Rimsha Masih sigue en prisión y en estado de shock

Rimsha Masih sigue en prisión y en estado de shock

«<a href="http://www.hazteoir.org/firma/47588-iniciativa-internacional-sancionar-paises-que-no-respetan-libertad-religiosa">Exige al Gobierno español que lidere una iniciativa internacional para imponer sanciones a los países que no respetan la libertad r
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47597-paul-bhatti-se-presenta-tribunales-en-defensa-rimsha-masih">Paul Bhatti se presenta ante los tribunales en defensa de Rimsha Masih</a>»
«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47595-ninos-nuevo-objetivo-en-persecucion-cristianos">Los niños, nuevo objetivo en la persecución contra los cristianos</a>»

REDACCIÓN HO.- El diario ABC ofrece el testimonio de una persona que ha estado con Rimsha Masih, la niña acusada de blasfemia en Pakistán. La crónica es de Jaime León:

“«Traumatizada y en estado de shock». Este es el estado en el que se encuentra Rimsha Masih, de acuerdo con el activista cristiano Xavier P. William. «No podía ni hablar del miedo que tenía», afirma el pakistaní, que ha visitado a la niña en dos ocasiones.

El próximo martes la niña se presentará ante un juez y podría ser acusada formalmente de blasfemia por la quema de versos del Corán.

Los activistas esperan que la niña sea puesta en libertad condicional aunque sea acusada. Mientras tanto su familia continúa escondida. El mismo destino que le espera a la pequeña si es liberada. No sería el primer linchamiento de alguien acusado de blasfemia contra el Islam en Pakistán.

«En la comisaria el día de la detención, Rimsha estaba magullada y con rasguños en la cara y las manos», señala William, director en Pakistán de la Fundación Masihi. «El lunes la visité ya en prisión, tenía mejor aspecto, pero seguía en estado de shock. No respondía a las preguntas».

Rimsha está encarcelada en la prisión para adultos de Adiala, en la ciudad de Rawalpindi, a pocos kilómetros de la capital Islamabad. La niña se encuentra en confinamiento solitario por su seguridad.

El activista confirmó que Rimsha sí había quemado un libro para enseñar el Corán que encontró en la basura. «Pero no sabía lo que hacía, ni siquiera sabe leer», señala William.

El pakistaní asegura que la pequeña sufre síndrome de Down y que su edad oscila entre los 11 o 12 años, según un informe médico al que ha tenido acceso. La policía afirma que Rifta no sufre ningún problema mental y que tiene 16 años.

La vista del caso se producirá el próximo martes y los activistas esperan que tras la vista obtenga la libertad en dos o tres días. Sin embargo, las cosas no serán tan sencillas. «Ni Rimsha ni su familia podrán regresar a su barrio. Su vida correría peligro», señala William. Unas 40 personas acusadas de blasfemia han sido linchadas por la muchedumbre en Pakistán.”