El Vaticano defiende a la pequeña Rimsha Masih, víctima del fundamentalismo islámico

El Vaticano defiende a la pequeña Rimsha Masih, víctima del fundamentalismo islámico

«<a href="http://www.hazteoir.org/alerta/47590-rimsha-masih-asia-bibi-victimas-persecucion-religiosa-exigen-tu-compromiso">Las víctimas de la persecución religiosa exigen tu compromiso</a>: <a href="http://www.hazteoir.org/firma/47588-iniciativa-internaci
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47601-rimsha-masih-sigue-en-prision-y-en-estado-shock">Rimsha Masih sigue en prisión y en estado de shock</a>»

REDACCIÓN HO / ACI/EWTN Noticias.- El Cardenal Jean Louis Tauran, Presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso en el Vaticano, defendió a  Rimsha Masih, la niña cristiana de 11 años con Síndrome de Down arrestada en Pakistán tras haber sido acusada por quemar textos con pasajes del Corán, y dijo que la pequeña "no sabe leer ni escribir".

En una entrevista difundida el 25 de agosto por Radio Vaticano, el Purpurado dijo que "antes de afirmarse que un texto sagrado era el objeto de burla, deben comprobarse los hechos".

Rimsha Masih, foto de la prensa pakistaníAlgunos informes de organizaciones humanitarias que trabajan en la zona, señalaron que la menor Rimsha Masih quemó papeles que había recogido de un cúmulo de basura, con la intención de hacer fuego para cocinar. En ese momento, alguien ingresó a la vivienda y la acusó junto a su familia de quemar páginas que contenían versos del Corán.

En declaraciones a CNN, un oficial de la policía local, Qasim Niazi, señaló había unas 150 personas reunidas el viernes donde vive la población cristiana y que amenazaron con quemar sus casas. "La turba quería quemar a la niña para darle una lección", declaró.

Rimsha es "una chica que no sabe leer ni escribir, que recoge basura para ganarse la vida, y que recogió los fragmentos de este libro en medio de la inmundicia", señaló el Arzobispo sobre este caso que demuestra el grado de intolerancia de los musulmanes ante los cristianos.

"A medida que la situación se agrava y se tensa, más diálogo se necesita", añadió. "Parece imposible que la niña mostrara ningún desprecio por el libro sagrado del islam", precisó luego el Cardenal Tauran.

Esta no es la primera vez que el Vaticano se pronuncia ante este tipo de casos. También solicitó la libertad de Asia Bibi, una madre católica de cinco hijos que aún sigue en la cárcel acusada de blasfemar contra el Corán y condenada a muerte, cargo por el que ella siempre se ha declarado completamente inocente. En este caso las esperanzas de salir de la cárcel se redujeron mucho tras los asesinatos del gobernador de Punjab, Salman Taseer, y luego del Ministro de minorías, el católico Shahbaz Bhatti, quien le había ofrecido ayudarla.

La ley de blasfemia en Pakistán y otros países musulmanes agrupa varias normas contenidas en el Código Penal inspiradas directamente en la Shariah –ley religiosa islámica– para sancionar cualquier ofensa de palabra u obra contra Alá, Mahoma o el Corán.

La ofensa puede ser denunciada por un musulmán sin necesidad de testigos o pruebas adicionales y el castigo suponer el juicio inmediato y la posterior condena a prisión o muerte del acusado.

La norma es usada con frecuencia para perseguir a la minoría cristiana, que suele ser explotada laboralmente y discriminada en el acceso a la educación y los puestos públicos.

En diversos lugares de Pakistán y en Europa ya se han dado varias movilizaciones para intentar salvar a la menor, cuyo caso verá un tribunal este martes 28 de agosto.

Recursos informativos