La Policía pakistaní eleva la edad de la niña Rimsha para encarcelarla y procesarla

La Policía pakistaní eleva la edad de la niña Rimsha para encarcelarla y procesarla

«<a href="http://www.hazteoir.org/noticia/47546-rimsha-nina-cristiana-pakistani-sindrome-down-acusada-blasfemia">Rimsha, una niña cristiana pakistaní con síndrome Down, acusada de blasfemia</a>»

REDACCIÓN HO / La Razón.- En el barrio Mherabad de Islamabad convivían con dificultades familias cristianas y musulmanas. Ahora es una zona enormemente peligrosa para los cristianos. La detención el viernes pasado de Rimsha Masih, la niña cristiana de once años con síndrome de Down, provocó una oleada de violencia contra esta minoría, según publicaba ayer La Razón.

La mecha la encendió la denuncia del imán, Mohamad Amjad, que pidió que la menor fuera “quemada”. Los extremistas musulmanes prendieron fuego a la iglesia en la que se reunían los domingos y a tres casas particulares de feligreses. Debido a estos disturbios, setenta y cinco familias han huido, entre ellas la familia de Rimsha.

Los hechos han sido denunciados a La Razón por Nazir Bhatti, presidente de Cristianos en Pakistán, la ONG que ha hecho público el caso de Rimsha. Bhatti declaró que la familia de la niña está escondida “por miedo a represalias” y que se encuentran bajo protección de la ONG.

La madre de Rimsha recibió una paliza cuando los extremistas se enteraron de la supuesta quema del Corán.

Varias fuentes, recogidas por La Razón, apuntan a que los hechos no se produjeron como el imán había indicado. La menor recogió unas hojas del “Noorani Qaida”, un libro que se utiliza para preparar el estudio del árabe y del Corán y la quemó para “tener combustión” en la rudimentaria cocina familiar. Era la hora de la cena, y su familia se encontraba dentro preparándola. “Nadie en su sano juicio quemaría un texto sagrado, y mucho menos siendo cristiano”, afirmaba Zhora Yusuf, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán.

Yusuf ha denunciado que la niña “no debería estar en la cárcel”, ya que “es una menor y la legislación paquistaní prohíbe, bajo cualquier circunstancia, el encarcelamiento de menores de 16 años”. La organización Cristianos en Pakistán aseguró a La Razón que la Policía había “cambiado la edad de la niña” y que “ahora tiene 16 años”, ya que, si figurara que la joven tiene sólo once, no podría estar interna. Un policía de la comisaría de Islamabad aseguró que “no es una niña, sino una joven”. Fue este agente quien confirmó la detención de la niña.

Rimsha lleva seis días encerrada en la cárcel de Adiala, la prisión más importante de Pakistán, a 16 kilómetros de su casa. La menor está en el módulo juvenil y tendrá que permanecer allí, al menos, 14 días. El próximo miércoles será “examinada”.

Según publica La Razón, haciendo un repaso de la trágica historia de Rimsha, el viernes la menor fue detenida en Islamabad, después de quemar 10 páginas del “Noorani Qaida”, un libro de estudio del Corán. Ella y su madre recibieron una paliza y el imán del barrio, Mohamad Amjad, la denunció a la Policía.

La menor tendrá que permanecer en Adiala, la cárcel más importante de Pakistán, durante 14 días de “prisión preventiva”. Para procesarla la Policía paquistaní ha elevado la edad de Rimsha hasta los 16 años, según denuncia la ONG Cristianos en Pakistán.

Su familia, bajo “amenaza de muerte”. La familia de Rimsha ha tenido que huir de Mherabad, el barrio donde vivían. Con ellos, setenta y cinco familias cristianas, según informaciones de La Razón, han tenido que dejar sus hogares debido a la ola de violencia provocada por los extremistas musulmanes.