Los niños, nuevo objetivo en la persecución contra los cristianos

Los niños, nuevo objetivo en la persecución contra los cristianos

«<a href="http://www.hazteoir.org/firma/47588-iniciativa-internacional-sancionar-paises-que-no-respetan-libertad-religiosa">Exige al Gobierno español que lidere una iniciativa internacional para imponer sanciones a los países que no respetan la libertad r

REDACCIÓN HO.- Apenas nos hemos recuperado de la noticia de los ataques contra Rimsha Masih, la niña Down de 11 años detenida por blasfemia y para quien se pide la hoguera, y Sunil Masih, de 14 años, cuyo cadáver apareció descuartizado y desventrado, cuando un nuevo nombre se incorpora a la lista de mártires en Pakistán.

En esta ocasión se trata de otro chiquillo cristiano de 14 años, Waiz Masih, que según la Agencia Fides, fue asesinado hace unos días en Islamabad por jóvenes musulmanes tras una discusión sobre la religión:

“El chico fue salvajemente golpeado y luego arrojado, mientras estaba inconsciente, en un canal. Se trata de una larga lista de niños cristianos asesinados por diferentes razones: el odio hacia las minorías, los intentos de convertirlos al Islam (más de 700 niñas al año), el tráfico de órganos o de personas, la esclavitud. Todos los delitos tienen un denominador común: los niños cristianos son considerados como mercancías y privados de su dignidad.”

Esta agencia católica de información ofrece una relación actualizada de la nueva forma de persecución a la que nos enfrentamos, el asesinato, generalmente acompañado de torturas, de niños:

  • “Amarías Masih, católica de 18 años, violada y asesinada el 27 de noviembre de 2011 en el pueblo de Samundari (Punjab) por el joven musulmán Arif Gujjar, que quería casarse con ella y convertirla. Ha sido llamada la María Goretti de Pakistán.La familia ha perdonado al asesino. 
  • Sabir Bashir, un adolescente cristiano, torturado y asesinado en octubre de 2011 en el territorio del distrito de Khanewal District (Punjab), por algunos musulmanes debido a una cuestión de land grabbbing: los criminales querían apoderarse de la tierra de los cristianos y por eso atacaran a los niños. Otros niños fueron heridos en el ataque.
  • Anna (nombre inventado), chica cristiana de 12 años, hija de Arif Masih, un barrendendero de Shahdra, una pequeña ciudad cerca de Lahore (Punjab): secuestrada y violada repetidamente durante ocho meses por un grupo de militantes islámicos. Traumatizada y sin fuerzas, fue convertida y obligada a casarse con un musulmán. 
  • Cuatro niños cristianos asesinados en 2011, junto con su madre cerca de Jehlum (Punjab), ya que se negaron a abandonar un pueblo predominantemente musulmán.
  • Farah Hatim, la chica católica secuestrada, obligada a un matrimonio forzado y a la conversión al Islam en la ciudad de Rahim Yar Khan, en Punjab. Algunas organizaciones no gubernamentales en Pakistán y fuera del país, han presentado oficialmente el caso ante las Naciones Unidas.
  • Rebbecca Masih y Saima Masih, dos chicas cristianas secuestradas por un grupo de musulmanes en el distrito de Jhung, en la zona de Faisalabad (en Punjab), y obligadas a convertirse al Islam, para casarse por la fuerza con un hombre de negocios rico de la zona.
  • Shazia Bashir, chica cristiana de 12 años, violada y asesinada en enero de 2010. Chaudhry Naeem, el rico abogado musulmán responsable del crimen, fue absuelto. Detrás del caso se esconde un giro siniestro de venta, tráfico y esclavitud de menores. 
  • Lubna Masih, 12 años, violada y asesinada por un grupo de musulmanes en Rawalpindi. 
  • Kiran George, chica de Sheikhupura (Lahore) murió el 10 de marzo de 2010 a causa de las quemaduras en su cuerpo, después de que el musulmán Ahmad Raza, funcionario de policía, la rociase con gasolina y le prendiese fuego. La joven estaba sometida a la esclavitud por una mujer, Sama, que vendía las chicas como prostitutas o esclavas a familias musulmanas acomodadas.
  • Shera Masih, obrero cristiano, de 26 años, fue asesinado de manera brutal por un extremista musulmán y terrateniente para el que trabajaba en la ciudad de Kot Ghulam Muhammad, en la provincia de Sindh (Pakistán). Fue atado a un auto y arrastrado, y luego rematado con disparos de pistola. Su cuerpo fue abandonado y la policía llegó después de cuatro horas de su fallecimiento.”

Más información en: