Una joven cristiana de 15 años, violada y asesinada brutalmente en Pakistán

Una joven cristiana de 15 años, violada y asesinada brutalmente en Pakistán

«<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/47590-rimsha-masih-asia-bibi-victimas-persecucion-religiosa-exigen-tu-compromiso">Las víctimas de la persecución religiosa exigen tu compromiso</a>: <a href="http://www.hazteoir.org/firma/47588-iniciativa-internaci
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47627-vaticano-defiende-pequena-rimsha-masih-victima-fundamentalismo-islamico">El Vaticano defiende a la pequeña Rimsha Masih, víctima del fundamentalismo islámico</a>»
«BLOGS HO: <a href="http://www.mvidalsantos.com/2012/08/muqadas-kainat-otra-nina-violada-y.html">Muqadas Kainat: otra niña violada y asesinada por ser cristiana</a>, por Miguel Vidal»

REDACCIÓN HO / FIDES.-  La audiencia del Tribunal de Islamabad sobre el caso de Rimsha, la niña cristiana con Síndrome de Down que está en la cárcel acusada de blasfemia, ha sido aplazada al 30 de agosto. La razón del aplazamiento es de naturaleza procedimental y se refiere a la instancia para la formación de la comisión médica a la que se ha confiado la tarea de examinar a la niña. La defensa de Rimsha ha tenido que volver a presentarla al magistrado.
Fuentes de Fides confirman los resultados del examen médico, que se realizó ayer y que ha sido anticipado por la prensa paquistaní: en un informe presentado a los jueces, la Comisión Médica constituida por un tribunal de Islamabad, después de examinar a la niña, afirma que Rimsha es menor de edad (la mayoría de edad se establece a los 18 años), refiriendo que su edad está “por debajo de los 14 años”. También define su nivel mental como “no adecuado a su edad”, sino entorno a los 8-9 años. 

En base a estas conclusiones, Tahir Naveed Chaudhary, abogado de la menor, ha presentado a la Corte una solicitud de liberación inmediata, ya que, de acuerdo con las disposiciones vigentes en materia de menores, la denuncia (“First Infomation Report”) debe ser cancelada inmediatamente. Según el Código Penal de Pakistán, de hecho, la chica ni siquiera debía haver sido arrestada y detenida. Según los artículos 82 y 83 del Código Penal, en el apartado de la justicia de menores, el acto de un niño menor de doce años de edad “no puede ser definido como un delito”, dado que el sujeto “no ha alcanzado la madurez suficiente de entendimiento para juzgar la naturaleza y las consecuencias de su conducta”.

Un abogado católico pakistaní, contactado por la Agencia Fides, confirma que “de acuerdo a las referencias de la ley, la Policía ha violado el procedimiento y los tribunales han mantenido a la niña detenida ilegalmente durante nueve días”. La niña tendría que haber sido alojada en una institución especializada para menores y no en una cárcel. Además, la ley establece que “un asistente judiciario realice un informe sobre el carácter del niño, la educación, la condición social y moral”, antes de cualquier pronunciamiento: pero esta disposición tampoco ha sido respetada.

La policía arrestó a Rimsha el 16 de agosto bajo presión de cientos de radicales islámicos, acusándola de haber quemado una página con palabras del Corán. Más de 600 familias cristianas del barrio Mehra Jafar, donde vivía la familia de Rimsha, han tenido que huir por temor a las represalias de los extremistas. Mientras tanto, unos 100 habitantes cristianos se han acampado en un parque en Islamabad donde comenzaron a construir chozas y una pequeña capilla de madera. 

Una adolescente cristiana, violada y brutalmente asesinada

Por otro lado, otro escalofriante caso se sucede también en Pakistán: el de la adolescente cristiana Muqadas Kainat, que fue violada por cinco hombres y asesinada brutalmente en los alrededores de la ciudad de Sahiwal, en Punjab. Se trata de un nuevo episodio de violencia, que reclama la atención sobre la larga hilera de abusos sufridos por los niños y muchachos cristianos en Pakistán. El episodio tuvo lugar el 14 de agosto pasado, pero la Agencia Fides ha sido informada por fuentes locales sólo ayer, día 27 de agosto, en vísperas precisamente de la audiencia ante la corte por el  caso de Rimsha Masih.

Muqadas Kainat, 15 años, era hija de Rafique Masih, un obrero cristiano humilde, empleado en uno de los muchos hornos para la fabricación de ladrillos de arcilla, dispersos en las llanuras del Punjab. En la fábrica, que pertenece a la sociedad “Al-Ghani Bricks Company”, ubicada en la zona de Sahiwal, Rafique Masih trabajaba con su esposa y sus siete hijos, entre ellos la más joven, Muqadas. La familia vive en las cercanías. 

El 14 de agosto, la chica salio de casa y no regresó. A pesar de la búsqueda de los miembros de la familia, no fue encontrada. El 15 de agosto, un trabajador de la fábrica dijo que había recibido una llamada anónima diciendo que la niña estaba en un campo cercano. Una vez avisada la policía, la investigación condujo al descubrimiento del cadáver de Muqadas Kainat. La autopsia ha determinado que la niña fue violada múltiples veces, por al menos cinco hombres y luego fue estrangulada

Se ha presentado denuncia contra los desconocidos (First Information Report) pero “todavía no se ha arrestado a ningún culpable”, declara a la agencia Fides el Pastor y abogado Mushtaq Gill, presidente de la ONG cristiana LEAD (Legal Evangelical Association Development) que está proporcionando asistencia jurídica a la familia. El miedo de la comunidad cristiana local conmocionada por lo ocurrido, es que el crimen quede impune.

Recursos informativos