de haber quemado unas paginas con escritos del Corán, pero su caso dio un vuelco este fin de semana tras ser detenido el imán que instigó la acusación por falsificar pruebas.

El religioso, Jalid Yadun, fue arrestado encarcelado en la misma prisión que Rimsha, después de que un testigo afirmase a la policía que imán falseó las pruebas de la presunta blasfemia cometida por la niña. Según un ayudante de Yadun, este puso páginas arrancadas de un Corán entre las cenizas de unos papeles que Rimsha Masih quemó en su casa con la intención de dar fuerza a las acusaciones contra la menor. 

Miembros de la comunidad cristiana en Pakistán, aseguraron al diario La Razón que el clérigo estaba interesado en expulsar al colectivo cristiano de esa área para así «poder quedarse con las tierras y las casas de esa comunidad». Cuando vio que Rimsha había quemado hojas del «Noorani Qaida», un libro utilizado para el estudio del Corán, habló con Zubair, el principal testigo, para decirle que si sólo la acusaban por haber quemado esas hojas, «no sería suficiente», así que colocó hojas quemadas del libro sagrado para el islam y asegurarse de ese modo que fuera encerrada en la cárcel. 

El imán permanece en prisión preventiva y ha sido acusado tanto por el falseo de pruebas como por blasfemia, ya que se considera que menospreció los textos sagrados al arrancarles hojas que arrojó entre un montón de cenizas.

Este caso ha vuelto a poner en el punto de mira la legislación paquistaní contra la blasfemia, que prevé condenas muy duras, incluida la pena de muerte. Además, no es infrecuente que los acusados bajo esta norma sufran agresiones y hasta la muerte en la cárcel, o que sus familiares o ellos mismos, tras el caso de ser liberados, se vean obligados a huir de sus hogares por temor a las iras de los fundamentalistas.

Recursos informativos: